Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cúpula directiva de Telefónica recibe 12 millones en acciones

El plan de incentivos PIP 2012-2015 premia el buen comportamiento de la cotización

Telefónica entregará 882.143 acciones brutas a sus cuatro consejeros ejecutivos y otros cuatro miembros de la alta dirección de la compañía, correspondientes al segundo ciclo (1 de julio 2012-30 de junio 2015) del plan de incentivos a largo plazo Performance & Investment Plan (PIP), informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). A precios actuales de mercado (14,035 euros por título), estas acciones están valoradas en 12,38 millones de euros.

El presidente de Telefónica, César Alierta, recibirá 312.251 acciones, valoradas en 4,38 millones de euros; el actual consejero delegado, José María Alvarez-Pallete, obtiene 181.076 acciones (2,54 millones); el director general de Estrategia, Santiago Fernández Valbuena, 99.352 títulos, y al ex consejero delegado Julio Linares Linares (desempeñó funciones ejecutivas de julio a septiembre de 2012), se le entregan 13.358 títulos.

Dentro de la alta dirección, el máximo responsable de Telefónica Recursos Globales, Guillermo Ansaldo, recibe 100.490 acciones, las mismas que el director financiero, Angel Vilá. Por su parte, el secretario general y de consejo, Ramiro Sánchez de Lerín, recibirá un total de 49.600 acciones, y el director Comercial Digital, Eduardo Navarro, 25.526 títulos.

Este plan, de tres ciclos, fue aprobado por la junta general de accionistas de Telefónica en su reunión celebrada el 18 de mayo de 2011, y beneficia a unos 1.000 directivos de la compañía, que recibirán en total casi 3,7 millones de acciones brutas correspondientes al segundo ciclo. 

El PIP  está condicionado a un requisito de coinversión y a unos niveles de rentabilidad de la acción de Telefónica en la parte alta del Indice Dow Jones Sector Titans Telecommunications Index. De no haberse cumplido dichas condiciones, los beneficiarios del PIP no recibirían pago alguno, como ya ocurrió en los ciclos que finalizaron en los ejercicios 2012, 2013 y 2014.

El resultado recoge el buen comportamiento de la acción de la compañía,que ha experimentado una revalorización de más del 35% desde julio de 2012 a junio de 2015. Esta apreciación de la acción, junto a los dividendos distribuidos en este periodo y otras consideraciones sitúan a Telefónica en la parte alta del grupo de comparación.