Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un accionista minoritario de El Corte Inglés, contra la venta a Qatar

Critican el bajo precio y los altos intereses que ha exigido el inversor catarí que se hará con el 10% del capital de los grandes almacenes a cambio de 1.000 millones

El edifico de El Corte Inglés de la calle Preciados de madrid
El edifico de El Corte Inglés de la calle Preciados de madrid

Tambores de guerra en el seno de El Corte Inglés. Corporación Ceslar, una firma que agrupa participaciones cercanas al 10% de la familia Areces Galán, ha mostrado este miércoles su rechazo a la entrada en el capital de los grandes almacenes de un inversor de Qatar, exministro del emirato. El jeque Hamad Bin Jassim Al Thani pagará 1.000 millones de euros por el 10% de las acciones. Ceslar considera que es "un precio muy por debajo de las últimas estimaciones" sobre el valor de la empresa.

La Corporación se enfrenta a la mayoría de accionistas del grupo, que representados en el cosnejo de administración sí que apoyaron la venta de las acciones, hasta ahora en autocartera de El Corte Inglés. Ceslar, en un duro comunicado, critica la falta de información que han recibido sobre la venta y los intermediarios.

El consejo de administración de El Corte Inglés aprobó la operación de venta el mes pasado. Los accionistas disidentes critican también que el contrato tenga unos intereses muy por encima de mercado y con penalizaciones "no justificadas" y "lamenta que El Corte Inglés no haya dado mandato a un banco de inversión para conseguir diferentes ofertas".

Incluso llega a afirmar que el contrato con la fairness opinion realizado por Morgan Stanley solo se les proporcionó el día de la celebración del consejo, que aprobó el acuerdo y dijo que estaba firmado por un "managing director" no identificado.

Ceslar, que señaló que se reserva la adopción de medidas para "revertir la situación" y ayudar a "la transparencia de la operación", se refiere en la nota al "pago de una elevada comisión" a una empresa de radicada en un país con una importante opacidad fiscal.

El Corte Inglés anunció a mediados de julio la venta del 10 por ciento de su capital mediante un préstamo a tres años convertible en acciones de autocartera. Ceslar desvela condiciones del préstamo y señala que la venta ascendería a entre un 12,5% y un 15,5% del capital del grupo.

"No es más que una maniobra para arrinconar a los accionistas tradicionales y blindar el poder del actual equipo gestor", explica Ceslar, heredera de los accionistas fundadores, para añadir que la operación supone "una pérdida de valor inaceptable", considera Ceslar.