Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santander AM apuesta por la Bolsa

Los expertos en renta variable de la gestora creen en el potencial de las acciones europeas

De izquierda a derecha, J. R. Contreras, Lola Solana y J. A. Montero
De izquierda a derecha, J. R. Contreras, Lola Solana y J. A. Montero

Santander Asset Management ocupa el segundo puesto por patrimonio gestionado en el mercado de fondos de inversión en España tras Caixabank con un volumen de 35.657 millones de euros. La entidad, cuyos propietarios desde 2013 son el propio Banco Santander y los grupos de capital riesgo Warburg Pincus y General Atlántic, quema las últimas etapas en su proceso de fusión con Pioneer Investments para crear un gigante mundial de la gestión de activos. El arranque de año tan volátil y las múltiples incertidumbres que rodean al mercado no conforman el entorno más propicio para la comercialización de los fondos de renta variable. Sin embargo, los gestores de Santander AM especializados en Bolsa creen que, con una visión a medio y largo plazo, es un momento ideal para invertir en acciones. El departamento de renta variable de la entidad gestiona cerca de 5.000 millones y cuenta con algunos de los mayores fondos comercializados en España. Estos son los principales responsables del área:

José Antonio Montero de Espinosa. Es el director del departamento de renta variable de Santander AM y además gestiona los fondos Santander Acciones Españolas y Santander Acciones Euro. En total, unos 1.500 millones de euros pasan por sus manos. “Nuestro estilo de inversión es totalmente activo. El equipo está formado por profesionales con muchos años de experiencia y además tenemos la suerte de contar con un equipo de análisis propio. En un mundo donde hay muchos intereses de distinto signo es importante tener capacidad propia de analizar la información”, subraya.

Montero de Espinosa atribuye la elevada volatilidad de la Bolsa a las incertidumbres geopolíticas, el débil crecimiento de los países emergentes y la caída en el precio de las materias primas. Sin embargo, asegura que la visión de su departamento “es razonablemente positiva” debido a los bajos tipos de interés, una situación que en su opinión se va a prolongar en el tiempo y favorece a los activos de riesgo, y a que aunque el crecimiento económico es menor que la media histórica, “no estamos en un entorno de recesión”.

Este gestor también destaca como un punto a favor de la Bolsa “el importante proceso de reducción de deuda” que han realizado las compañías en los últimos años, a lo que habría que añadir las “excelentes condiciones de financiación” que disfrutan debido a las políticas aplicadas por el Banco Central Europeo (BCE). “Todo esto supone que cuando miramos las cuentas de resultados, el crecimiento de los beneficios empresariales es posible”. Además, destaca que por valoración las acciones ahora mismo no tienen rival: “El 40% de las emisiones de deuda pública en Europa están en tipos negativos, mientras que la rentabilidad por dividendo de la Bolsa oscilan entre el 3,5% y el 4%”.

El departamento de fondos de Bolsa administra cerca de 5.000 millones de euros

En su opinión, las previsiones de beneficios empresariales en Europa ya reflejan un entorno bastante negativo, por lo que el margen de mejora es apreciable. “Todos estos factores nos hacen ser optimistas con la renta variable. Reconocemos que hay incertidumbres y que la volatilidad va a continuar, pero los niveles actuales son claramente de entrada en Bolsa”. Montero de Espinosa no cree que la situación política en España sea un factor determinante para el devenir de la Bolsa. “Las compañías van por otro lado. Es muy difícil que un cambio de gobierno afecte a la capacidad de las empresas para ganar dinero. Solo habría sobresaltos si se produjera un resultado inesperado, pero en el caso de España ya se sabe cuál es el balance de fuerzas. Lo que sí es negativo es que la incertidumbre política se alargue porque impide a los inversores tomar decisiones”.

Más preocupado se muestra este gestor por algunos movimientos que podrían llegar a paralizar el proceso de globalización de la economía. En concreto, advierte acerca de las consecuencias del Brexit. “La posibilidad de que Reino Unido salga de la Unión Europea es un paso atrás y representa una amenaza para el proyecto europeo”, advierte.

José Ramón Contreras. Este profesional gestiona el fondo Santander Dividendo Europa que, con un patrimonio de 1.000 millones, está entre los tres mayores fondos comercializados en España. “El fondo no tiene una estrategia pura de dividendo sino que se basa en tres pilares básicos para conformar la cartera”, explica. El primero de estos pilares es su filosofía conservadora. “Se trata de lograr una rentabilidad parecida a la del mercado europeo, pero con menor volatilidad”. El segundo factor en la filosofía del fondo es la selección de valores. “No nos fijamos en los dividendos más altos del mercado, sino en la capacidad de las compañías para pagar esos cupones de forma recurrente. Es decir, buscamos empresas de calidad con capacidad de generar caja y un apalancamiento financiero bajo o moderado”.

Los productos se basan en la selección de valores más que en replicar índices

Contreras asegura que el entorno de mercado es propicio para fondos como los que él gestiona. “Se está produciendo una asimetría en los rendimientos que juega a favor de la renta variable. Hay varios casos de empresas que a sus accionistas les están dando un 4% por su dividendo, mientras que la retribución a sus bonistas es cero o próxima a cero”, argumenta.

El fondo que gestiona Contreras no tiene una composición sectorial que se diseñe a priori, aunque según el momento de mercado hay negocios que tienen más representación que otros. “Ahora mismo tenemos en cartera compañías vinculadas al sector de la edición profesional como Reed Elsevier o Wolters Kluwers. También nos gustan empresas que dan servicio a la industria como grupos de cátering, servicios de información financiera o de selección de personal. Dentro del sector financiero, preferimos las compañías de seguros”, explica.

Lola Solana. Lleva 25 años en la gestora del Santander, siempre en el área de renta variable, y en la última década se ha especializado en medianas y pequeñas compañías cotizadas. Gestiona el fondo Santander Small Caps España y su réplica europea, además del fondo Opportunities. “La filosofía de inversión es puro stock picking o selección de valores. Buscamos empresas con tres rasgos principales: poca deuda, generación de caja y posibilidad de mejora operativa”, explica. Ninguna empresa tienen más de un 6% en el peso total de la cartera, sus fondos siempre están invertidos (no hay remanentes de liquidez) y no usa derivados. “Elijo los valores por convicciones, no por seguir al índice de referencia”.

Un departamento de análisis propio suministra información a los gestores

Solana cree que en un mundo de bajo crecimiento económico como el actual, son precisamente las pequeñas y medianas compañías las que pueden ofrecer un rendimiento extra. Prefiere las compañías europeas a las acciones británicas o americanas, “y dentro de las Bolsas europeas prefiero los mercados de la periferia como España, Portugal e Italia”. Esta gestora destaca que los pequeños valores cotizan actualmente por debajo de su valoración histórica y tienen guardado un catalizador para sus cotizaciones: los movimientos de fusiones y adquisiciones. “Además, en un momento de riesgos globales, estos valores suelen tener mayor exposición a la demanda interna. Otro de su atractivo que permiten una gran diversificación al ser un universo de compañías mucho mayor. Por último, son valores menos seguidos por los analistas, lo que permite encontrar oportunidades atractivas”.