Los beneficios de las empresas decepcionan al mercado

Las compañías españolas cotizadas ganaron 19.052 millones en el primer semestre, un 9,45% menos

LUIS TINOCO

Tienen de plazo hasta el próximo 1 de septiembre, pero la gran mayoría de empresas cotizadas han preferido publicar ya las cuentas semestrales antes del éxodo vacacional típico del mes de agosto. La cosecha de beneficios en la primera mitad de 2016 ha sido más bien pobre. Las compañías ganaron de manera agregada 19.052 millones de euros entre enero y junio. Esta cifra supone una caída del 9,45% respecto al mismo periodo del año anterior.

El mercado ya descontaba unos resultados malos antes de que comenzase la ronda de presentaciones, pero en bastantes casos las cifras han sido peores de lo esperado. Es cierto que las cuentas se han visto afectadas por la evolución de los tipos de cambio (depreciación de la mayor parte de las divisas frente al euro) y por la ausencia de determinados extraordinarios que sí se apuntaron las empresas en 2015, pero el negocio puro y duro de las compañías, cuyo mejor reflejo son las ventas, no acaba de carburar y muchas de ellas siguen sosteniendo el resultado a base de recorte de gastos.

“La campaña está siendo moderadamente positiva tanto en EEUU como en Europa mientras que en España de momento está decepcionando. Así, el ratio de sorpresas positivas en el beneficio por acción, tanto en EEUU como en Europa, se sitúa por encima de la media histórica y en España está por debajo”, señalan desde el departamento de análisis de Banco Sabadell. “En cuanto a las ventas, nuevamente la facturación de las compañías de otros países está siendo ligeramente mejor de lo esperado y en España está defraudando”, añaden estos expertos.

El tono gris que reflejan las cuentas de las cotizadas tiene, sin embargo, diferentes matices. En esta ocasión, las compañías que peores resultados han presentado son las grandes multinacionales, fundamentalmente por la debilidad del que, en otros tiempos, fue el motor del negocio: la actividad en el exterior. En cambio, entre los grupos de mediana y pequeña capitalización el tono ha sido mejor. Las ganancias de las compañías del Ibex se sitúan en 17.488 millones, un 12,32% menos. Por su parte, las empresas que no forman parte del índice selectivo ganaron de forma conjunta en el semestre 1.563 millones, un 42% más.

Leve caída de la deuda

A pesar de contar con un entorno crediticio más favorable por la caída de los tipos de interés, las empresas españolas han aprovechado el primer semestre del año para seguir aligerando su balance. En junio el endeudamiento neto de los grupos no financieros del Ibex 35 se situaba en 181.865 millones de euros, cantidad que supone un descenso del 1,52% en relación con el mismo periodo de 2015.

Las compañías que más recortaron sus deuda entre enero y junio fueron Acerinox (redujo su apalancamiento un 24% en tasa interanual), ArcelorMittal (-23%) e Indra (-20%). Por el contrario, las empresas que más elevaron sus compromisos fueron Viscofán, Gamesa e IAG. En términos absolutos, el balance más cargado es el de Telefónica que debe 52.568 millones, un 2,6% más que hace un año. Tras la operadora se sitúan Iberdrola, con una deuda de 27.978 millones, Gas Natural (15.832 millones) y Abertis (14.157 millones). El caso contrario es Inditex. Al cierre del primer trimestre de su ejercicio fiscal, el grupo textil contaba con una posición neta de tesorería (lo opuesto a la deuda) de 5.016 millones.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

El beneficio es la partida más llamativa de las cuentas de resultados, pero también es la más volátil, ya que entran en juego ajustes contables y fiscales, así como el impacto de ingresos extraordinarios. Por eso es tan importante que la facturación de las compañías sea sólida, circunstancia que todavía no se está viendo. Las ventas de las cotizadas en el semestre suman 211.094 millones, lo que significa una caída del 7,27% si se comparan con 2015. En los ingresos, como en el caso de los beneficios, conviene no generalizar, puesto que si bien la cifra de negocio del Ibex cae un 8,59%, en el resto de empresas mejora un 2,13%.

Las políticas de ahorro de costes que implementaron muchas compañías tras el estallido de la crisis siguen ejerciendo de flotador salvavidas. Esto permite que, a pesar de que la facturación no acabe de arrancar, el resultado de explotación —partida que refleja la evolución orgánica del negocio— haya mejorado un 9,42% en el semestre, alcanzando 34.250 millones entre el conjunto de las cotizadas.

Dudas sin resolver

“Calificaría los resultados de anodinos. Las cifras que han publicado las compañías no despejan para nada las dudas que se ciernen sobre ellas. En el caso de los bancos sigue sin vislumbrarse una salida al entorno de tipos bajos. Si miramos a Telefónica es cierto que el negocio doméstico mejora, pero falta por ver cómo hará la compañía para mantener el dividendo y, al mismo tiempo, cumplir con el objetivo de deuda. Otro tanto ocurre en Repsol”, advierte Fernando Hernández, del departamento de análisis de Andbank.

La distribución geográfica de los ingresos de las empresas del Ibex muestra cómo el negocio doméstico todavía es débil y esta vez no ha podido ser compensado por la pujanza de las ventas exteriores. De enero a junio los grupos del selectivo (sin contar a ArcelorMittal, Santander y BBVA) generaron ingresos en España por valor de 60.553 millones, un 9% menos que en 2015. El peso de la actividad nacional en los ingresos totales de las empresas sigue perdiendo terreno y se queda en el 40,28%.

Por su parte, las ventas internacionales del Ibex se situaron en 89.726 millones, con un retroceso del 6,41%. Los ingresos foráneos, según la clasificación que establece el documento que las cotizadas deben enviar a la CNMV, se comportaron de la siguiente manera: las ventas en la Unión Europea sumaron 30.960 millones, un 1,53% menos que en 2015; los ingresos en países de la OCDE se situaron en 27.495 millones, un 10% menos; y la facturación en otros países (categoría que incluye fundamentalmente las actividades en América Latina) fue de 31.271 millones, un 7,61% menos. Hasta 17 compañías del selectivo generan más del 50% de sus ingresos fuera de España, destacando los casos de Gamesa, Acerinox, Grifols o Técnicas Reunidas, donde nueve de cada 10 euros se generan fuera del país.

Desde un punto de vista sectorial, la industria financiera ha sido una de las que peores resultados ha tenido. La gran banca cotizada (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Banco Sabadell y Banco Popular) ganó hasta junio 6.667,3 millones de euros, un 18,6% menos que el año anterior. Los menores márgenes debido a los bajos tipos de interés, las provisiones y, en el caso de las entidades mayores, la volatilidad en sus negocios en el exterior, están metiendo mucha presión a las cuentas del sector.

Los grupos energéticos también están sufriendo por la caída de los precios de las materias primas. Además, en su caso determinados resultados extraordinarios han jugado en contra en el semestre. Por el contrario, el ladrillo vuelve a brillar. La mayoría de las inmobiliarias han dejado atrás las pérdidas y las socimis del mercado continuo aceleran sus beneficios.

A título individual, la empresa líder por ventas en el semestre fue ArcelorMittal. El grupo siderúrgico facturó por valor de 25.583 millones de euros, un 17% menos que en 2015. El segundo puesto por facturación le corresponde a Telefónica, con 25.234 millones, y el tercero a ACS con 16.387 millones. Por su parte, la clasificación de beneficios la encabeza, con bastante distancia, el Banco Santander, que ganó de enero a junio 2.911 millones, seguido por el BBVA con 1.832 millones mientras que Iberdrola se sitúa en tercer lugar con un resultado neto de 1.456 millones. Dentro del Ibex 35 ninguna compañía cerró el semestre en péridas y dos de ellas (ArcelorMittal e Indra) dejaron atrás los números rojos en el semestre.

En la campaña de resultados del semestre ha habido pocos profit warning (advertencia al mercado de menores beneficios de lo esperado), pero la cautela ha sido la tónica generalizada en las reuniones de los directivos con los analistas. Como mucho, las empresas se han limitado a ratificar sus objetivos para este año, pero pocos se han aventurado a ir más allá debido al entorno de tanta incertidumbre (económica y política) en el que tienen que operar.

Megasalarios estables

Los resultados del primer semestre han deparado pocos cambios salariales dentro de las cúpulas de las grandes empresas. Es verdad que algunas compañías han registrado variaciones notables en la comparación interanual de sus ejecutivos, pero los datos agregados son muy parecidos a los de junio de 2015. Entre enero y junio los consejeros de los órganos de administración del Ibex recibieron un total de 115,9 millones de euros, un 0,5% menos. Por su parte, los salarios de la alta dirección sumaron 159 millones, un 1,6% más. En estas cifras no se incluyen las retribuciones de Banco Santander y BBVA que, al cierre de esta edición, no habían facilitado cifras a la CNMV.

Las compañías donde más aumentaron las remuneraciones de los consejeros fueron Gamesa (174%), Mapfre (59%), Técnicas Reunidas (58%) y Ferrovial (37%). Por el contrario, los consejos que más vieron recortarse sus ingresos fueron los de Dia (-66%), Indra (-60%) y Acciona (-38%). El exdirector de Estrategia de Telefónica, Santiago Fernández Valbuena, fue el ejecutivo mejor pagado del semestre ya que cobró una indemnización de 10,5% tras salir de la compañía.

Sobre la firma

David Fernández

Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS