Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El macroincendio en Canadá dispara la volatilidad del petróleo

El barril de crudo vuelve a caer, tras el repunte de los últimos días, después que las llamas se alejen de los yacimientos

Humo provocado por el incendio en Alberta (Canadá), el 7 de mayo de 2016.

El precio del crudo ha sufrido una fuerte volatilidad por el incendio que afecta a Canadá desde el 2 de mayo. Durante la mañana de este lunes el crudo brent se encarecía más de un 2%, hasta los 46 dólares, por el miedo a que las llamas perjudicaran los yacimientos de la provincia de Alberta. Sin embargo, conforme avanzaba el día, y las llamas se alejaban de la zona de producción, el precio del crudo empezó a bajar, hasta perder más del 2%. El precio del barril de crudo de West Texas, de referencia para Estados Unidos, registró también un repunte hasta los 45 dólares, frente a los 44,66 del pasado viernes, pero interrumpió su alza y a media tarde, el precio de petróleo de referencia en EE UU estaba en 43,50 dólares, un 1,7% menos.

El gigantesco incendio que se inició durante la madrugada del 2 de mayo en la provincia de Alberta (Canadá), uno de los principales productores de crudo del mundo, obligó a interrumpir la extracción del petróleo. El fuego forzó la evacuación de varias plantas de extracción de petróleo, como las de la empresa Surmont Energy, que genera diariamente 33.000 barriles de crudo.

Las autoridades canadienses agregaron el domingo que otra planta, la de la compañía china CNOOC que opera en la región había sufrido daños menores. Según estimaciones de la agencia Reuters, la zona es capaz de producir hasta un millón de barril de crudo por día, y estas interrupciones afectaron a los precios globales de la materia prima, con repuntes causados por la contracción de la oferta.

El incendió comenzó cerca de la ciudad de Fort McMurray, en el noreste de Alberta, donde se hallan los yacimientos de arenas bituminosas de las que se extrae un bitumen similar al petróleo, que es convertido en petróleo crudo sintético o refinado. El fuego se propagó tan velozmente que los 88.000 habitantes de la localidad apenas tuvieron tiempo de huir. Ahora, sin embargo, la línea de fuego avanza en dirección noreste, lejos de Fort McMurray y en dirección a la provincia de Saskatchewan, lo que ha causado un rápido descenso del precio del barril.

Helicópteros y excavadoras trabajan para evitar que las llamas lleguen hasta las instalaciones de compañías como la Suncor Energy, que, sin embargo, informó de que su esperanza es que sus empleados puedan volver "lo más pronto posible" a su trabajo.

El Gobierno de Alberta estimó el domingo que el fuego había quemado 161.000 hectáreas, pero manifestaron su optimismo por las condiciones meteorológicas, y sobre todo por las rachas de viento que están empujando las llamas hacia la zona de sureste, es decir, lejos de los yacimientos de petróleo de la zona. El siniestro va camino a convertirse en el desastre natural más costoso en la historia de Canadá, con pérdidas que pueden superar los 9.000 millones de dólares canadienses (más de 6.100 millones de euros).

Más información