Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco Central de Rusia suspende las compras de divisas extranjeras

El regulador congela estas operaciones para proteger el rublo frente a la volatilidad

Un hombre, delante de una casa de cambio de moneda en el centro de Moscú. Ampliar foto
Un hombre, delante de una casa de cambio de moneda en el centro de Moscú. AP

El Banco Central de Rusia ha suspendido este martes las compras de moneda extranjera para reponer las reservas internacionales en el país y después de que la divisa nacional, el rublo, cayese a su nivel mínimo en más de cuatro meses. Este movimiento ha provocado su mayor repunte en casi tres semanas (casi un 7% frente al dólar) y ha cortado de raíz la devaluación ininterrumpida de los últimos días , en un momento en el que las principales divisas de países emergentes sufren un revés sin precedentes por la volatilidad de las Bolsas chinas y la expectativa de que la Reserva Federal estadounidense y el Banco de Inglaterra suban tipos en septiembre.

El regulador ruso achaca la suspensión de las operaciones a la "creciente volatilidad en el mercado doméstico de moneda", según ha asegurado este miércoles esta mañana el Banco Central de Rusia en un comunicado. En el texto también indica que las compras de divisas extranjeras se redujeron a 160 millones de dólares el pasado lunes desde los 200 millones diarios que se negociaron la semana pasada.

"El Banco de Rusia ha declarado en repetidas ocasiones que minimizará el impacto de las operaciones para reponer las reservas internacionales en el mercado de divisas, para ajustar rápidamente el volumen de compras", ha indicado el órgano rector de la política monetaria rusa.

El regulador, que permitió la cotización libre del rublo el año pasado en medio de la peor crisis de divisas desde 1998, reanudó las compras de divisas a mediados del pasado mayo para recomponer gradualmente el nivel de reservas hasta los 500.000 millones de dólares. Desde el cambio de política monetaria el pasado 13 de mayo se han comprado cerca de 10.000 millones de dólares en divisas, según datos de Bloomberg.

La depreciación del rublo, que cae más de un 40% en el último año, es una buena noticia para la competitividad exterior rusa y coincide con un momento de precios bajos de las principales materias primas que exporta: gas natural y petróleo. Pero, a la vez, es un problema para el repago de las deudas en monedas distintas del rublo. El consejo del Banco Central de Rusia volverá a reunirse el viernes para evaluar su política de tipos de interés. En los últimos meses ha llevado a cabo varios descensos consecutivos para controlar el desplome de su divisa.

Más información