Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La creación de empleo se consolida

Más de la mitad de los empresarios encuestados prevé mantener su plantilla en la segunda mitad del año y un 30% ampliarla

Cuatro de cada diez empresarios encuestados por el Barómetro de Empresas elaborado por Deloitte por encargo de EL PAÍS afirmaron haber creado empleo en el primer semestre de 2015. Es la mejor cifra desde el principio de la crisis, y muy por encima de las expectativas de los propios empresarios: hace seis meses, solo un 26% esperaba aumentar plantilla.

Pero también un 26% de los empresarios ha indicado que su número de empleados se ha reducido en estos últimos seis meses, frente al 20% que en febrero preveían destruir empleo. Los encuestados siguen siendo prudentes acerca de las posibilidades laborales de la segunda mitad del año: la mayoría (un 54%) prevé mantener sin cambios sus plantillas, la misma cifra que hace seis meses. Un 30% incluso prevé ampliarlas.

Los sectores donde más empresarios afirmaron haber creado puestos de trabajo fueron el de la hostelería —todos los directivos consultados contrataron— los servicios de consultoría y tecnología (60%) y los fabricantes (54%). Solo en el sector inmobiliario no aumentó el empleo. Por su parte, la mitad de los encuestados del sector bancario apuntó haber reducido su personal.

El principal motivo para crear empleo fue el incremento de la demanda: más de la mitad de los empresarios que contrataron citó ese factor como motivo para fichar, especialmente en los sectores tecnológicos y de fabricación. El 43% de las empresas aumentó su oferta de productos o servicios: lo hicieron cuatro de cada cinco empresas del sector farmacéutico.

FACTURAR E INVERTIR

El mismo patrón del empleo se repite en los datos de producción: un 63% de las empresas informó haber incrementado su facturación —el mejor dato desde 2008— y un 17% la redujo, ambos datos por encima de las expectativas de hace seis meses.

El 64% de los directivos de empresas que produjeron más justificaron el alza por el crecimiento del mercado interno, mientras que uno de cada tres afirmó que el aumento de su facturación vino impulsado por las exportaciones.

Los sectores que más registraron un aumento de la facturación fueron el turístico y el inmobiliario: todas las empresas de esas ramas de negocio afirmaron haber tenido mayores ingresos. Por otro lado, el 41% de las firmas de distribución y el 31% de las del sector primario registraron un descenso de sus ingresos.

El 70% de los encuestados prevé facturar este año más que en 2014, mientras que un 11% considera que sus ingresos van a disminuir. Las empresas del sector hostelero son las más optimistas, mientras que las industrias primaria e inmobiliaria registran las peores previsiones.

Algo más de la mitad de los empresarios encuestados ha afirmado que su empresa tiene más fácil obtener financiación en el mercado español ahora que hace seis meses, mientras que uno de cada cinco señaló que es más difícil. El crédito, uno de los cuellos de botella del empresariado durante la crisis, va fluyendo con más soltura por el progresivo saneamiento del sistema bancario y las inyecciones de capital del Banco Central Europeo.

Esto ha llevado a que dos de cada tres empresas encuestadas hayan aumentado sus inversiones durante el primer semestre del año; de nuevo, cifras similares a las de antes de la crisis. El 42% de los empresarios que gastaron más citaron el aumento de la capacidad productiva como motivo para invertir; el 28% lo justificó por los cambios en la tecnología.

Más información