Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condena de dos años de cárcel a los banqueros de Novacaixagalicia

La Audiencia Nacional les castiga por un delito de administración desleal por el cobro indebido de prejubilaciones millonarias

El expresidente de Novacaixagalicia, Julio Fernández Gayoso
El expresidente de Novacaixagalicia, Julio Fernández Gayoso EFE

La Audiencia Nacional ha condenado este jueves a penas de dos años de cárcel por un delito de administración desleal en concurso con uno de apropiación indebida a los exdirectivos de Novacaixagalicia José Luis Pego, Oscar Rodríguez Estrada y Gregorio Gorriarán por el cobro indebido de prejubilaciones millonarias. El expresidente Julio Fernández Gayoso y el abogado Ricardo Pradas son condenados a dos años cada uno como cooperadores necesarios. Todos ellos procedían de Caixanova, con sede en Vigo. Al tratarse de una pena inferior o igual a 24 meses y al no tener antecedentes penales, lo más probable es que no lleguen a entrar en prisión. Queda absuelto Javier García de Paredes, co-director de la caja fusionada procedente de Caixa Galicia. Los directivos cobraron, conjuntamente, indemnizaciones por importe de 18,9 millones de euros y deberán devolver cerca de 14 millones.

En su sentencia, la Sección Tercera de la Sala de lo Penal condena además, a los cinco anteriores, a una multa de diez meses con una cuota diaria de 250 euros y a una inhabilitación especial para el empleo durante el tiempo de la condena que desempeñaban cuando realizaron los hechos enjuiciados.

La Sala destaca que la entidad "valía 181 millones de euros y tuvo que provisionar 29,9 millones de euros y abonar más de 24 millones de euros como consecuencia de los nuevos contratos de alta dirección, una cantidad que en el fondo la abonó íntegramente el FROB, organismo público que posibilitó que NCG subsistiera gracias al dinero público inyectado”. En el juicio, los acusados defendieron que sus finiquitos se ajustaban a la legalidad.

Julio Fernández Gayoso, que ejerció el poder durante varias décadas en la Caja de Vigo (primero como director y en su última etapa como presidente) actuó junto al asesor Ricardo Pradas como cooperador al autorizar los nuevos acuerdos para indemnizar con sumas millonarias a sus ejecutivos, “anteponiendo los intereses particulares de los directivos a los de la entidad”, según argumentó la Fiscalía Anticorrupción en el juicio, que comenzó en junio.

Por su parte, José Luis Pego llevaba menos de seis años como director cuando recibió por el despido 7,7 millones de euros brutos, equivalentes a su salario fijo (627.000 euros) multiplicado por los años que le quedaban para jubilarse (12). Javier García de Paredes, exdirector adjunto, se embolsó 5,6 millones por la renuncia a su puesto. El finiquito para el director de la división inmobiliaria, Gregorio Gorriarán Laza, fue de 4,8 millones mientras que Óscar Rodríguez Estrada, director de la oficina de integración e histórico colaborador de Gayoso al que le quedaba poco para jubilarse, percibió 691.000 euros. En total los 18,9 millones de euros de sus finiquitos sumaban casi un tercio del valor que Novacaixagalicia, la caja resultante, tenía tras la primera inyección del rescate público.

La primera condena a exdirectivos de cajas de ahorros por saquear una entidad se produjo en mayo del año pasado. El exdirector de la ya extinta Caixa Penedès catalana, Ricard Pagès, fue condenado a dos años de prisión y otros tres miembros de su cúpula recibieron una pena de un año por un delito continuado de "administración desleal". Estos cuatro ejecutivos consiguieron una sustancial rebaja de la pena en el último momento, tras admitir el delito ante la Audiencia Nacional y devolver 28,6 millones de euros de los 30,6 millones de sus planes de pensiones.

Las cantidades que deberán devolver

La sentencia, de 188 folios, desgrana lo que cada condenado deberá reintegrar al FROB (y no a Novacaixagalicia, como querían las acusaciones, "toda vez que ha desaparecido como persona jurídica y era una entidad enteramente participada por el FROB"). El exdirector José Luis Pego tendrá que abonar 6.476.237 euros además de otros 117.871 de la retribución complementaria y otros 933.156 de la gratificación que recibió "por especial dedicación al desarrollo, crecimiento y expansión de la entidad". Se suma en su caso otros 1.179.253 euros como intereses, con lo que resulta una cifra de 8,7 millones de euros. 

Gregorio Gorriarán, responsable de la rama inmobiliaria, abonará al FROB 3.969.349 euros junto a otros 90.369 euros de retribución complementaria y 642.213 de intereses, más 580.986 de retribución variable (unos 5,3 millones en total). "No procede realizar estos cálculos para Óscar Rodríguez Estrada ya que su jubilación estaba prevista para un periodo inferior a un año", reza la sentencia, que sí lo condena a devolver la retribución variable (225.000 euros).  En total, las cantidades suman 14 millones de euros.

Los tres condenados son considerados como "autores" en el fallo. Julio Fernández Gayoso y el asesor Ricardo Pradas, por su parte, "aportaron su colaboración con hechos relevantes sin los cuales el delito no se hubiera cometido.

La absolución del exdirector adjunto Javier García de Paredes se produce a raíz de la retirada de la acusación por parte de la Fiscalía en la fase de informes del juicio, celebrado en julio. García de Paredes se retiró cuando Novacaixagalicia ya se había convertido en banco y estaba al frente de él José María Castellano.

La justificación

La sala considera que los condenados, conscientes de que la entidad fusionada hacía aguas, "urdieron un plan para que los altos directivos que se iban a ocupar de la gestión de Novacaixagalicia resultaran beneficiados, en el supuesto más que probable, razonable y lógico de que una vez acabadas las ayudas públicas, los nuevos inversores decidieran prescindir de sus servicios", soslayando toda la legislación comunitaria y española acerca de la remuneración de altos directivos en entidades en crisis salvadas con dinero público.

A lo largo de la sentencia, los magistrados de la Audiencia Nacional Alfonso Guevara, Carmen Lamela y Antonio Díaz, recuerdan que Caixa Galicia "era una entidad prácticamente inviable", y que Caixanova, lugar de procedencia de los exdirectivos condenados, "si bien no presentaba la misma situación que Caixa Galicia, su situación era bastante mala". Ambas, en cualquier caso, "necesitaban imperiosamente de las ayudas públicas del FROB para su fusión. Esa fusión dio lugar a un ERE en el que 1.850 personas fueron despedidas.

Las pensiones, intocables

Lo que no ha sido objeto del proceso judicial son los planes de pensiones, que los directivos recibirán cuando cumplan los 65 años. José Luis Pego acumula un fondo de 10.891.000 euros. A Javier García de Paredes, el director adjunto absuelto, le correspondieron 5.102.000 euros, según figura en la información que la empresa comunicó a la CNMV en 2011. Gregorio Gorriarán tiene 9,2 millones y Óscar Rodríguez Estrada 8,1 millones. El proceso tampoco ha tocado nada relativo a la venta masiva de participaciones preferentes que afectó a cerca de 40.000 pequeños ahorradores gallegos. Algunos de ellos analfabetos que firmaron con su huella dactilar.

La caja de ahorros gallega, forzada a fusionarse por el gobierno del popular Alberto Núñez Feijóo, recibió varias inyecciones de dinero del FROB que suman 9.000 millones de euros. Fue vendida al grupo venezolano Banesco por 1.003 millones de euros y ahora funciona bajo la marca Abanca.

La sentencia es susceptible de recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

Más información