Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La macroembotelladora de Coca-Cola sube en su estreno en Bolsa

Las acciones se aprecian cerca del 5% lo que eleva su valor total en Bolsa a los 16.900 millones de euros

Una planta de embotellado de Coca-Cola en Reino Unido
Una planta de embotellado de Coca-Cola en Reino Unido Bloomberg

La macroembotelladora europea de Coca-Cola ha dado este martes el salto al parqué. Las acciones de Coca-Cola European Partners comenzaron a cotizar en las Bolsas de Londres, Ámsterdam y Nueva York. El grupo, que ha absorbido la envasadora española (Coca-Cola Iberian Partners, producto de una fusión de siete empresas regionales) se ha estrenado con subidas cercanas al 5%, hasta los 39 dólares (35 euros), lo que acerca su valor total en Bolsa a los 16.900 millones de euros.

Este jueves las acciones llegarán también a Madrid y la empresa ha preparado un evento en la Bolsa para celebrar el estreno en España. La presidenta de la nueva compañía paneuropea es Sol Daurella, hasta ahora presidenta de la embotelladora española y cabeza visible de uno de los principales accionistas españoles, la familia Daurella. Fue la encargada este martes de dar el tradicional toque de campana en Ámsterdam como pistoletazo de salida al estreno en ese parqué.

Coca-Cola European Partners, con más de 11.400 millones de facturación, es ya la embotelladora de refrescos más grande del mundo. Surge de la unión de las empresas que envasan la popular bebida para su comercialización en 13 países (España, Andorra, Portugal, Islandia, Alemania, Bélgica, Francia, Reino Unido, Holanda, Luxemburgo, Mónaco, Noruega y Suecia). La empresa propietaria de la marca quiere simplificar en todo el mundo el sistema de envasado — actividad para la que concede licencias a empresas externas—, y ha aplaudido los procesos de concentración como el paneuropeo, cuyas fábricas y centros de distribución concentran 25.000 empleados.

Estreno en 'listing'

Para el estreno en Bolsa, la empresa eligió un sistema de listing. Es decir, que en contra de lo que ocurre en las ofertas públicas de venta (OPV), no se podían adquirir acciones antes del estreno en el mercado. Tras la fusión y antes de la cotización, el 45% de la propiedad del conglomerado europeo quedó en manos de la embotelladora Coca-Cola Enterprises, el 34% fue para los españoles de Iberian Partners y un 18% para la matriz estadounidense de Coca-Cola.

La empresa nacerá como un gigante en la Bolsa española, con una capitalización de 16.900 millones. Aun así, de momento, la compraventa de títulos se prevé moderada. Porque los antiguos propietarios de las embotelladoras fusionadas (por ejemplo la familia Daurella) y el grupo Coca-Cola mantendrán sus participaciones tras la salida a Bolsa, y se han comprometido a no vender acciones en, al menos, un año. Los títulos que se intercambian son los de la porción de la antigua Coca-Cola Enterprises, que antes de esta operación ya cotizaban en EE UU.