Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Altice se consolida como el cuarto operador en EE UU con Cablevision

La sociedad dirigida por Patrick Drahi entró en el mercado norteamericano en mayo tras adquirir Suddenlink Communications

Logo de Cablevisión en un imagen tomada en 2010 en Nueva York.
Logo de Cablevisión en un imagen tomada en 2010 en Nueva York. AP

Altice se consolida en Estados Unidos con la compra de Cablevision, el quinto operador de cable en una industria en ebullición por la irrupción de nuevas plataformas de distribución de contenido audiovisual. La operación está valorada en 17.700 millones de dólares cuando se incluye la deuda. Hace cuatro meses que la compañía liderada por el francés Patrick Drahi desembarcó en el gran mercado estadounidense adquiriendo Suddenlink Communications.

Drahi sacia de esta manera su hambre de crecer. La compañía europea ya tomó posiciones cuando Comcast renunció en abril a la compra de Time Warner Cable, por el bloqueo que le impuso la autoridad de la competencia. Pero el operador de cable neoyorquino prefirió a Charter Communications, su primer pretendiente. Altice no desistió en su empeño por hacer crecer su negocio a la otra orilla del Atlántico, tras fracasar también con la francesa Bouygues.

El patrón de Numericable-SFR en Francia actuó rápido haciéndose en mayo con el control del 70% de Suddenlink. Pagó 9.100 millones por el séptimo operador de cable de EE UU. Esa operación sigue abierta. Si la compra de Cablevision sigue su curso, la sociedad que emerja de esta doble integración se convertirá en la cuarta del sector. Como dice Drahi, le bastaría con comprar cinco operadores del tamaño de Numericable para ser tan grande como Time Warner Cable.

Los respectivos consejos de administración dieron su aprobado a la operación tras el cierre de Wall Street. En concreto Altice paga 39,4 dólares por cada acción de Cablevision. Los inversores aplaudieron la estrategia de Patrick Drahi con un alza de hasta el 10% en los títulos de la sociedad europea. Su objetivo es que su cartera esté equilibrada entre EE UU y Europa. Para final de año rondará el 15%. Los de la compañía estadounidense se apreciaron un 15%.

Cablevision cubre con su servicio Nueva York, Connecticut, Nueva Jersey y algunas zonas de Pensilvania. Hasta hace dos años también estuvo presente en Colorado, Montana, Utah y Wyoming a través de Optimum West, que vendió a Charter para concentrarse en los activos que tenía en la costa atlántica. Altice, por su parte, está presente en Bélgica, Luxemburgo, Portugal, Israel y algunos mercados en Asia. También tiene operaciones en la República Dominicana.

Nuevo paquete

Además de ofrecer servicios de cable y de conexión a Internet, Cablevision es propietaria de cadenas de televisión de pago y es el octavo proveedor de telefonía fija del país. En febrero, incorporó servicios celulares vía WiFi. La idea de Drahi es juntar las cuatro plataformas -televisión, telefonía fija, telefonía celular y banda ancha- en un paquete, algo que no existe a gran escala en EE UU y que le permitiría diferenciarse de sus grandes competidores.

Cablevision, por su parte, no tenía otra opción que buscar un aliado para poder mantener su tamaño en una industria que se consolida con rapidez, acelerada por la irrupción de nuevos actores en el negocio audiovisual y que proveen acceso a Internet. Comcast es la empresa líder del sector, seguida por la sociedad que emerja de la fusión entre Time Warner Cable y Charter. Verizon es la tercera. Las otras opciones de compra para Drahi serían Cox Communications y Mediacom.

Tampoco sería una sorpresa en el empeño de Patrick Drahi por construir su imperio algún tipo de acuerdo con T-Mobile USA, a la vista de los planes comerciales que tiene en mente. La filial estadounidense de la telefónica alemana Deutsche Telekom ya entró en contacto hace un año con el rey del cable franco-israelí para ver cómo podrían sumar fuerza en un mercado cambiante.