Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Frente al paro no hay nada que hacer solo en una generación”

Según César Molinas, economista, autor de "Poner fin al desempleo. ¿Queremos? ¿Podremos?"

Cesar Molinas
César Molinas

España ha superado el 20% de tasa de desempleo tres veces en los últimos 30 años. “No solo eso”, apunta César Molinas, “incluso en los buenos años ha tenido entre un 5% y un 15% más que los demás países europeos relevantes. Es un problema de instituciones. No es que España no crezca”. Para resolver este problema, Molinas, economista, ha escrito junto a Pilar García Perea Poner fin al desempleo. ¿Queremos? ¿Podremos?, publicado recientemente.

Pero a pesar de esto, de considerar que el problema del desempleo nace en las instituciones, no cree que su solución pase por una reforma, otra reforma laboral. O, al menos, no solo por ella, porque sí cree que hay que tocar el Estatuto de los Trabajadores o cambiar los Servicios Públicos de Empleo. Tampoco su apuesta pasa por el cambio de modelo productivo y reforzar la industria.

“El problema es la empleabilidad de la fuerza de trabajo. Las leyes se cambian en el BOE, la empleabilidad de las personas no. Tenemos mucho paro porque hay mucha gente que no es empleable... ni como funcionario municipal. Hay una diferencia abismal entre lo que las empresas pueden demandar y lo que los trabajadores pueden ofrecer”. ¿Y esto se puede resolver pronto? “No hay nada que hacer en un plazo de menos de menos de una generación”, responde a medio camino entre la resignación y la provocación en una entrevista telefónica con este diario, “si empezamos a hacer las cosas bien ya. Ese es el mensaje de mi libro”, avanza.

"Mucha gente no es empleable ni como funcionario municipal"

¿Por qué? “Llevamos 35 años con una tasa de paro aberrante, no comparándola con Alemania sino con Portugal. No hay recetas mágicas. Es un problema de adaptar la población a lo que será la economía del presente y futuro”.

Molinas explica que el libro se centra en aquellos problemas del mercado laboral que “se pueden abordar políticamente”. Porque, en su opinión, hay otros elementos que no se pueden atajar desde este costado porque “hay un problema cultural importante. ¿Cómo puede ser que provincias como Cádiz, por ejemplo, sobrevivan durante décadas con un 40% de paro? Porque hay una sociedad que no solo lo tolera, sino que favorece esto. Cuando yo hablo de instituciones, hablo de instituciones culturales”.

Trabajo para gente creativa

"Dentro de cinco o diez años no habrá empleos que no sean creativos"

El libro escrito por Molinas y García se divide en tres partes. La primera se centra en el futuro del empleo y hacia dónde se dirige. La segunda repasa “la génesis de la anomalía laboral española”. Y la tercera propone las reformas “necesarias”. Sobre la primera apunta: “Hay que plantearse que dentro de diez años, de cinco, no quedarán empleos que no tengan una componente de creatividad importante. Van a desaparecer las cajeras de supermercado, que ya están desapareciendo. Van a desaparecer los asesores fiscales… en el fondo, todo lo que tiene detrás esta gente es una hoja de Excel. Deja que el cliente hable con la hoja de Excel. Entonces, ¿de qué trabajos habrá más demanda? Profesores, peluqueros, diseñadores… gente creativa. Pero gente creativa a nivel muy cualificado y menos cualificado”.

A continuación, propone lo que es, desde su punto de vista, la principal palanca de cambio: “Necesitamos un sistema educativo que eduque para la creatividad. La buena noticia es que la creatividad se aprende, no se nace. Es un resultado de la psicología de las últimas dos décadas. Pero eso es brutal, porque tienes que empezar por cambiar a los profesores, reclicarlos, jubilarlos. Por eso digo que eso no se improvisa”.

Y eso requiere tiempo: “Si buscamos una solución en cinco años, no la hay. En un plazo de 15, de 20, 25, sí. Pero es actuando sobre el sistema educativo. No vamos a inventar una industria diferente de la que tenemos”.

Entre tanto, hay un colectivo de trabajadores que él ve excluidos: los parados de larga duración, los que llevan más de un año sin trabajar (seis meses en EE UU). “¿Ha oído a algún partido político que hable en España de esto? No”, señala con tono regeneracionista. “Los que hablan de algo hablan de la precariedad. Ese es el problema de los que están trabajando, no de los que están parados. Nadie habla de esos cuatro millones y picos de personas que tenemos descolgadas, excluidos. Como excluimos en su día a los moriscos, a los judíos. Son los moriscos del siglo XXI”.