Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así blanqueaban dinero los directivos del ICBC, según los investigadores

La Fiscalía calcula que los detenidos movieron ilícitamente más de 90 millones de euros

La entrada del banco ICBC, durante el registro de la Guardia Civil.
La entrada del banco ICBC, durante el registro de la Guardia Civil. AP

Los directivos del Industrial and Comercial Bank of China (ICBC), arrestados el pasado febrero en una operación de la Guardia Civil, diseñaron todo su "modelo de negocio bancario" para funcionar desde Madrid y Barcelona como un "canal de blanqueo" del dinero obtenido por varias organizaciones criminales procedentes del país asiático y asentadas en España; según consta en un auto del Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, que ha asumido la causa. En este escrito, la fiscalía describe cómo los investigados favorecieron de forma ilícita "masivas transferencias de fondos en efectivo" entre 2011 y 2014 y cómo se movieron irregularmente cerca de 90 millones de euros.

"Desde el principio, captaron el efectivo de sus nacionales, que acudían físicamente la sucursal de la calle de Recoletos [en Madrid] con mochilas, bolsas y cajas, donde llevaban las remesas de efectivo que abonaban en las cuentas de sus sociedades o en las personales", detalla el Ministerio Público sobre el entramado, que se ocupaba de transferir el dinero "en un breve plazo de tiempo" desde España al país asiático. "Siguiendo una estructura de blanqueo de capitales que resultaba consumada con la llegada del dinero a China", concluye el fiscal.

Pero, según el Ministerio Público, el papel de los arrestados no se quedaba ahí. Los directivos en España del ICBC, uno de los bancos más grandes del mundo —con cerca de 150 millones de clientes— también trataron de ocultar "los masivos abonos en las cuentas". Para ello, troceaban los importes recibidos en cantidades inferiores a 50.000 euros, con el objetivo de evitar que saltaran las alarmas de las autoridades. Y, paralelamente, dividían los ingresos entre las diversas sociedades que dependen supuestamente de las organizaciones criminales de origen chino implicadas, investigadas en operaciones policiales como Snake y Emperador.

Estas bandas delictivas, según recogen las pesquisas, obtenían ese dinero de varias actividades ilegales: como el contrabando de mercancías a través de las aduanas. "Las organizaciones introducían los contenedores casi a perdidas en la UE, lo que generaba una cadena de ventas opacas e ingentes sumas de dinero en efectivo procedentes de la economía sumergidas", recalca el Ministerio Público, que también habla de fraude en declaraciones del IVA, delitos contra la propiedad industrial y falsificación de documentos mercantiles y oficiales.

Despliegue diplomático de China

La operación contra el ICBC se hizo pública a inicios de pasado febrero, cuando la Guardia Civil entró a registrar la sede madrileña del banco. Los agentes arrestaron a seis directivos, cinco de los cuales ya salieron en libertad tras pagar fianzas de hasta 100.000 euros. Tras las detenciones, el país asiático desplegó a sus diplomáticos. El embajador chino mantuvo un encuentro con el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y pidió que las autoridades españolas aborden el caso "en base a la legalidad y de forma justa". El ministro adjunto de Asuntos Exteriores de China, Liu Haixing, también se citó con el encargado de negocios en la embajada española en Pekín, José Luis García Galán.

La fiscalía mantiene que el propio banco, tras tener conocimiento de la investigación, inició maniobras para ocultar las transacciones y transferencias. Por ejemplo, según detalla el Ministerio Público, los investigados hacían una identificación mínima de los clientes o, incluso, aceptaban actuaciones de testaferros y ocultaban los beneficiarios de las operaciones. Tras el auto de la Audiencia Nacional, el magistrado Ismael Moreno asume la instrucción de una causa que llevaba hasta ahora el Juzgado de Instrucción numero 7 de Parla.

Más información