Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

BlaBlaCar se juega su cierre en los juzgados

Este jueves se ve la vista de la denuncia de Confebus que pide la suspensión cautelar de la actividad de la red social de viajeros

BlaBlaCar
Empleados de BlaBlaCar en su sede de París. AP

BlaBlaCar, la red social que permite compartir los gastos de trayectos en coche, se la juega mañana en los juzgados. El juzgado de lo mercantil número 2 de Madrid celebra una vista ante la demanda por competencia desleal que le ha presentado Confebus, la patronal del transporte de viajeros por carretera, que ha solicitado al juez que suspenda cautelarmente la actividad en España de esta empresa que cuenta ya con 2,5 millones de usuarios

La patronal les acusa de ser competencia desleal porque consideran que sus conductores realizan una actividad profesional de transporte de viajeros sin tener licencia, y que incluso algunos de ellos han convertido esta actividad en un medio de ganarse la vida porque realizan trayectos que no harían si no llevaran pasajeros.

Asimismo, acusan a BlaBlaCar de ejercer como empresa de transporte sin licencia ya que, a diferencia de otras plataformas como Amovens, cobra una comisión del 10% por cada viajero transportado.

Por su parte, asegura que no es un medio de transporte sino una red social que conecta personas particulares que viajan hacia un mismo lugar compartiendo únicamente los gastos del viaje, sin que exista ánimo de lucro por parte de los usuarios.

Los conductores que realizan un determinado trayecto con asientos libres no ofertan un sistema de transporte, sino que desean ahorrar costes de un viaje que realizarían de todos modos, compartiendo gastos con los pasajeros.

El juez, que es el mismo que decidió la suspensión de Uber, la plataforma de transporte de viajeros urbano, debe decidir si acuerda la suspensión cautelar de BlaBlaCar, aunque paralelamente se iniciará un juicio para decidir sobre el fondo del asunto. A diferencia de lo que ocurrió con Uber, este es el primer juicio al que se enfrenta BlaBlaCar, pese a que oepra en 19 países.