Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El crecimiento de la eurozona se desacelera en el segundo trimestre

Las dos mayores economías de la eurozona se expanden menos de lo previsto y lastran al bloque

Contenedores en la estación de transbordadores de Fráncfort (Alemania). Ampliar foto
Contenedores en la estación de transbordadores de Fráncfort (Alemania). EFE

El crecimiento no despega en Europa pese al viento de cola procedente de un petróleo barato y un euro débil. La eurozona se expandió un 0,3% en el segundo trimestre, una décima menos que en los tres primeros meses del año y por debajo también de la expansión prevista por el consenso de los analistas. Las dos mayores economías del euro, Alemania y Francia, crecieron menos de lo previsto, poniendo de relieve la fragilidad de la recuperación. Detrás de esta débil expansión, tres factores: la marejada griega, algo más calmada tras el sí del Parlamento heleno de este mismo viernes, y, sobre todo, el parón en China, el segundo mayor socio comercial de la UE.

La locomotora continental, Alemania, creció un 0,4% entre abril y junio, una décima menos de lo previsto por los analistas pero por encima del crecimiento registrado en el primer trimestre (0,3%). Aunque las exportaciones no flaquearon en el periodo, el temor en la primera economía del bloque europeo es creciente: cualquier turbulencia en el panorama económico mundial —sobre todo en China y en el resto de países emergentes, el punto más caliente en este momento— impactaría directamente su economía, muy dependiente del sector exterior.

En el caso de Francia, el estancamiento en el segundo trimestre del año (0%) contrasta con el alza del 0,7% en los tres primeros meses del año y es achacable, en buena medida, a la ralentización del consumo, que repuntó un leve 0,1%, ocho décimas menos que en los tres primeros meses del año. Las exportaciones aprovecharon, en cambio, el tirón de la depreciación del euro y repuntaron un 1,7% interanual frente al 1,4% del primer trimestre. La inversión privada, pese a batir máximos desde el estallido de la crisis, creció a menor ritmo que en el inicio del año: un 0,2%. El dato de crecimiento presentado este viernes complica el cumplimiento de la previsión de crecimiento del Gobierno francés para finales del año, del 1%. Más optimistas que el Elíseo, tanto el Banco de Francia como el FMI han pronosticado un crecimiento de entre el 1,1% y el 1,2%.

En el lado contrario, Letonia (+1,2%), España (+1%) y Eslovaquia, Estonia y Grecia (+0,8% cada uno) registraron los mayores incrementos del PIB en el segundo trimestre, mientras Finlandia (-0,4%) vio agravada su recesión.

La inflación de la eurozona, estable

La tasa de inflación interanual de la zona euro se situó en julio en el 0,2%, sin cambios con respecto al mes anterior, pero dos décimas por debajo del nivel observado un año antes, según ha informado este viernes la oficina estadística comunitaria, Eurostat. En el conjunto de la UE, la inflación interanual fue del 0,1% en julio, en línea con el dato del mes anterior, y por debajo del 0,5% de julio de 2014.

El mayor impacto al alza sobre los precios en la eurozona correspondió a restaurantes y cafés (+0,09%), tabaco (+0,08%) y alquileres (+0,06%), mientras el combustible para transportes (-0,43%), el combustible para calefacción (-0,20%) y la leche, el queso y los huevos (-0,06%) registraron los impactos bajistas más significativos. El precio de la energía registró en julio un descenso interanual del 5,6% desde el -5,1% de junio, mientras los alimentos frescos subieron un 1,4%, medio punto porcentual menos que el mes anterior. El conjunto de alimentos, bebidas alcohólicas y tabaco subió un 0,9%, frente al 1,1% de junio.