Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi la mitad de los consumidores no entiende la factura de la luz

El 46,5% de los usuarios declara que el recibo no es comprensible, según una encuesta de la CNMC

Ilustración.
Ilustración.

La factura eléctrica se lleva la palma en cuanto a complejidad: casi la mitad de los consumidores declara no entenderla. En concreto, el 46,6% de los usuarios asegura que el recibo de la luz es poco comprensible o incomprensible, de acuerdo con la última encuesta publicada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) elaborada en el marco del Panel de Hogares CNMC. Este porcentaje se reduce al 34,8% para las facturas del gas natural y al 15% en caso de telefonía o banda ancha fija.

El dato arrojado por la CNMC no sorprende. El presidente de la Comisión, José María Marín Quemada, ya afirmaba hace un año, durante una conferencia en el Círculo de Economía, que “no hay quien entienda” el recibo de la luz. En esa ocasión manifestó que la factura de la luz "no es demasiado transparente", al incluir componentes que no tienen que ver con el sistema eléctrico. Asimismo, una encuesta elaborada en 2015 por el Instituto Sondea, especializado en investigación de mercados, reflejaba que la mitad de los usuarios de los servicios eléctricos no estaba segura de conocer los distintos conceptos que aparecen en el recibo.

Este resultado se produce a pesar de que más de la mitad de los usuarios declare leer el recibo con atención, de acuerdo con los datos de la CNMC. Pero no parece suficiente. El principal problema del jeroglífico eléctrico es que buena parte de los costes incluidos en el mismo poco tienen que ver con el consumo de energía realizado por los usuarios, que, además de los impuestos incorporados en la factura, tienen que pagar por conceptos como las primas a las energías renovables, las ayudas al carbón o las compensaciones extrapeninsulares. Además, para los clientes acogidos a la tarifa regulada, el término de consumo ha pasado a calcularse en función del precio horario de la energía en el mercado mayorista, lo que se traduce en 8.760 precios diferentes al año.

El servicio eléctrico es también el peor valorado por los españoles. Según la anterior encuesta del regulador, publicada la semana pasada, casi el 26% de los hogares afirmó estar nada o poco satisfecho con el suministro durante el último trimestre de 2015, frente al 24,6% del semestre anterior. La insatisfacción con el servicio de gas natural se situó en el 14,5% y el de banda ancha fija en el 18,4%. La casi totalidad de consumidores inconforme con el suministro eléctrico apunta al precio como principal razón de su malestar, y más de la mitad (55%) a la falta de claridad en las facturas y sobre los precios aplicados a los servicios.

Más información