Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La incertidumbre política restará hasta ocho décimas al PIB hasta 2017, según BBVA

El servicio de estudios pronostica que se mantendrá el ritmo del crecimiento económico durante el segundo trimestre con un avance del 0,8% del PIB

El jefe de Economías Desarrolladas del BBVA, Rafael Doménech, junto al economista jefe del Grupo, Jorge Sicilia y el jefe de la entidad para España, Miguel Cardoso.
El jefe de Economías Desarrolladas del BBVA, Rafael Doménech, junto al economista jefe del Grupo, Jorge Sicilia y el jefe de la entidad para España, Miguel Cardoso. EFE

La ausencia de un Gobierno estable en España que pueda adoptar medidas políticas y acometer reformas estructurales está teniendo un efecto sobre el crecimiento económico, según concluye BBVA Research, el centro de estudios de la entidad financiera, en el último informe sobre la coyuntura económica de España presentado este miércoles. Rafael Domenech, jefe de Economías Desarrolladas de la institución calcula que la incertidumbre política podría restar hasta ocho décimas el crecimiento del PIB en el periodo 2016-2017.

"La incertidumbre sobre el futuro de la política económica se mantiene en niveles elevados, aunque hasta el momento, los costes parecen limitados. A pesar de que no es evidente un deterioro de la actividad ante la falta de definición de un Gobierno en España, esto no quiere decir que el impacto en el PIB no se esté produciendo", señala el Informe España divulgado por BBVA Research que señala que sus previsiones económicas serían hasta ocho décimas del PIB superiores si no hubiera aumentado "la incertidumbre sobre la política económica que se observó entre enero y abril".

De hecho, el centro de estudios económicos calcula que la inestabilidad política supondría una merma de más de dos décimas del PIB este año y otras cinco décimas el próximo. Por el efecto del redondeo de decimales y el impacto acumulativo, explican desde el centro de análisis económico, el impacto conjunto en el periodo 2016-2017 sería de ocho décimas del PIB. "Si la incertidumbre se incrementa, o incluso si no se disipa favorablemente, podría tener un impacto relevante sobre las decisiones económicas de empresas y familias", indica el documento.

No es la primera vez que el centro de estudios de BBVA cuantifica el efecto de la inestabilidad política sobre el crecimiento. En el informe de previsiones publicado hace tres meses ya advirtió sobre el impacto que las dificultades para formar gobierno estable tenía sobre el desempeño de la actividad. Entonces, calculaba que la tasa de crecimiento del PIB en 2016 se reduciría en 0,5 puntos y en 1,3 puntos porcentuales en 2017. Aunque al incorporar a sus previsiones el impacto de la inestabilidad política recortó en dos décimas el PIB previsto para este año y en tres décimas el de 2016.

Menos crecimiento en 2017 por las dudas

Comparando ambas previsiones se podría concluir que la falta de un acuerdo para formar Gobierno que provocaron la convocatoria de nuevas elecciones para el 26J restará dos décimas al crecimiento del PIB del próximo año.

Respecto a las evolución de la economía española, el informe pronostica que la actividad podría mantener el ritmo de crecimiento durante el segundo trimestre del año con un crecimiento del PIB de 0,8%. De confirmarse este pronóstico, la institución revisaría al alza la proyección de crecimiento para el conjunto del año que ahora ha fijado en el 2,7% este año y el próximo.

Las proyecciones del centro de estudios del banco dibujan un horizonte en el que la economía española avanza a un ritmo del 2,7% este año y el próximo, algo mejor de lo esbozado por el Gobierno en el plan de estabilidad 2016-2019, en el que pronostica que el PIB crezca con una cadencia del 2,4% el próximo año. Desde el centro de estudios del banco admiten que los vientos de cola que habían empujado a la economía española durante los últimos trimestres están perdiendo fuerza.

Jorge Sicilia, economista jefe del grupo BBVA, explica en el último Informe Situación España que “comienza a observarse un repunte de los precios del petróleo que tiene que ver más con un ajuste de la oferta que con un tirón de la demanda mundial”. También advierte de que el efecto de la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo se está agotando.

Además, precisa que la política fiscal expansiva del Gobierno el año pasado, por una cantidad equivalente al 1% del PIB, no volverá a repetirse en 2016. Se refiere a las rebajas de impuestos, devolución de la paga extra a los funcionarios y otros aumentos de gasto en pleno año electoral. Estas medidas provocaron la desviación del déficit público, algo que tendrá que ser compensado de alguna manera en el futuro, explica el informe para justificar la ralentización del próximo año.

Aún así, el pronóstico es que España crecerá, al menos, un 2,7% este año y otro tanto el próximo, lo que permitirá crear, según los cálculos del banco, alrededor de un millón de puestos de trabajo en el conjunto del periodo y reducir la tasa de paro hasta el entorno del 17,5%.