Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Menor crecimiento mundial

El impacto sobre el comercio ha sido muy intenso y el modelo chino está en cuestión

Buena parte del crecimiento previo a la Gran Recesión lo explicaba el proceso de endeudamiento global, muy centrado en países desarrollados y concentrado en las familias, y la burbuja de crédito. Desde 2008 el desapalancamiento en los países más endeudados coincidió con una llegada masiva de flujos financieros a países emergentes que crecieron también por aumentar su endeudamiento y con el viento de cola de los precios de las materias primas. Pero ahora también hay una crisis de deuda en varios países emergentes, sobre todo de endeudamiento privado, como pasó en España.

Al reducir la deuda el crecimiento se debilita, ya que parte del PIB generado se destina a reducir deuda y no a nuevas inversiones o gasto. Es lo que los economistas llamamos estancamiento secular. El impacto sobre el comercio mundial ha sido muy intenso y China y su modelo con sobrepeso de exportaciones empieza a estar en cuestión. El de Alemania también y el caso Volkswagen lo acelera. Las tasas de inversión son inferiores a las de 2007 y eso afecta negativamente al crecimiento potencial. Los desequilibrios globales se han revertido en parte. EEUU tiene un déficit exterior sobre PIB casi la mitad que en 2007 y China ha reducido aún más su superávit exterior. Quien no tiene remedio es Alemania, que alcanzará un récord histórico de superávit exterior en 2015 próximo al 9% del PIB. Se habla del Plan Juncker para reactivar la demanda interna europea, pero Alemania podría poner en marcha un plan Juncker cada año si invirtieran su superávit exterior.

América Latina es el área que mayor revisión a la baja sufre en sus previsiones y el Fondo Monetario Internacional espera que en 2016 el conjunto del área esté estancado después de una recesión en 2015. Brasil sufrirá una intensa recesión este año y también en 2016, la más prolongada desde que hay estadísticas. México crece menos, pero en 2016 repunta de nuevo. Rusia y los productores de petróleo también sufren la caída de los precios del oro negro. Y en Asia, el crecimiento potencial chino es del 6%, mientras que en India el FMI estima una expansión próxima al 8%.

Para España, el Fondo mantiene su previsión de crecimiento para 2015, pero acabará 2016 creciendo cerca del 2%. Esa cifra está muy lejos del 3% que el Gobierno estimó en el programa de estabilidad. En 2015 la bajada del petróleo y de la prima de riesgo por las compras del BCE explica dos terceras partes del crecimiento pero en 2016 no se repetirá. Por eso el Fondo estima que vamos a incumplir el déficit, igual que la Comisión, la Airef, BBVA, Funcas, etc.

España es el país desarrollado, junto con Italia, que necesita emitir más deuda pública en términos de PIB: el 21,5%. Y nuestra deuda externa ha vuelto a aumentar. Esta es nuestra principal vulnerabilidad. El empleo se ha parado en seco este verano y la producción industrial está cayendo de nuevo. Pero el Gobierno y Bruselas van mirando al retrovisor y sólo hablan de la tasa interanual.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS