Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unicaja plantea 1.120 despidos en Banco Ceiss, un tercio de la plantilla

Los sindicatos esperan a conocer los detalles, pero no descartan oponerse a la medida

Varios efectivos de la policía ante una manifestación por León para rechazar los despidos que planea el Banco Ceiss.
Varios efectivos de la policía ante una manifestación por León para rechazar los despidos que planea el Banco Ceiss. EFE

Banco CEISS, fruto de la fusión de Caja Duero y Caja España, se ha reunido este martes con la representación legal de los trabajadores para iniciar un proceso de negociación previo a la reestructuración de la plantilla, que afectará a un máximo de 1.120 puestos de trabajo. Esta cifra supone un tercio de la plantilla de la entidad.

En esta primera reunión, la dirección del banco ha presentado los detalles de las razones de su reestructuración: garantizar la competitividad a largo plazo y mantener el liderazgo en sus territorios de referencia. Esta medida, han dicho, es consecuencia tanto de los requerimientos de la Comisión Europea, que le obliga a reducir negocios fuera de la comunidad de origen, como del contexto económico en que se encuentra el sector financiero, que hacen necesarias medidas adicionales de eficiencia.

Sin embargo, fuentes sindicales consultadas, creen que Banco CEISS se encuentra en una situación muy deteriorara por los tres años de casi abandono que ha sufrido por parte de Unicaja, que la ha dejado languidecer "y ahora quiere aprovechar su situación para hacer un recorte masivo de la plantilla. Tendremos que conocer los detalles de cómo quiere plantear los despidos, pero no descartamos oponernos a una medida tan drástica como acabar con un tercio de la plantilla", explican en los sindicatos mayoritarios.

Esta noticia llega después del anuncio del Santander de recortar más de 1.000 empleados y unas 450 oficinas. También el consejero delegado del BBVA, Carlos Torres, ha declarado que, a largo plazo, al banco le podrían sobrar 2.800 de las 3.800 oficinas que tiene en la actualidad. El sector vive una caída de ingresos y un aumento de gastos por el proceso de digitalización que está reduciendo la rentabilidad de las oficinas, donde cada vez acuden menos clientes.

Banco CEISS cerró 2015 con unas pérdidas de 10,7 millones, una cifra menor de los 108 millones de números rojos que tuvo en 2014. En 2012 presentó pérdidas de 2.500 millones tras realizar fuertes provisiones. CEISS ha recibido 1.129 millones de dinero público: 525 millones los aportó el fondo de rescate (FROB), que se han dado por perdidos y el resto fue una inyección de bonos contingentes convertibles (Cocos). Además, Unicaja recibió garantías de 402 millones para quedarse con CEISS. 

Recortes en los servicios centrales y la red

Por otra parte, la reciente integración informática y operativa entre las antiguas Caja España y Caja Duero, y la apuesta por un modelo de negocio con mayor presencia de canales digitales posibilitan también este proceso de reducción de costes, informa Europa Press.

El nuevo modelo de negocio integrado requiere un redimensionamiento de plantilla, que afectará tanto a los servicios centrales como a la red. Banco CEISS tiene previsto completar los requerimientos impuestos por la Comisión Europea dentro de su plan de reestructuración para 2016, que incluían, entre otros, los siguientes aspectos: focalización de la red de oficinas en sus territorios de origen (Castilla y León, Madrid y Cáceres), venta ordenada de participaciones empresariales y reducción de plantilla.

Este proceso permitirá a Banco CEISS afianzar sus niveles de solvencia, aprovechando las sinergias surgidas de la integración en el Grupo Unicaja. Igualmente, esta medida le permitirá incrementar su eficiencia y alcanzar la senda de la rentabilidad sostenible, necesaria para garantizar el futuro de su presencia en Castilla y León, y continuar ofreciendo un servicio de cercanía a sus clientes.

Banco CEISS sostiene que inicia este proceso desde el más absoluto respeto a sus profesionales y con la mayor voluntad de diálogo con los representantes de los trabajadores, con el fin de alcanzar la solución más adecuada para todas las partes.