El Banco de España activa un fondo para controlar el crédito

El supervisor controlará el crecimiento de los préstamos y del ladrillo para evitar nuevas burbujas

Luis María Linde, durante una comisión en el Congreso.
Luis María Linde, durante una comisión en el Congreso.SAmuel Sánchez

Los supervisores quieren evitar nuevas burbujas de crédito, por lo que han comenzado a aplicar un fondo que exigirá más capital a la banca cuando suban demasiado los préstamos en relación con el PIB. Esta ratio, común en toda la Zona euro, la determinará el supervisor de cada país una vez al trimestre. Para los tres primeros meses de 2016 no se exigirá más capital, porque el nivel de crédito está en los más bajos de la serie histórica, según el Banco de España. También medirá la subida de precios inmobiliarios y el endeudamiento privado.

Desde que comenzó la crisis hasta el final de 2010 el Banco de España hizo gala de las provisiones extraordinarias que tenía solo la banca española y que eran un escudo frente a la crisis financiera. En julio de 2010, al concluir la primera prueba de solvencia (que no detectó el agujero de Bankia), el supervisor recordó que el sector todavía tenía una hucha de 20.000 millones. Este fondo llegó a los 35.000 millones en el momento de mayor expansión de la burbuja, algo que sirvió de poco cuando se admitió la verdadera morosidad inmobiliaria.

Ahora Europa ha retomado esta idea española, como admite con orgullo el organismo dirigido por Luis Linde. Sin embargo, la caída del volumen de crédito (situado en el 2,1% para las familias españolas hasta noviembre), hace que la puesta en marcha de este fondo no exija más capital. Fuentes del supervisor apuntan que “se tardará tiempo en activar el colchón de capital que previene riesgos por el excesivo crédito por el nivel actual”.

Más información
El Santander y BBVA cumplen los requisitos de capital del BCE para 2016

Este colchón anticíclico se fija en un máximo del 2,5% de capital adicional, aunque el Banco de España lo ha dejado en el 0% hasta marzo ante la escasa actividad crediticia. Según el cuadro que regula este colchón, la brecha entre el crédito y el PIB está en un 58% negativo, una cifra igual al mínimo desde 1970. Para activarlo, el ratio debe llegar al 2% positivo.

También se tiene en cuenta el flujo de crédito nuevo, que también está en negativo, la evolución de precios del sector inmobiliario, el endeudamiento del sector privado no financiero y los desequilibrios externos (balanza por cuenta corriente dividido por el PIB). Además, el Banco de España ha aprobado otros colchones de capital: el Santander y el BBVA, como entidades de importancia sistémica mundial en 2016, tendrán que poner un colchón del 0,25% de capital.

CaixaBank y Bankia, entidades de importancia sistémica nacional, pondrán un 0,0625%. Popular y Sabadell, también son sistémicas nacionales, pero su menor exposición al riesgo hace que no se les exija más capital. Otro colchón es el de “conservación” que las entidades tienen que cumplir de forma general, que se sitúa en el 2,5% para 2019. Si los bancos no cumplen estas provisiones, se limita el reparto de dividendos, el bonus a empleados y los intereses de los mejores instrumentos de capital.  

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS