Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo ir de vacaciones en agosto sin arruinarse

Internet y flexibilidad son las claves para encontrar buenas ofertas en el mes más caro del verano

Una hucha en la playa.
Una hucha en la playa. GETTY

España no se desmiente: en lo que va de año, el número de turistas extranjeros que ha llegado al país ha crecido un 11,4% con respecto a 2015, hasta superar los 25,2 millones, de acuerdo con Encuesta de Movimientos Turísticos en Frontera (FRONTUR) publicada el pasado jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este número está destinado a subir a medida que avance el verano: el pasado agosto —mes por excelencia para las vacaciones—, la cifra de viajeros internacionales que eligió a España como destino para su descanso estival rebasó los nueve millones de personas.

Los españoles que tengan margen para elegir fechas alternativas al mes de agosto no solo evitarán sumarse a la ola de turistas que viene a veranear a España, sino tendrán otros beneficios. Porque el problema va más allá de una playa abarrotada de gente: en temporada alta crece el número de viajeros y también levitan los precios.

Este año los españoles se gastarán 2.246 euros de media para sus vacaciones de verano, según un estudio de American Express. Dentro de este presupuesto, alojamiento y transporte se llevan la mayor tajada: un 57%, frente al 20% destinado a restaurantes, 12% a ocio y 7% a compras. De acuerdo con el mismo estudio, la costa es el destino más buscado, pero es también el lugar donde más suben los precios para el alquiler vacacional —aunque con diferencias importantes en función del lugar—. ¿Se puede disfrutar de la tregua del trabajo sin gastarse una fortuna? 

A Málaga en coche y a Bilbao en avión

Londres es, un año más, el destino más reservado por los españoles durante el verano, según un análisis del comparador de vuelos Skyscanner. Pero es a la vez uno de los trayectos que más se encarece en agosto. Junto con Palma de Mallorca, Roma y Ámsterdam, volar a la capital británica en el mes más concurrido del año supone gastarse entre un 21% y un 42% más en comparación con el precio medio que tiene el billete a lo largo del año. Esperar hasta septiembre supondría un ahorro de casi el 20%. Los destinos que al contrario resultan más accesibles en agosto son Bilbao, Oslo y Zúrich —el precio del vuelo baja entre un 3% y un 6%—, así como Lisboa, Düsseldorf y Oporto —el boleto se encarece en solo en un 10% en estas fechas—.

El alojamiento y el transporte acaparan más de la mitad del presupuesto destinado a las vacaciones

Si el trayecto no es muy largo, existe la opción del coche. El propio o el de los demás: la explosión de la economía colaborativa ha brindado una infinidad de herramientas para abaratar el coste de los viajes sobre cuatro ruedas. Desde BlaBlacar a Amovens o Shareling —con esta última aplicación también se puede viajar fuera de España—, las ofertas suelen ser muy competitivas. Pero en función de horario y ruta puede resultar más ventajoso el autobús, el tren o inclusive el avión.

Páginas como Gopili o Liligo comparan el coste de cubrir el mismo recorrido con diferentes medios de transporte. Si por ejemplo hubiéramos salido el pasado viernes de Madrid rumbo a Málaga, la opción más barata hubiera sido el coche compartido, por 23,47 euros, apunta Gopili. También de Madrid a Valencia, con fecha de salida el próximo 9 de agosto, el coche ganaría, aunque por solo un euro de diferencia con el tren, de acuerdo con Liligo. En la ruta Bilbao-Barcelona, saliendo el 12 de agosto, el medio de transporte más económico sería por otro lado el avión, y el más caro el coche compartido. Al contrario, la manera menos prohibitiva para desplazarse de Valencia a Barcelona el 5 de agosto es el autobús: ocho euros frente a los 22 del tren, 23 del automóvil y 79 del vuelo.  

En Internet se pueden encontrar también descuentos para viajar en tren. La plataforma Railpanda revende billetes de AVE, y los precios que recomienda para la ruta Madrid-Barcelona oscilan entre los 55 y los 59 euros, mientras para Madrid-Sevilla sugiere tarifas de entre 40 y 45 euros. Si compramos el billete y al final no podemos salir de viaje, siempre podemos volver a venderlo en la misma página. En Compartetren podemos encontrar viajeros con los que compartir la Tarifa 4 Mesa de Renfe, y lo mismo podemos hacer en sitios web como Truecalia, donde también se encuentran billetes baratos de autobús.

Si viajamos con nuestro vehículo, más allá de respetar las medidas de conducción eficiente, como apagar el coche durante las paradas prolongadas o reducir el uso del aire acondicionado, existen aplicaciones y páginas web, como el geoportal de hidrocarburos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, que ayudan a encontrar las estaciones de servicio más baratas de cada provincia.

Los hoteles más caros, en Baleares

El alojamiento es una de las partidas que más duelen al bolsillo. Según los cálculos del portal pisos.com, el precio medio para alquilar un apartamento en agosto se sitúa en los 664 euros. TripAdvisor informa de que el coste medio de una noche para los hoteles que oferta durante este mes se sitúa en los 88,65 euros por noche. En ambos casos, sin embargo, hay diferencias considerables en función del lugar: Baleares, Cataluña y País Vasco están entre los destinos más caros, Murcia, Castilla-La Mancha, Castilla y León o Galicia entre los más baratos.

¿Sales de España? Ojo con tarjeta y móvil

Aquellos que hayan elegido irse de vacaciones fuera de España deberían de revisar qué comisiones se les aplican para sacar dinero en el extranjero con su tarjeta. La recomendación general es intentar pagar todo lo posible con el plástico y retirar efectivo antes de salir de viaje. En general, la comisión aplicada para sacar del cajero en otro país ronda el 4%. 

Si salimos de la zona euro, las cosas se complican. Además de preocuparnos por las comisiones del cajero, tendremos que conseguir billetes del país de destino. En este caso, la regla número uno es comparar y ser precavidos. Podemos cambiar antes de salir de viaje, pero hay que considerar que este trámite puede llevarle al banco desde unos días hasta una semana, sobre todo si la moneda que necesitamos no es común. Una vez llegados a nuestro destino, podemos cambiar tanto en el aeropuerto como en las casas de cambio de la ciudad, pero evitar confiar nuestro dinero a quien nos ofrece por la calle un tipo de cambio mucho mejor que el oficial. 

En cuanto a los recargos para llamar con el móvil desde el extranjero, en abril las tarifas del tan odiado roaming se recortaron en un 75% dentro de la Unión Europea. Antes de salir de viaje es siempre aconsejable revisar las condiciones del contrato y, si somos adictos al smartphone, buscar si hay promociones u ofertas específicas. Para aquellos que no puedan renunciar a chatear o no tengan acceso a una zona Wi-Fi, por ejemplo, existen soluciones como ChatSim, una tarjeta que por 10 euros mensuales permite utilizar aplicaciones de mensajería instantánea en 150 países. 

Según el índice de precios hoteleros elaborado por Trivago, en agosto de 2015 el precio medio para una habitación doble estándar fue de 127 euros, destacando Lleida, León y Las Palmas de Gran Canaria como las ciudades más económicas por debajo de esta media, y Cádiz, Barcelona y Gijón las más caras. La economía colaborativa también propone alternativas interesantes en cuanto a alojamiento turístico, por ejemplo a través de plataformas como Airbnb, Homeaway o Wimdu que ofrecen las posibilidad de alquilar un piso o una habitación a privados.  

Desde Vacaciones-España.es (grupo Spain-Holiday.com), página que gestiona el alquiler turístico de casi 8.000 viviendas en territorio nacional, aseguran que las islas son los destinos donde más difícil será encontrar alojamiento este próximo agosto. En la zona norte —Galicia y Cantabria—, al contrario, todavía hay disponibilidad y se pueden conseguir precios económicos en la zona costera: 400 euros para una semana en apartamento o 1.100 para un chalé. También en la Costa Cálida la oferta es ventajosa: 500 euros para rentar un piso y 1.200 para una casa. El alquiler más barato que ofrece la plataforma —que también tiene una sección de última hora con alertas sobre nuevas promociones y cancelaciones— está en Cádiz, en Vejer de la Frontera, por 100 euros a la semana.

Para los más atrevidos, también existe la posibilidad de intercambiar casa o acampar en el jardín del anfitrión. CampInMyGarden.com ofrece este servicio y está presente en todo el litoral mediterráneo de España, sobre todo en Alicante y Tarragona. Páginas como BeWelcome o IntercambioCasas, por otro lado, ponen en contacto los internautas interesados en descambiar su casa con desconocidos durante las vacaciones y ahorrarse así el precio del alojamiento.  

Bueno, bonito y barato: aprovecha los descuentos en restaurantes

Internet se presenta como un válido aliado también a la hora de comer. Aunque no pueda todavía prepararnos un filete, sí puede indicarnos donde conseguir uno, tanto en España como en el extranjero. El sector de las reservas online en restaurantes no solo funciona como guía de locales, sino que permite reservar mesa y obtener descuentos interesantes, de hasta el 70% sobre el precio final.

Páginas como restaurantes.com o tripadvisor.es permiten filtrar la búsqueda por precio, tipo de comida, ubicación, fecha y hasta por promociones. Además, los usuarios pueden dejar comentarios para valorar la calidad del servicio y de la comida, y así orientarnos sobre nuestra elección no solo desde el punto de vista del precio, sino de su experiencia. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información