Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Día de los Solteros es global

El mayor evento planetario del comercio electrónico en China se internacionaliza

Un grupo de vendedores en Taobao acude a una clase impartida por la Taobao University de Alibaba para prepararse de cara al Día de los Solteros.
Un grupo de vendedores en Taobao acude a una clase impartida por la Taobao University de Alibaba para prepararse de cara al Día de los Solteros.

En la lista que Ma Ling lleva confeccionando desde hace un par de meses hay ya 15 productos. Son los que esta joven estudiante de Shanghái quiere adquirir el próximo miércoles. Espera gastar unos 350 euros y ahorrarse en torno a 150 sobre el precio habitual. “Aunque al día siguiente tengo que madrugar, estaré esperando frente al ordenador a que den las 00:00 para tratar de ser la más rápida y que nadie me quite lo que quiero”, afirma. No sé podrá despistar ni un segundo, porque las 24 horas del 11 de noviembre, conocido también como Día de los Solteros o 11.11, marcan el mayor evento mundial del comercio electrónico. Decenas de millones de internautas están al acecho para hacerse con los descuentos que ofrecen las empresas.

El año pasado las diferentes plataformas del grupo Alibaba, líder indiscutible del sector, cerraron transacciones por valor de 57.112 millones de yuanes (8.160 millones de euros), una cifra a la que se ha de sumar el volumen de competidores más pequeños como JD.com o Yetang. Y se espera que ese récord vuelva a batirse el miércoles, porque, como apunta el consultor de la Universidad de Taobao en Shanghái, Zi Chuan, el objetivo es alcanzar en esta ocasión un volumen de ventas de 80.000 millones de yuanes (11.428 millones de euros).

Suculento pastel

Shen Xueqing solo aspira a una mínima porción de este suculento pastel, pero sabe que le espera un día de infarto. Tiene una pequeña tienda de accesorios en Taobao —la rama C2C de Alibaba—, ha acudido a un seminario organizado por Zi para sacarle todo el jugo a la jornada, y ha hecho cuentas para ver qué productos puede ofrecer con un descuento de hasta el 50%. “Se reduce bastante el beneficio, pero el 11.11 ayuda a mejorar las ventas y a sacar inventario acumulado”, cuenta mientras prepara cientos de cajas. “Eso sí, organizar todos los envíos es una locura”.

Este frenesí consumista para el que se preparan Ma y Shen ya no es exclusivo de China. A través de la plataforma internacional B2C —de empresa a cliente— Aliexpress, el grupo que dirige Ma Yun (Alibaba) se ha embarcado en la internacionalización del evento. “El año pasado fue la primera vez que lo organizamos a nivel mundial, en más de 220 países y regiones, y se generaron más de 6,8 millones de pedidos”, explica Pello Zúñiga, responsable de Aliexpress para el mercado español y encargado para todo el mundo de la campaña del 11.11 en redes sociales. “Después del éxito de 2014, este año lo hemos querido hacer más grande para consolidarnos como un puente de comercio electrónico hacia China. A través de diferentes campañas y de concursos que hemos llevado a cabo —en juego están cientos de cupones con descuentos adicionales—, queremos dar a conocer este evento y que los clientes pierdan el miedo a las compras online transfronterizas”.

Pello Zúñiga, responsable de Aliexpress para España y de las redes sociales globales, posa frente a la pantalla de control en la sede de Alibaba en Hangzhou.
Pello Zúñiga, responsable de Aliexpress para España y de las redes sociales globales, posa frente a la pantalla de control en la sede de Alibaba en Hangzhou.

A su disposición tendrán un catálogo de cien millones de productos que estarán al mejor precio del año desde que el reloj marque la medianoche en la costa oeste de Estados Unidos —las 9 de la mañana en España—. “Nosotros no vendemos productos directamente, pero sí que controlamos que las empresas que están en nuestra plataforma ofrezcan descuentos. Y también nos hemos puesto en contacto con las mejores marcas chinas, como Xiaomi o Meizu en el sector de la electrónica, o Li Ning, que fabrica ropa deportiva, para destacar sus promociones y apoyarlas en su internacionalización”. De esta forma, Aliexpress ofrece productos que no están disponibles en la mayoría de los mercados a través de los canales tradicionales.

Y, a juzgar por el número de seguidores de la plataforma, Rusia —el país que más compró el año pasado—, Latinoamérica —la región con mayor volumen del mundo—, y España —principal mercado en Europa— juegan un papel especialmente relevante en esta estrategia. “Actualmente contamos con unos diez millones de seguidores en Facebook, y ocho de esos millones están en Latinoamérica, sobre todo en Brasil, y en España”, informa Zúñiga. “Sin duda, su principal aliciente para comprar en Aliexpress es el precio, pero también la variedad de productos, ya que los hay para todos los estilos”.

No obstante, una de las principales rémoras del comercio electrónico de China es la abundancia de falsificaciones. Según un informe elaborado por el propio Congreso Nacional Popular de China, y hecho público esta semana, más del 40% de todos los productos vendidos en el ciberespacio del gigante asiático el año pasado fueron copias falsas o productos de mala calidad. Razón por la que se han disparado un 356% las quejas en el sector. Ni Alibaba ni Aliexpress son ajenas a este fenómeno, y los servicios de Aduanas europeos ratifican que un 14% de los productos falsos incautados llega ya en paquetes de compras individuales.

Falsificaciones

A pesar de ello, Zúñiga recalca que su empresa está comprometida con la defensa de la propiedad intelectual, una batalla que en China parece todavía muy lejos de ser ganada. “Estamos trabajando duro para controlar los productos que infringen la ley. Cooperamos con las marcas para detectarlos y, tras una investigación, se procede a su retirada de inmediato y a una sanción al vendedor”. Lo que no explica Zúñiga es si luego se ponen estos casos en conocimiento de las autoridades chinas.

Otro de los grandes retos de Aliexpress en su internacionalización, como reconoce su responsable para España, “es que los usuarios tengan buenas soluciones de pago y de logística a nivel local”. Porque, a diferencia de lo que sucede con todas las plataformas de Alibaba en China, que utilizan el sistema Alipay —similar a Paypal—, fuera de sus fronteras prevalece el pago con tarjeta. A lo sumo, los clientes pueden llenar un monedero electrónico.

Imagen de un taller que prepara a los vendedores para comercializar sus productos en Alibaba.
Imagen de un taller que prepara a los vendedores para comercializar sus productos en Alibaba.

Finalmente está la tardanza en el envío, un problema al que Aliexpress ha decidido dar solución en España con el acuerdo que ha firmado esta semana con Correos. “Aunque hemos conseguido reducir el tiempo de entrega a poco más de una semana, es cierto que esa es una de las mayores quejas de los clientes”, reconoce Zúñiga. Por eso, ambas empresas han decidido poner en marcha Correos Economy, que pretende agilizar los envíos desde China y facilitar su seguimiento. En cualquier caso, se trata de un servicio unidireccional, porque Aliexpress todavía no tiene planes de permitir que empresas de fuera de China participen en su gran fiesta del comercio electrónico.