Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferrari se estrena en Wall Street

La firma del Cavallino Rampante se dispara un 15% sobre el precio de la oferta en los primeros compases de cotización

Los ejecutivos de Fiat Chrysler y de Ferrari, en el estreno bursátil del fabricante italiano de deportivos.

Ferrari ha extendido este miércoles la alfombra en Wall Street para celebrar por el estreno bursátil con el que reclama su independencia. El icónico fabricante de deportivos de Maranello lució para la ocasión varios modelos con los que quería mostrar de dónde viene y hacia dónde va, entre ellos un bólido de Fórmula Uno, un clásico de 1961 y su deportivo más exclusivo, LaFerrari. Son coches que están al alcance de muy pocos. Pero no sus acciones, que ya cotizan en el mercado.

Nada es casual en Ferrari. Solo hay que fijarse en el código de cotización elegido, RACE o carrera si se traduce literalmente del inglés. La firma del Cavallino Rampante empezó a rodar minutos después del inicio de la sesión con un incremento del 15% sobre el precio de la oferta. Las primeras acciones empezaron a cotizar a 60 dólares la unidad, frente a los 52 dólares a los que se fijó el estreno, lo que le dio una capitalización próxima a los 11.500 millones de dólares (10.130 millones de euros). El repunte se moderó a lo largo del día y terminó en una subida del 5,7%, hasta los 55 dólares exactos.

Ferrari es una marca que necesita pocas presentaciones. Su logo es, de hecho, uno de los más reconocidos del mundo y también su principal activo. Este reconocimiento es el que creó tanto entusiasmo entre los potenciales inversores durante las últimas semanas. Pero ahora el fabricante de deportivos debe competir contra si mismo, porque la compañía italiana camina ahora por su propio pie. El estreno bursátil, de hecho, culmina el proceso de separación de su matriz, Fiat Chrysler.

La compañía automovilística, que nació como un fabricante de prototipos para los circuitos, vuelve a ser independiente por primera vez desde 1969. Tras la colocación, el grupo FCA seguirá controlando el 80% del capital. Piero Ferrari, hijo del fundador Enzo Ferrari, conservará su 10%, una participación suficiente para a este precio entrar oficialmente en el club de las grandes fortunas del planeta. El resto se deja para los inversores que aspiren a tener un trozo.

Ferrari se presenta como una marca de lujo. Así trata de marcar distancias frente a fabricantes tradicionales de coches como General Motors, Ford Motor, Volkswagen y la propia Fiat Chrysler. Su valoración es tres veces inferior a la de Tesla, que con su vehículo eléctrico Model S se dirige también a un publico con alto poder adquisitivo. Los analistas no ven, sin embargo, que vaya a tener un rendimiento tan espectacular como la compañía de Elon Musk.

Para preserva esa imagen de exclusividad, el fabricante de Maranello se impone unos topes en la producción y somete a sus clientes a largas listas de espera. Ferrari vendió así 7.255 vehículos durante el ejercicio 2014. Es un volumen marginal cuando se compra con Porsche, que vendió en el mismo periodo 203.000 unidades, o incluso con su hermana Maserati, que comercializó 36.500 deportivos.

El precio que están dispuestos a pagar sus clientes es desorbitado, sobre todo por modelos como LaFerrari, que superan el millón. Eso explica que la compañía tenga un margen de beneficio que triplica el del grupo FCA y que se estrene en el mercado con un valor que es la tercera parte de su matriz, pese a representar solo el 3% de sus ingresos y el 12% del beneficio operativo.

El rendimiento bursátil de Ferrari dependerá, por tanto, de cómo crezca su negocio a partir de ahora y de hasta qué grado sea capaz de preservar ese margen que la hace tan atractiva para los inversores. Estados Unidos y Europa representan en la actualidad el 60% de las ventas. El objetivo es llegar a las 9.000 unidades entregadas en 2019. Para ello pone la atención en los nuevos ricos que emergen en países como China y otros en Oriente Medio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información