Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair regalará un viaje de ida y vuelta por cada 12 vuelos

La aerolínea irlandesa promete bajar las tarifas, simplifica la facturación de equipaje y crea una tercera clase

O'Leary besa el trofeo Grand National, cuya última edición ha ganado un caballo de su propiedad.
O'Leary besa el trofeo Grand National, cuya última edición ha ganado un caballo de su propiedad. REUTERS

Ryanair vuelve a la carga para dominar los cielos low cost. La aerolínea irlandesa ha prometido una reducción general de tarifas trasladando la bajada del precio del combustible que le ha supuesto un ahorro anual de 430 millones de euros. Además, lanzará una nueva batería de medidas para mejorar su percepción por el cliente entre las que se incluyen regalar un billete de ida y vuelta por cada 12 vuelos reservados, simplificar y reducir las tarifas por equipaje y permitir mayores facilidades por la aplicación web y en el móvil como el auto check-in automático que incluye la tarjeta de embarque.

Así lo ha anunciado este martes el consejero delegado de la compañía, Michael O'Leary, en la presentación del plan que tuvo lugar en Swords, la sede central de Ryanair, cercana al aeropuerto de Dublín. “Pusimos en marcha este programa hace dos años y está funcionando. Tratamos mejor a los pasajeros porque necesitamos más, para poder seguir ofreciendo las mejores tarifas del mercado y hacer crecer la rentabilidad de la compañía”, dijo un eufórico O’Leary.

Estas propuestas forman parte de las iniciativas para el tercer año de su plan de mejora de atención al cliente Always getting better (Siempre mejorando) con el que Ryanair pretende dar una imagen más amigable de la compañía, y atraer a pasajeros que se mostraban reacios a tomar sus vuelos por las estrictas normas y penalizaciones y el trato rudo de sus empleados tanto en tierra como en vuelo. La batería de propuestas se irá implantando gradualmente desde mayo hasta noviembre de este año.

Regalo de vuelos

Nuevos uniformes de la tripulación de Ryanair.
Nuevos uniformes de la tripulación de Ryanair.

La medida para esta tercera fase que más agradecerán los clientes es la de que la compañía entra en la política de fidelización pero no a través de los puntos sino de una manera más directa, al menos aparentemente: regalando vuelos. A partir de octubre, todos los clientes que realicen 12 vuelos tendrán derecho a uno gratis de ida y vuelta. Para ello, previamente se tendrán que dar de alta en My Ryanair Club, de nueva creación. Lo que no explica la empresa es si se podrán elegir los vuelos y los horarios (o la empresa regalará solo las plazas que quiera y en la temporada baja) y si se podrán combinar para viajar con otros pasajeros.

La otra propuesta que más impacto tendrá será la simplificación de las tarifas por equipaje, que pasan de 108 a solo seis. Para empezar, a partir de junio, costará lo mismo facturar online la maleta que hacerlo en el mostrador del aeropuerto. Y se unifican todos los cargos por peso, independientemente del tipo de bulto (ahora se factura distinto según se trate de instrumentos musicales, carritos de bebé, efectos deportivos, etcétera). Habrá solo dos pesos -de 15 y de 20 kilogramos- aunque las tarifas aún no se han desvelado, pero supondrán un descuento sobre las actuales.

A partir de julio, se crea una nueva tarifa, la leisure plus, entre medias de la estándar y la business plus. A partir de 43,99 euros, esta tarifa da derecho a reserva de asiento, prioridad de embarque y facturación de una maleta de hasta 20 kilogramos. La principal diferencia con la business es que esta última tiene derecho también a la preferencia en los servicios de seguridad (fast-track) y el cambio de billete. También a partir de julio, para esta clase se eleva hasta dos días la posibilidad de cambio de billete sin recargo.

Aplicación móvil

Michael O'Leary, durante la presentación de Always getting better, en Swords (Irlanda)
Michael O'Leary, durante la presentación de Always getting better, en Swords (Irlanda)

Ryanair también mejora su aplicación móvil y su web, con la introducción en octubre del auto check-in automático, que permite hacer la reserva y conseguir en el mismo momento la tarjeta de embarque descargada en el móvil, sin necesidad de tener que esperar a 24 horas antes. También se añaden nuevos servicios a la aplicación móvil como cambiar la clase de asiento, la compra del servicio fast track y la posibilidad de reservar un servicio de parking o de transfer desde el aeropuerto.

Para comprobar que todas estas medidas son efectivas, se crea una nueva función -Rate my flight- en la aplicación móvil, que servirá para valorar a la tripulación, la comida y el vuelo, con comentarios en tiempo real de los clientes, una especie de Tripadvisor de los vuelos.

La aerolínea irlandesa también flexibiliza su política de comercial con el servicio My Ryanair Top Up, que a partir de octubre permitirá recargar las cuentas de amigos y familiares y regalar recargas, y se mejoras en el servicio digital de vales de regalo – tanto para regalos personales como corporativos.

La web se renovará incorporando guías de destino disponibles en la web, la aplicación y correos electrónicos, descuentos en restaurantes y eventos y una página web exclusiva para reservas de grupos que permite realizar y gestionar sus propias reservas, así como una agencia de viajes para grupos escolares ( Ryanair Schools Travel).

Salud financiera

 Ni la ola de atentados internacionales, ni el derribo del avión ruso en Egipto ni las huelgas de controladores han afectado a la salud financiera de la aerolínea de bajo coste más popular de Europa. Sus últimas cuentas del tercer trimestre fiscal así los atestiguan. Más que duplicó su beneficio respecto al mismo periodo del año anterior. Y las perspectivas son inmejorables.

“La gente vuela más que nunca en aerolíneas de bajo coste. Y la caída de los precios del petróleo han aumentado aún más esa tendencia. Este año vamos a aumentar la ocupación en 10 puntos hasta el 90%, transportando 106 millones de viajeros y nuestros beneficios estarán en los 1.200 millones de euros”, dijo O'Leary, en la presentación de la tercera fase de su plan de mejora.

 La aerolínea cuenta con una flota de 330 Boeing 737 y tiene en marcha un pedido de 350 Boeing 737 adicionales, que le permitirán aumentar el tráfico de pasajeros a 180 millones anuales en 2024. En los nuevos aviones, que recibe a razón de uno cada semana, incorpora unos nuevos interiores, con más espacio para el pasajero, mejor iluminación y más sitio para el equipaje. La tripulación de vuelo también ha renovado su uniforme

O'Leary: "Es mejor estar en la UE pese a algunos estúpidos gobernantes"

Michael O’Leary domina los medios de comunicación como nadie. Pero desde que se codea con las grandes aerolíneas y las tarta de igual a igual, se ha vuelto más comedido. Su caballo Rule The World acaba de ganar el Grand National, la carrera hípica más prestigiosa del mundo, y el sitio de encuentro de la nobleza financiera y de título la clase alta británica, “Soy capaz de dedicar más tiempo a los caballos que incluso a Ryanair”, bromeó O’Leary con los periodistas, mientras posaba con el trofeo.

Ya no pide cobrar por ir al servicio del avión ni amenaza con demandas a las viejas aerolíneas de bandera. Pero aún conserva un verbo agresivo y directo inédito en el mundo de los negocios. Este martes cargó contra los “estúpidos reguladores de Bruselas” y los “aún más estúpidos” gobernantes franceses, que permiten las huelgas salvajes de controladores que cuestan millones de euros a las compañías aéreas sin culpa alguna. Su iniciativa de cielos abiertos va camino de conseguir un millón de firmas. Quiere que se prohíba a los controladores hacer huelgas como ocurre con los policías y los militares. O, al menos, que cuando hagan un paro, solo afecte a los vuelos domésticos pero no a los internacionales.

Pero pese a sus aceradas críticas, el consejero delegado de Ryanair rechaza el brixit y advierte a los británicos que, pese a todos sus defectos, es mejor estar en un mercado único europeo que ir por libre, y que la separación tendría consecuencias desastrosas para la inversión y el empleo en Reino Unido.

Y presume de ser la primera aerolínea en España, con un precio medio por pasaje de 47 euros, un 227% más barato que la media de la competencia de las compañías low cost.