Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Competencia defiende la expansión de las ‘gasolineras fantasma’

El regulador pide quitar las limitaciones a las estaciones de servicio sin trabajadores porque "benefician a los consumidores" con más variedad de precios

Un hombre reposta en una gasolinera.

El regulador de la Competencia ha salido a defender la existencia de gasolineras donde son los propios clientes los que se sirven el combustible y lo pagan sin que haya un solo empleado que atienda el establecimiento. La CNMC ha realizado un informe donde señala que la existencia de las llamadas gasolineras fantasma, que se enmarcan dentro del segmento de bajo coste (porque se ahorran los salarios de la plantilla), "aumenta la competencia efectiva en el mercado y presiona a la baja los precios de los carburantes, aumentando con ello el bienestar de los consumidores finales". Además, apunta que las gasolineras desatendidas son un negocio habitual en otras partes de Europa. Y por eso pide que se deje de frenar su implantación, como han hecho ya nueve comunidades.

La proliferación de estas gasolineras sin atención generó polémica en algunas comunidades. Andalucía fue la primera en prohibirlo ya en 2015, y otras cinco regiones comenzaron a preparar restricciones ese mismo año. Madrid se sumó al veto el pasado mes de marzo. Su implantación suscitó críticas especialmente ante los posibles problemas de seguridad que pueden generarse derivados de que nadie controle las instalaciones. Los sindicatos también clamaron contra el riesgo que suponía su expansión para el empleo. 

Según el informe de Competencia, se han impuesto o se tramitan prohibiciones en Madrid, Navarra, Asturias, Baleares, Andalucía, Castilla-La Mancha, Aragón, Murcia y la Comunidad Valenciana. En algunos casos exigen directamente que haya alguien todo el día y toda la noche (si se mantiene abierta) que atienda a los clientes. En otros, que haya personal al menos de día. Y algunas normativas especifican que un responsable debe cuidar de que, por ejemplo, no se fume en la gasolinera, debe entregar las hojas de reclamaciones o colocar un cartel de "fuera de servicio" si algún surtidor tiene algún problema. Eso también obliga en la práctica a que haya una persona pendiente.

Pese a la normativa reciente de diversas comunidades autónomas, apunta la CNMC, no está demostrado que la falta de atención personal suponga ningún riesgo. "En ocasiones, se pretende vincular esta discriminación entre formatos con el mantenimiento del empleo, la seguridad de la instalación o la protección de los consumidores. Por el contrario, esta imposición destaca como especialmente injustificada y no se corresponden con la evidencia disponible en la Unión Europea y en España", critica el regulador.

Sin pruebas de que sean un riesgo

Asegura que a nivel europeo es habitual que existan estos formatos de gasolinera y "la competencia no ha originado mayores riesgos", pero sí beneficios, en relación a menores precios. "En lo que respecta a España, se constata que las cooperativas agrarias han operado durante décadas numerosos puntos de suministro de carburantes sin incidentes destacables y sin la carga que representaría contar obligatoriamente con una persona física en el terreno". Apunta que, ante el riesgo de incendios, se pueden instalar sistemas automáticos de detección de fugas o humos y de extinción. En cuanto a las hojas de reclamaciones, propone que se ofrezcan medios telemáticos o sistemas automáticos para registrar las quejas.

La CNMC recomienda "eliminar toda disposición normativa, en proceso o en vigor, que prohíba o discrimine, de forma directa o indirecta, las gasolineras automáticas o desatendidas". Entre otras cosas, pide que no se les impongan exigencias distintas de las del resto de compañías (como disponer de guantes o papel desechable). Además, también critica las barreras que existen para que las cooperativas agrarias puedan servir carburante a personas que nos sean asociados.

Indignación en las patronales de gasolineras

Las patronales de gasolineras se han mostrado indignadas ante el informe de Competencia. La Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles (AEVECAR) y la Asociación de Empresarios de Estaciones de Servicio de la Comunidad de Madrid (AEESCAM) se han mostrado siempre contrarias a la expansión de las estaciones de servicio sin personal. Y hoy, en un comunicado han tachado la opinión de la CNMC de "increíble".

"Las razones para rechazar este informe radican, teniendo en cuenta principalmente sus conclusiones, en que fomenta la destrucción de puestos de trabajo, desprecia la capacidad profesional de los operarios del sector, reduce los derechos de los consumidores, recomienda instalar estaciones de servicio en comunidades de vecinos, talleres o supermercados, no tiene en cuenta la atención imprescindible exigida por Ley a las personas con discapacidad y pone como ejemplo las cooperativas agrarias sin tener en cuenta sus características especiales", resumen.

Critican, además, que no han sido informadas de que se estuviera realizando este análisis y se ofrecen a la CNMC "para aclarar y debatir todos los puntos del informe con el fin de evitar opiniones equivocadas o con intereses partidistas sin tener en cuenta la realidad de un sector estratégico".

¿Cuántas gasolineras desatendidas hay en España?

En España hay en total 9.814 gasolineras, la inmensa mayoría con personal. Competencia señala en su informe que "no existen datos oficiales sobre el número de estaciones de servicio desatendidas". No obstante, recoge un mapa aproximativo, elaborado por la propia patronal de este subsector (La Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas) con las zonas donde hay más concentración de gasolineras desatendidas. En toda España, apunta, deben existir cerca de 300 de estas polémicas gasolineras. La mayor concentración se da en Barcelona, Madrid y Valencia. En cada una de estas provincias hay más de 20 estaciones de este tipo. Sevilla tiene entre 11 y 20. Otras 23 provincias disponen de menos de 10. Y en otras 18, no hay ninguna registrada. En total, podrían ser como máximo entre el 3% y el 5% de todas las gasolineras españolas. "Un porcentaje mucho menor que el de otros socios europeos", apunta la CNMC, que explica que en Dinamarca son automáticas el 65,9% de las estaciones de servicio. En Bélgica, el 18,6%. Y en Francia, el 8,8%. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >