Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así ha afectado la amenaza de ‘Brexit’ al mercado del petróleo

Los vaivenes de las encuestas han hecho fluctuar el precio del Brent y se augura una subida si Reino Unido sale de la UE

La eventualidad de que Reino Unido abandone la Unión Europea siembra incertidumbre en el mercado de petróleo. La constante fluctuación de las encuestas sobre el resultado del referéndum del jueves está induciendo los inversores a aumentar su prudencia a la hora de apostar por las materias primas, activos considerados como arriesgados.

Una plataforma petrolera de Shell en la costa oeste de Estados Unidos.
Una plataforma petrolera de Shell en la costa oeste de Estados Unidos. AFP

A principio de mayo Bruselas advirtió de que un voto favorable al Brexit entorpecería la recuperación económica del conjunto europeo; la semana pasada la Reserva Federal de Estados Unidos dejó inalterados los tipos de interés a la espera de los resultados del referéndum del jueves; y ahora los analistas creen que tampoco el mercado del petróleo es inmune a una salida de Reino Unido de la UE. Asumen que si esta eventualidad se concreta el euro podría debilitarse, lo que implicaría un fortalecimiento del dólar y por ende un encarecimiento del crudo, que cotiza en la divisa estadounidense.

Pero la cuestión no es solo monetaria, como atestiguan las variaciones de los precios en los últimos días, vinculadas con las indicaciones que las encuestas ofrecen a diario sobre el resultado del referéndum. “Los precios del petróleo están en gran medidas impulsados por la sensaciones de los inversores. El creciente optimismo de los últimos días respecto a la posibilidad de que Reino Unido se quede en la Unión Europea ha hecho que el brent [la referencia internacional] supere los 50 dólares y el West Texas [el índice estadounidense] los ronde”, opina el analista de Commertzbank Carsten Fritsch, que sin embargo advierte: “Ahora mismo hay demasiada confianza respecto al resultado del referéndum. Los últimos días han demostrado que la opinión pública puede cambiar con mucha rapidez”.

Ole Hansen, analista jefe de materias primas de Saxo Bank, comparte esta visión: “A partir del jueves pasado las percepciones del mercado se han orientado decididamente a favor de la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea. Pero antes de esa fecha, el convencimiento de que pasaría lo contrario ajustó el precio del crudo a la baja un 10%. Un resultado del referéndum a favor de abandonar la Unión Europea causaría pánico en los mercados financieros globales e induciría los inversores a deshacerse de los activos que conllevan más riesgos”.

El pasado jueves, la fecha a la que se refiere Hansen, el brent se dejó un 1,5% y cotizó alrededor de los 48,26 dólares, después de un declive que se había prolongado durante seis días seguidos. Este miércoles, en un entorno que contempla la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea como más probable, el mismo índice ha llegado a cotizar a 51,24 dólares.

“Si por fin Reino Unido se queda en la Unión Europea habrá cierto alivio entre los inversores, pero luego la recuperación de los precios volverá a depender del equilibrio entre demanda y oferta”, explica Harry Tchilinguirian, analista jefe de materias primas de BNP Paribas. El banco especifica que su posición sobre el referéndum es neutral y su resultado es prerrogativa exclusiva de los electores británicos.

Tchilinguirian destaca que los recientes incendios en Canadá y los ataques a las instalaciones petroleras en Nigeria han ocasionado una disminución de la oferta global de crudo que ha contribuido a un aumento de los precios. “Pero ahora la producción de estos dos países se ha restablecido y no se vislumbran otros eventos que puedan llevar a una disminución de la producción global”, arguye.

Es más. Irán, entre los miembros más activos de la OPEP —el cartel de los países exportadores— no para de aumentar su producción para ganar nuevas cuotas de mercado tras el levantamiento de las sanciones internacionales en enero. En mayo bombeó 3,64 millones de barriles al día, y aumentó su producción en 730.000 barriles, según los datos de la Agencia Internacional de la Energía. La oferta mundial de crudo parece lejos de disminuir.