Coca-Cola Iberian negocia fusionarse con otras embotelladoras europeas

La marca de refrescos está en proceso de consolidar el negocio de la distribución para reducir costes operativos y ganar flexibilidad

Latas de la compañía de refrescos Coca-Cola
Latas de la compañía de refrescos Coca-ColaDYLAN MARTINEZ (REUTERS)

La embotelladora de Coca-Cola en España y Portugal (Coca-Cola Iberian Partners) y la embotelaldora de Alemania (Coca-Cola Erfrischungsgetränke) está en discusiones avanzadas para una posible fusión con Coca-Cola Enterprises, la sociedad con sede en Atlanta que distribuye los productos de la marca de refrescos en gran parte de Europa. Es una operación a tres bandas que busca reducir costes y que se enmarca en el proceso de consolidación iniciado por la multinacional Coca-Cola Company tras del estancamiento de las ventas a escala global.

En España y Portugal, la embotelladora Coca-Cola Iberian Partners es ya resultado de un macrofusión, por la que se uniero las siete principales empresas que envasaban el refresco en la Península. Aquella fusión, realizada en febrero de 2013 y que incluía a empresas como Casbega y Cobega, fue el germen del gran conflicto de Coca-Cola en España, que se ha alargado más de 18 meses. Tras unir las empresas, Iberian Partners cerró cuatro fábricas y aplicó un ERE para 1.191 trabajadores, que anuló el Tribunal Supremo hace unos meses. En España la compañía parece haber empezado a solucionar el problema ahora, tras la reincorporación de parte de los empleados despedidos. Una vez calmadas las aguas en España, ahora caminan hacia una nueva fusión, en este caso, a nivel europeo.

Coca-Cola Iberian Partners es ya resultado de un macrofusión que acabó en un ERE y cierres de fábricas

Coca-Cola Enterprises distribuye en Bélgica, Francia, Reino Unido, Luxemburgo, Holanda, Noruega y Suecia. Los títulos de esta empresa se apreciaron cerca de un 10% en la apertura del New York Stock Exchange, a raíz de las informaciones publicadas por la mañana por The Wall Street Journal. Coca-Cola Enterprise, con sede en Atlanta, es un valor muy seguido en el parqué porque los inversores ven a la sociedad como una canal para posicionarse en el esperando repunte de la economía europea, cuando se superen las tensiones en Grecia, y apostar por un repunte del euro.

Coca-Cola cuenta en la actualidad con centenares de embotelladoras distribuidas por todo el mundo, que procesan su concentrado para producir los refrescos. La mayoría de estos negocios son independientes, pero sus operaciones no son tan rentables como hacer el concentrado. Aunque son negocios separados, la multinacional de Atlanta trabaja estrechamente con las embotelladoras. Coca-Cola Enterprises tiene un capitalización de 11.500 millones de dólares

Fusión a tres bandas

El valor de la fusión que unificaría Coca-Cola Enterprises con Coca-Cola Iberian Partners y Coca-Cola Erfrischungsgetränke no está determinado. Coca-Cola, que es propietaria del negocio de distribución en Alemania, está buscando integrar las pequeñas embotelladoras fuera de Estados Unidos en las más grandes. Eso le dará más flexibilidad, por ejemplo, a la hora de fijar precios. Pero puede ser complicado empresarialmente unir varias sociedades.

La operación a tres bandas es, en particular, una respuesta al cambio de tendencia del consumidor, que está abandonando las bebidas con alto contenido calórico en favor de productos como zumos, tes, agua embotellada y bebidas energéticas. Con la unificación de las embotelladoras de refrescos Coca-Cola espera ser más eficiente en las campañas de promoción y en el empaquetado de productos.

Lo que está por ver es si este proceso da los frutos esperados. Esta reorganización de las embotelladoras ya está en marcha en el mercado norteamericano, que incluye Estados Unidos, Canadá y México. Pero la consolidación avanza con lentitud además de que está resultado ser muy costosa.

De 40 embotelladoras españolas a un gigante europeo

CRISTINA DELGADO

La embotelladora española, Coca-Cola Iberian Partners, es ya producto de una fusión. y ahora podría enfrentarse a una nueva concentración, pero a nivel europeo. La compañía de España es la suma de unas empresas que arrastraban complejos accionariados familiares. El sistema de envasado de la Península fue una rara avis durante décadas. Había más de cuarenta licencias para envasar el refresco. Se fueron uniendo hasta quedar siete.

Antes de la fusión de 2013, Cobega, de la familia Daurella, era la embotelladora más grande de España, responsable de la franquicia en Cataluña y Baleares y con inversiones en otras embotelladoras. Casbega, la segunda por tamaño, responsable de la zona centro. Rendelsur trabajaba para Andalucía y Extremadura. Colebega distribuía para la costa mediterránea. Asturbega tenía el permiso para Asturias. Begano, en Galicia. Y Norbega estaba en el País Vasco y Navarra. Una lista demasiado larga de sociedades y franquicias a los ojos de Atlanta (Estados Unidos), donde está la sede central del imperio Coca-Cola.

El gigante estadounidense vio con buenos ojos (y azuzó) la simplificación. Quería una sola licencia para España, Portugal y Andorra. Y ahora quiere seguir reduciendo las empresas que envasan su refresco también en Europa. Coca-Cola Iberian Partners, actualmente, está controlado mayoritariamente por la familia Daurella. Acaba de invertir, a través de su sociedad holding Cobega Invest, 800 millones de euros para asumir la mayoría absoluta y pasar del 42% que ostentaba hasta ahora al 55%. La presidenta de todo el grupo Iberian Partners es Sol Daurella. Su familia, además, es socia de la multinacional de Atlanta en Equatorial, la embotelladora de Coca-Cola en 12 países de África, y poseen el 100% de la embotelladora de Islandia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS