El precio de las licencias de coche con conductor se triplica en Madrid

Uber se centrará en este negocio y abandona el servicio de vehículos entre particulares

El director general de Uber, Carles Lloret, durante su intervención en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander.
El director general de Uber, Carles Lloret, durante su intervención en la Universidad Menéndez Pelayo de Santander. EFE

El director general de Uber en el Sur de Europa, Carles Lloret, ha apuntado que en Madrid existen 1.600 licencias para ofrecer servicios de vehículo con conductor, que son las que se exige para trabajar con esta empresa. Estas licencias, concedidas con la Comunidad de Madrid, han triplicado su valor y han pasado de 10.000 euros hace tres meses a 30.000 euros en la actualidad.

Uber no relaciona directamente su mayor implantación en Madrid con esta subida vertiginosa del precio, pero admite que "están subiendo las expectativas del negocio de las licencias de coche con conductor". También comentó que durante la burbuja, se llegó a pagar 400.000 euros por una licencia de un taxi en Madrid "y ahora está en 120.000 euros". 

Más información
Uber regresa a Madrid con licencias de vehículos con conductor
Competencia demanda al Gobierno por las restricciones a Uber
La vuelta de Uber: más barato que el taxi pero no tan rápido

En su intervención en los cursos de verano organizados por BBVA, la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Lloret ha explicado que Uber no se extenderán a otras ciudades porque las licencias son escasas: 500 en Málaga y 400 en Barcelona, por ejemplo, "a pesar de que en las grandes ciudades se demandan los servicios de Uber", ha lamentado. Explicó que la Ley en España fija que solo se puede conceder una licencia por cada 30 taxis, lo que complica el desarrollo de Uber.

Error de estrategia

Esta empresa ha cambiado su estrategia inicial. En 2014 intentaron expandirse por España con el negocio de servicio de coches entre particulares "pero fue un error. Lo explicamos mal a las Administraciones y a los medios de comunicación. Ahora vamos a trabajar con los vehículos con conductor, que estarán controlados en sus tarifas, horarios de trabajo, pagan sus impuestos como autónomos que son, etc.", apuntó Lloret.

Sin embargo, ha lamentado que en España no se pueda poner en marcha el servicio de compartir el coche para trayectos fijos, como de casa al trabajo. "Reduciría enormemente el tráfico en las ciudades, quitaría atascos y contaminación, algunos de los problemas más importantes de sitios como Madrid. En Los Ángeles y San Francisco se ha aplicado con éxito, reduciendo en millones los kilómetros realizados por los coches de particulares. El 95% del tiempo los vehículos están parados, pero todo el mundo lleva uno para trabajar y vuelve con él, con una ocupación media de 1,2 pasajeros, aunque su capacidad es de cinco", apuntó Lloret. 

Si se liberalizara el sector del taxi y los vehículos con conductor, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), estima que se generarían 324 millones al año de facturación y se impulsarían 30.000 licencias para conductores profesionales en 2019, dijo Lloret.

Uber se negó a facilitar datos de su facturación, vehículos que trabajan con ellos ni beneficios "porque ayudaría a la competencia, aunque estamos cerca de la rentabilidad". Su sede está en Holanda.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS