Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los viajes del Imserso de un millón de jubilados quedan en suspenso

Una pugna empresarial en los tribunales ha paralizado las vacaciones de la tercera edad

Un grupo de jubilados en la playa de la Concha (San Sebastián)
Un grupo de jubilados en la playa de la Concha (San Sebastián) EFE

Los primeros jubilados del programa de viajes para mayores del Imserso deberían estar ya disfrutando de la playa y las visitas culturales. Sin embargo, el chapucero proceso concursal organizado por el organismo del Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales ha provocado una pugna empresarial que ha paralizado los viajes. El programa, que permite a un millón de pensionistas disfrutar de vacaciones fuera de temporada y a decenas de hoteles sobrevivir al invierno, está en el aire tras la maraña de impugnaciones entre las dos empresas que optan a organizarlo.

“Llevo muchísimos años viajando con el Imserso. Siempre nos llegaba la carta en septiembre. Y este año no. Seguimos esperando”, cuenta Casilda Molero. “La carta” a la que se refiere esta mujer jubilada es la que envía el Imserso a quienes son solicitantes de viajes. Les acredita como posibles beneficiarios. Y tras recibirla, pueden acudir a las agencias y contratar las vacaciones. Pero este año está todo parado. “Nosotros queríamos viajar en noviembre”, dice. Les hacía ilusión ir a alguna isla. “Otros años hemos estado en Salamanca y a Almería”, recuerda. Los viajes, apunta, salen bien de precio con la subvención. “Y hemos ido a hoteles buenos”.

Desde hace más de un cuarto de siglo el programa de viajes subvencionados del Imserso, que se otorga por concurso público, lo ganaba la misma firma: Mundosenior. Esta compañía es una unión de empresas formada por Globalia (dueños de Air Europa) y Barceló. Este año Mundosenior también se presentó al concurso. Pero para su sorpresa, le surgió competencia: Mundiplan. Esta segunda compañía quería una parte del pastel. Está formada por Iberia, Alsa, Gowaii e IAG. Pese a tener competencia, volvió a ser Mundisenior quien ganó el concurso. Sin embargo, su rival recurrió la decisión, porque consideró que su oferta era mejor para uno de los lotes de viajes. Y ganó.

El lío estaba servido. Era junio, y el recurso de Mundiplan, la empresa en la que participa Iberia, surtió efecto. El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales ordenó revisar el concurso. Tras comprobar los pliegos y las ofertas, decidió que, efectivamente, de los tres lotes, el de viajes a islas le correspondía a esta empresa.

“Si no llegan los viajes, cerrarán varios hoteles”

El retraso de los viajes del Imserso tiene en vilo a muchos hoteleros. Hay establecimientos que dependen del millón de plazas subvencionadas para jubilados para capear la temporada baja. Y, si tardan en llegar, tendrán que cerrar y mandar al paro a su plantilla. “En Málaga hay 16 hoteles que trabajan con clientes del Imserso. Varios permanecen abiertos a partir de octubre en exclusiva para recibirlos. Y ahí siguen: esperando”, dice Antonio Aranda, secretario general de AEHCOS, la asociación de hoteleros de la Costa del Sol. Pero si el programa tarda en llegar, tendrán que cerrar. “No pueden tener a la plantilla sin trabajar. Y lo mismo ocurre con conductores de autobuses, guías turísticos...”. El presidente de la patronal hotelera de Benidorm, Hosbec, Antonio Mayor, dice que el programa beneficia a todos. “Por cada euro que paga el Estado, recibe 1,5. La subvención evita que se mande al paro a las plantillas de muchos hoteles en invierno”, dice.

La ganadora inicial, Mundosenior, no aceptó la decisión. Y pese a que los viajes ya deberían haber comenzado esta semana, el viernes decidió volver a recurrir. Un recurso contra el recurso. Como consecuencia, hasta que se vuelva a revisar quién tiene más puntos, las agencias de viajes no puden comercializar nada, los jubilados no pueden viajar y en los hoteles en los que deberían estar hospedados, los trabajadores están de brazos cruzados. Y eso, a pesar de que el inicio de las vacaciones del Imserso estaba previsto el 12 de octubre.

 Un pastel de 1.300 millones

¿Por qué una batalla tan encarnizada entre empresas por los viajes del Imserso? Porque aunque se trata de vacaciones con precios ajustados, son un millón de plazas y cuentan con subvención estatal. El contrato es gigante: los tres lotes que lo componen suman 330 millones de euros al año. Y la empresa que gana el concurso de 2015, será la organizadora dos años, prorrogables a otros dos. Es decir: más de 1.300 millones de euros en cuatro ejercicios.

La pugna entre la empresa liderada por Air Europa y la de Iberia se centra en el lote más jugoso, el de Baleares y Canarias. Incluye traslados en avión, por lo que los precios son superiores. Es el que ganó Air Europa pero que tras el recurso se reasignó a la antigua aerolínea de bandera. La primera se niega a aceptar la derrota y dice que su competidora incumple algunos requisitos básicos del concurso, ya que no está registrada como agencia de viajes. Y critica que incluye vuelos nocturnos en su oferta. Mundiplan, de Iberia y Alsa, lo niega. Defiende que las acusaciones son fruto de una pataleta de Mundisenior, porque, por primera vez en más de 25 años, “hay competencia y eso no les gusta”, dicen fuentes de la empresa.

Mientras las empresas pelean, los hoteleros se preguntan cómo se ha podido llegar a este nivel de improvisación en un concurso público. Si se hubiera asignado en enero y no en junio, incluso con contratiempos, los viajes de octubre hubieran estado asegurados. “No entendemos cómo se pudieron redactar tan mal los pliegos como para generar tantos conflictos y que no se sepa quién ha ganado”, lamenta Antonio Aranda secretario general de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (AEHCOS).

El Imserso no da respuesta. El viernes, un portavoz explicó que hacen lo posible para que se solucione. Como el recurso afecta al lote de islas, aspiran a poner en marcha el resto (viajes peninsulares) en una semana. Y para el paquete de la discordia, reconocen que habrá que esperar, al menos, tres semanas más. “Pero si hace falta, se extenderá el programa en junio”, aseguró.