Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta y el Gobierno exigen a los bancos una solución para Abengoa

Díaz y Báñez apelan a las entidades a salvar a la multinacional y sus 28.668 empleos

Un vecino de Sanlúcar (Sevilla) pasa frente a la planta solar de Abengoa Ampliar foto
Un vecino de Sanlúcar (Sevilla) pasa frente a la planta solar de Abengoa.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, ha exigido este jueves a los bancos una solución para Abengoa, la multinacional con sede en Andalucía que emplea a 28.668 trabajadores de los que 6.871 están en España. “No pueden fallar”, ha afirmado Díaz, quien ha exigido a las entidades financieras que respondan al esfuerzo social realizado para salvarlas. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha garantizado la colaboración del Gobierno y ha pedido diálogo “hasta la extenuación” a todos los implicados, incluidos los bancos. Los mercados no respondieron y Abengoa, que ha formalizado el concurso de acreedores en el juzgado, salió del IBEX al volverse a hundir en Bolsa.

Abengoa ha ganado tiempo al formalizar el concurso de acreedores. Desde este jueves cuenta con cuatro meses para negociar con sus acreedores (los extranjeros Federal Financing Bank, HSBC y Credit Agricole y los españoles Santander, Bankia, CaixaBank y Sabadell, principalmente). Todos los partidos políticos y los Gobiernos autonómico y nacional han hecho llamamientos al diálogo para salvar la empresa tras la marcha atrás de Gestamp en su plan para hacerse con la multinacional.

Susana Díaz ha exigido la implicación de los bancos. “Aquí es donde tienen que demostrar su compromiso. Igual que España se implica con el sistema financiero en los momentos de dificultad, ahora les toca a ellas ponerse también al frente y no dejar caer una empresa puntera”, ha argumentado.

Están en juego más de 28.000 puestos de trabajo en el mundo, de los que 6.871 se encuentran en España. Díaz ha pedido la implicación del Gobierno central: “Espero que nos impliquemos en primera persona para no permitir que sufra el empleo en Abengoa y que sufra una empresa que tiene tecnología, productos y capital formado de primer nivel, que son reconocidos fuera de España”. La respuesta llegó de la mano de la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, quien ha garantizado la colaboración del Ejecutivo para buscar una solución “de futuro”. Báñez también ha hecho un llamamiento “a todas las Administraciones y a todos los implicados” para que “negocien y dialoguen hasta la extenuación”.

Esta situación de desconcierto se ha palpado entre los trabajadores de la planta solar que la multinacional puso en marcha en Sanlúcar la Mayor (Sevilla) en 2007. “Ha sido una jornada normal, hemos trabajado como cualquier otro día. Sí es verdad que hay un poco de incertidumbre entre los compañeros”, asegura uno de sus trabajadores, quien prefiere no dar su nombre. Al igual que el resto. “No está la cosa para señalarse, para hablar con los medios ya está el gabinete de comunicación”, se escuda otro. A pesar de las dudas sobre la situación que atraviesa la empresa, la mayoría de los empleados se muestra optimista. “Confiamos en que se alcance una solución y que no dejen caer esto. Somos muchas las familias con hijos e hipoteca que sobrevivimos gracias a este empleo”, afirma un operador.

El concurso entra en la precampaña

El concurso de acreedores de Abengoa se metió en la precampaña electoral. El candidato del PSOE, Pedro Sánchez, pidió al Gobierno que, a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), de avales públicos y de financiación europea, asegure una “salida, seguridad y estabilidad” a la empresa y a sus trabajadores.

El candidato de IU-Unidad Popular, Alberto Garzón, propuso “explorar la vía de la nacionalización” y obligar a la banca privada a "salir en ayuda de esta empresa”. A estos llamamientos a la colaboración se sumaron los candidatos de Ciudadanos y Podemos.

Pese a mostrarse reacios a hablar con los medios, algunos trabajadores sí han criticado la falta de información por parte de Abengoa. “Lo que pedimos a la empresa es que nos informe, lo único que sabemos es lo que aparece en la prensa. Es normal que estemos preocupados, es nuestro futuro y el de nuestros hijos”, afirma otro de los empleados. En esta planta trabajan 150 de los casi 4.000 empleados que tiene Abengoa en la provincia de Sevilla, la mayoría en la sede ubicada en la capital andaluza (unos 2.000 empleos). “Hay que llegar a un acuerdo para la viabilidad de la compañía. Abengoa es una empresa referencia en Sevilla y con muchos puestos de trabajo en juego”, ha asegurado el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, quien no ha hecho más valoraciones sobre el impacto que podría tener sobre la economía local la hipotética caída de la empresa. “Es momento de buscar soluciones”, ha apuntado.

En Sanlúcar la Mayor, no es difícil encontrar a algún vecino que tenga o haya tenido a un familiar, amigo o conocido trabajando para la planta solar. “Estamos bastante preocupados. De Abengoa no solo viven estas 150 familias también muchos de nuestros locales y de empresas auxiliares, también de la comarca”, ha asegurado el alcalde de esta localidad, Raúl Castilla. El municipio, situado a 18 kilómetros de la capital, tiene una tasa de paro que ronda el 35% y su economía está basada en el sector servicios.

Castilla ha defendido el “importante impacto” que la multinacional ha tenido y tiene en la localidad. “Solo por el impuesto de bienes inmuebles de características especiales Abengoa paga anualmente casi 500.000 euros”, ha puesto como ejemplo. Asimismo, ha mostrado su preocupación por cómo podría afectar la caída de la multinacional al parque tecnológico sobre energías renovables puesto en marcha desde 2012. “Hay un centenar de investigadores trabajando. Esto enfriaría la llegada de nuevas empresas del sector verde”, asegura.

Más información