Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yellen alimenta la expectativa de una subida de tipos en diciembre

La presidenta de la Reserva Federal sostiene que el incremento sería "muy gradual"

La presidenta de la Fed, Janet Yellen
La presidenta de la Fed, Janet Yellen, este miércoles en el Congreso de EEUU. AFP

La presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, dijo este miércoles en Washington que la subida de tipos de interés en EEUU, la medida que tiene el vilo a los mercados y a gobiernos de todos el mundo, podría tener lugar en diciembre, en la próxima reunión del comité que lo determina, “si los datos cooperan”, pero señaló que “la decisión no está tomada”. El mercado lo tomó como una mayor inclinación a que ocurra antes de que acabe el año: la probabilidad subió del 42% al 60% tras las palabras de Yellen, de acuerdo con el índice mercantil de Chicago que mide estas apuestas de futuro.

La incertidumbre en esa decisión es precisamente lo que causa mayor inquietud en una comunidad financiera que presiona en sentido contrario alegando la incertidumbre económica global. Yellen comparecía en el comité de servicios financieros del Congreso de EE UU para exponer las últimas medidas propuestas en el marco de la reforma bancaria. Pero las preguntas de los congresistas sobre el gran asunto no tardaron en llegar.

“Podría ser adecuado subir los tipos en diciembre si los datos cooperan, pero el comité no ha tomado una decisión al respecto”, insistió. “Si realizamos el movimiento de manera oportuna, será posible que este movimiento sea más gradual, aunque permaneceremos muy vigilantes", añadió.

En otra respuesta dio la sensación de que no habría subida en diciembre. “Tenemos en cuenta la coyuntura económica global y ahora vemos que hay una economía doméstica bastante fuerte y creciendo de forma sólida, lastrada por algunas derivadas debilitantes de a economía global. Como hemos dicho, aún vemos riesgos en el crecimiento económico, pero la economía global ha sido un lastre".

El martes, el empresario y aspirante republicano a pugnar por la presidencia estadounidense en 2016, Donald Trump, acusó a Yellen de frenar la subida de tipos para ayudar a Barack Obama y evitar el estallido de lo que considera una burbuja financiera en toda regla, después de siete años con el precio del dinero a cero.

Propuesta de regulación ante quiebras

Se calcula que los ochos grandes bancos cubiertos por la propuesta necesitan hasta 120.000 millones de dólares de liquidez adicional para cumplir con los requisitos del banco central. Las medidas adoptadas desde 2010 en el marco de la reforma financiera se centraban más bien en reducir el riesgo de quiebra. Los nuevos requerimientos empezarán a entrar en efecto en 2019, con un periodo de gracia hasta 2022.

La industria financiera, con JPMorgan Chase, Bank of America y Citigroup al frente, lleva tiempo haciendo campaña en Washington para evitar que estas restricciones que se imponen a la gestión de sus finanzas fueran más estrictas en EE UU que en el resto de mundo, lo que le crearía una desventaja porque le incrementa los costes y dificultan la manera en la que gestionan sus negocios.

Yellen insiste que el objetivo es preservar la estabilidad financiera, para que no se produzca otra evento similar al de Lehman Brothers que amenaza al conjunto de la economía. Con esta batería de medidas, y en concreto con esta propuesta final, se quiere romper con la percepción de que hay bancos que por su importancia para el sistema serán siempre rescatados con el dinero del contribuyente.

Pero las presiones sobre la Fed para que aguarde antes de subir esos tipos de interés vienen de todo el globo y de todos los sectores, desde el Gobierno chino al Fondo Monetario Internacional.

En el Congreso este miércoles, el demócrata Brad Sherman, le rogó: “si quiere estar a bien con el Todopoderoso, quizá quiera retrasarlo hasta mayo”, dijo. Varios legisladores insistieron incluso en la necesidad de ir hacia tipos negativos como hacen otros países para estimular sus economías. Yellen no descartó que se acuda a este instrumento en caso de que la economía se deteriorara, aunque no espera ese escenario. Lo que se está "considerando de forma activa", insistió, es subirlos.

Sobre la banca, la presidenta de la Fed dijo que los bancos estadounidenses están considerablemente más fuertes, que los ocho grandes duplicaron sus niveles de capital básico desde la crisis financiera, pero que siguen habiendo riesgos. El viernes, la Fed presentó una nueva propuesta destinada a reducir el riesgo para el contribuyente por el derrumbe de un gran banco. Los nuevos requerimientos de capital buscan que los bancos que son “demasiados grandes para quebrar” tengan capacidad para absorber futuros choques financieros utilizando acciones o deuda. Así se quiere transferir las pérdidas potenciales a los inversores.

Más información