Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comercio en EE UU afronta el ‘black friday’ bajo presión

Las rebajas se adelantaron una semana para alargar la temporada de compras navideñas y poder cerrar el ejercicio con beneficio

Black Friday 2015
Walmart prepara la mercancía para el Viernes Negro Bloomberg

Las gangas nunca cambiarán el black friday. Pero sí el frenesí por ser el primero en entrar a la tienda y llevarse la televisión a precio de saldo. Solo bastaba con fijarse en la cola que se formaba en la víspera del día de Acción de Gracias en el local de Best Buy a las afueras de Tampa. Solo había dos tiendas de campaña montadas en la puerta cuando hace unos años formaban una fila. El frío no es una excusa en Florida.

Las rebajas, cada vez más pronto, se extienden desde hace una semana por los portales electrónicos. El black friday, de hecho, dejó de ser cosa de un día. Como comenta Jason Tutt, que lleva 13 años acampando frente a la tienda, las ofertas están por todos lados. Así que, dice, mejor desmontar el tenderete, pasar un día tan señalado con la familia y buscar algo online mientras se ve el partido.

El black friday es el día que marca oficialmente el inicio de la temporada de compras navideñas. Es el periodo más importante para el comercio minorista porque es cuando realmente empiezan a ganar dinero para el conjunto del ejercicio y las cuentas les salen del rojo. La National Retail Federation estima que los estadounidenses se gastarán 630.500 millones de dólares durante el próximo mes.

Chris Christopher, responsable de consumo en Global Insight, recuerda que el cambio comenzó tras la última recesión cuando grandes cadenas como Walmart y Target empezaron a abrir sus puertas ya en la tarde del día de Acción de Gracias buscando sacar tajada a ese entusiasmo para las promociones. El “Jueves Gris” empezó así a comerse las ventas del “Viernes Negro”.

Las estrategias que sigue el comercio son variadas. Pero pese a adelantarse las rebajas, el incremento que se espera este año en las ventas será solo del 3,5%. Es un punto porcentual inferior al del año pasado. La caída del precio de la gasolina no está se está traduciendo en más ventas para el comercio, porque el dinero se reserva para reducir deudas o para realizar compras más grandes, como la de un coche.

Las grandes cadenas, y especialmente los grandes centros comerciales, están bajo una intensa presión para hacer cuadrar las cuentas y quitarse de encima los 584.000 millones que acumulan en el inventario. Eso equivale a unos 5.000 dólares por familia, el nivel más alto desde la crisis financiera. Este volumen podría provocar que las ofertas sean aún mejores conforme se acerca el 25 de diciembre.

Se calcula que la mitad de las compras navideñas se realizaron ya antes del día por excelencia del consumismo, a las que seguirá el cyber monday. Del total de las ventas prevista para esta temporada, unos 95.000 millones se moverán por vía del comercio electrónico. Crecerán casi un 12%. Internet representa en la actualidad cerca del 15% de las compras navideñas. Pero el margen de beneficio es más bajo.

El nerviosismo que re vive en el comercio se refleja en la cotización de las grandes cadenas comercial. Macy´s, la mayor cadena por departamento de EE UU, se deja un 40% de su valor y hace unos días admitió que las compras no van tan bien como se esperaban. Walmart, Gap y Urban Outfitters perdieron un tercio de su capitalización mientras que Best Buy arrastra una caída del 20%.

Más información