Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Japón defenderá en el G7 su derecho a intervenir en el mercado de divisas

El Gobierno nipón afirma estar "listo" para poner en marcha medidas que frenen la apreciación del yen

El ministro de Finanzas de Japón, Taro Aso, el pasado jueves en la Cámara Alta nipona.
El ministro de Finanzas de Japón, Taro Aso, el pasado jueves en la Cámara Alta nipona. AFP

El Gobierno japonés defenderá en la cumbre económica del G7 de esta semana su derecho a intervenir en el mercado de divisas si considera que existen movimientos muy volátiles y "unilaterales", una visión que no complace a Estados Unidos. Los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de las siete mayores potencias económicas del mundo se reunirán este jueves y viernes en la ciudad nipona de Sendai (noreste del país).

El viceprimer ministro y ministro de Finanzas japonés, Taro Aso, ha anunciado este martes que su país trasladará en ese encuentro la importancia de que la "estabilidad" prime en el mercado de divisas, pero ha recordado que los últimos movimientos en el mercado de divisas han sido "unilaterales" y que, ante esa tesitura, el Gobierno al que pertenece está "listo para intervenir" si es necesario.

Tokio ha repetido esta postura desde que a finales de marzo el yen registró su segunda apreciación brusca en lo que va de año frente el dólar. En apenas un mes, la moneda japonesa se encareció un 7% frente al verde, pero el anuncio de este martes de llevar el asunto a uno de los foros económicos mundiales más importantes es un paso más en la confrontación de su política de divisas respecto a la de los países occidentales, sobre todo EE UU. Japón es la segunda economía de Asia, solo superada por China, y la tercera del mundo.

Desde el pasado enero, la divisa nipona ha incrementado en un 10% su valor frente a la moneda estadounidense, algo que perjudica enormemente su músculo exportador. Sin embargo, los tambores de intervención japonesa en el mercado de divisas llevaron la semana pasada al yen a su nivel más bajo en dos semanas. La fortaleza del yen respecto al resto de grandes monedas internacionales abarata las importaciones, pero supone una barrera importante para las empresas exportadoras, que ven como sus productos y servicios se encarecen artificialmente en divisa extranjera.

Por su parte, el viceministro de Finanzas encargado de asuntos internacionales, Masatsugu Asakawa, ha afirmado este martes en una entrevista concedida al diario Nikkei Asian Review que Tokio sigue considerando la intervención como una herramienta legítima pese a la reciente decisión de Washington de incluirla en una "lista de vigilancia".

El pasado 29 de abril el Tesoro estadounidense incluyó a Japón en una lista en la que también figuran China, Corea del Sur, Taiwán y Alemania, por su amplio superávit comercial y sus prácticas preocupantes en materia de divisas. Washington sostiene que estas políticas podrían afectar a la economía global y a la estadounidense. EE UU lleva tiempo instando a estas economías a que dependan menos de sus exportaciones y más del mercado interno.

En febrero, ante unas perspectivas económicas desalentadoras, el Banco de Japón dio una sorprendente vuelta de tuerca a la política monetaria del país y situó los tipos de interés en terreno negativo (-0,1%) por primera vez en la historia. En el cuarto trimestre de 2015 la economía se contrajo un 0,4% en comparación con el trimestre anterior y se espera que, ante la falta de buenas noticias y el empeoramiento de la confianza empresarial, el instituto emisor recorte aún más la tasa de referencia.