Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Credit Suisse cambia de estrategia: ampliará capital y reducirá costes

El banco helvético sacará a Bolsa su filial suiza y eliminará 2.000 empleos en Londres

El gigante financiero suizo Credit Suisse cambia de estrategia. La entidad ampliará capital en 6.050 millones de francos suizos (5.580 millones de euros al tipo de cambio actual), acometerá una profunda reducción de costes e incrementará su exposición a Suiza —cuya filial empezará a cotizar en poco más de dos años— y al negocio de grandes fortunas en Asia, en plena expansión. Este giro en su hoja de ruta viene precedido de unos resultados trimestrales que han decepcionado a los inversores: las acciones del banco se dejan más de un 3% en la Bolsa de Zúrich después de que anunciase una caída del 24% interanual en el beneficio del tercer trimestre del año.

"Las difíciles condiciones del mercado han desembocado en una menor actividad de nuestros clientes, tanto en banca de inversión como en gestión de patrimonios Y se ha traducido en un menor beneficio que es particularmente visible en nuestros ingresos en renta fija e intermediación", justifica el consejero delegado de Credit Suisse, Tidjane Thiam, en un comunicado hecho público este miércoles. Sin embargo, el giro en la estrategia deja entrever que los problemas de la entidad van más allá de lo puramente coyuntural y que sus resultados a largo plazo necesitan mucho más que una mejora de las condiciones generales del mercado.

La nueva hoja de ruta de la entidad con sede en Zúrich se asienta sobre tres pilares fundamentales: el refuerzo de su posición de dominio en el mercado doméstico mediante el crecimiento de Swiss Universal Bank, cuya división que sacará a Bolsa de manera parcial (entre un 20% y un 30%) a finales de 2017; el aumento de su presencia en banca privada de cuatro mercados en plena expansión (Asia, Oriente Próximo, América Latina y África) pese al enfriamiento de los emergentes y, sobre todo, una doble ampliación de capital para asegurar la posición financiera para implementar las medidas anteriores.

La doble operación de captación de fondos consistirá, en primer lugar, en un compromiso de compra de 58 millones de nuevas acciones por parte inversores cualificados a un precio equivalente al 94,5% del precio medio de sus acciones a mediados de octubre. Así, el banco helvético pretende lograr 1.250 millones de euros. En una segunda ampliación, Credit Suisse realizará una emisión de derechos que resultará en una ampliación de capital en 260,98 millones de nuevas acciones y que proporcionará al banco 4.330 millones.

La entidad helvética ha anunciado una reducción de costes de 3.220 millones para finales de 2018 con la intención última de mejorar el umbral de rentabilidad. Este recorte incluye, entre otras medidas, la simplificación de su estructura organizativa, la "revisión" del tamaño de su presencia en Londres, el principal centro financiero de la Unión Europeaasí como mediante la venta o cierre de actividades. En la capital británica, Credit Suisse eliminará hasta 2.000 empleos. El tijeretazo no afectará, en cambio, a su negocio al otro lado del Atlántico: Credit Suisse reconoce la necesidad de apuntalar su actividad en EE UU con más inversiones y adquisiciones "significativas".

"Vemos las medidas con buenos ojos", reconoce Jernej Omahen, analista de Goldman Sachs, en una nota. "La salida a Bolsa de la división del banco en suiza es una sorpresa especialmente positiva", subraya.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >