Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

¿Excesiva concentración bancaria?

El aumento de la concentración en algunas provincias es preocupante y podrían afectar a la competencia

La reestructuración del sector bancario español ha supuesto una intensa reducción en el número de competidores y un aumento de la concentración del mercado, situándose en la actualidad por encima de la media europea. Este aumento de la concentración en España no implica necesariamente una reducción de la competencia, sobre todo teniendo en cuenta el avance hacia la unión bancaria.

No obstante, el ámbito geográfico relevante para juzgar la competencia no es siempre el nacional, y el internacional solo lo es para unos pocos grandes bancos. En el caso español, son muchas las entidades cuyo ámbito de negocio no abarca toda la geografía española. Además, la reestructuración ha sido desigual entre regiones, dependiendo de las fusiones llevadas a cabo, por lo que la variación y el nivel actual de la concentración de los mercados provinciales también son muy desiguales.

Funcas acaba de publicar en Cuadernos de Información Económica un estudio que construye índices de concentración por provincias utilizando la única variable sobre la que se dispone de información por entidades: la red de oficinas. El estudio muestra que el nivel de concentración en España enmascara importantes diferencias regionales. Así, si tomamos como referencia la cuota de mercado de las cinco mayores entidades en cada provincia, en 2014 este indicador varía de un mínimo del 66% a un máximo del 90%, habiendo aumentado en todas ellas desde 2008.

Más interés tiene el análisis del indicador de concentración denominado HHI (índice de Herfindahl), ya que se utiliza en EE. UU. como referencia a la hora de realizar un análisis de una fusión. En este país, la institución que vigila la competencia utiliza la “regla” de los 1.800/200 según la cual si el índice HHI supera los 1.800 puntos tras la fusión y el aumento es superior a los 200 puntos, la fusión exige un examen más profundo, dado sus potenciales efectos sobre la competencia.

Según este indicador, existen importantes diferencias entre provincias, con un rango en 2014 que varía de un máximo de 3.421 a uno mínimo de 1.122. De 2008 a 2014 este indicador ha aumentado, con una sola excepción, en todas las provincias, llegando a más que duplicarse en alguna de ellas. Si aplicamos la regla 1.800/200 al caso español, en 2014 el HHI supera los 1.800 puntos (elevada concentración según el BCE) en casi la mitad de las provincias, lo que contrasta con las solo 5 que en 2008 superaban ese umbral.

En 20 provincias se superan los dos umbrales de la regla. Las fusiones hechas, si bien eran necesarias para corregir los desequilibrios, han dibujado un panorama en el que el aumento de la concentración de los mercados en algunas provincias sobrepasa umbrales que en otros países se consideran preocupantes y que podrían afectar a la competencia.

Joaquín Maudos. Catedrático de Economía de la Universidad de Valencia, es Director Adjunto del Ivie y colaborador de CUNEF