Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA cobrará dos euros por el uso de los cajeros a los no clientes

La entidad presidida por Francisco González se suma a Caixabank, que cobra los dos euros desde hace cinco meses

El BBVA seguirá a Caixabank y cobrará a quienes no sean sus clientes por usar sus cajeros. Se cumple así lo que se temían la mayoría de los expertos, tras el movimiento de la entidad catalana. Desde la primera semana de septiembre, la entidad presidida por Francisco González cobrará dos euros a los no clientes por sacar dinero en sus máquinas, al margen de lo que les cargue la entidad dueña de la tarjeta. Otras entidades les pueden seguir pronto, aunque el Banco de España no lo ve bien. “La extracción de efectivo es un servicio y tiene que tener una sola comisión”, dicen estas fuentes.

Entre el BBVA y CaixaBank tienen 15.523 cajeros, todos ellos en Servired, lo que supone el 33% de los 46.449 que existían en España hasta diciembre de 2014, según los datos del supervisor. Esto supone que, a partir de septiembre, una de cada tres máquinas que sirven para sacar efectivo cobrarán dos euros a los que no sean clientes de la entidad catalana o el banco con sede en Bilbao.

Red de cajeros automáticos de Servired, Caixabank, BBVA y otros bancos

Además, el banco titular de la tarjeta puede cobrar otra comisión adicional a su cliente. Esta segunda tasa oscila entre el 1,5 euros y 0,65 euros dependiendo de las entidades y la vinculación del cliente con ellas. Esto supone que la extracción de efectivo en estas entidades puede costar más de tres euros en estos cajeros, casi tres veces más que antes.

Ahora, en las pantallas de los cajeros de CaixaBank figura: “El precio del servicio es dos euros”. Ofrece la posibilidad de seguir adelante con la operación o cancelarla y, a continuación, añade: “La entidad emisora de su tarjeta podrá cobrarle una comisión adicional”.

Esta doble comisión es la que no ve bien el Banco de España (ver apoyo). La decisión del BBVA se pondrá en marcha cinco meses después de la que tomó CaixaBank. Fuentes del BBVA no negaron esta información, aunque tampoco hicieron comentarios adicionales.

Ambas entidades se apoyan en un informe que Servired encargó hace meses al despacho Uría y Menéndez. Concluyó que la doble comisión es legal porque hay dos servicios: ofrecer el cajero y facilitar la tarjeta.

Sin embargo, otro informe requerido por otra red de cajeros, competidora de Servired, al bufete Gómez Acebo y Pombo, determinó lo contrario: la provisión de efectivo es un servicio y, por lo tanto, tiene que tener una sola comisión. Para tratar de evitar este conflicto, CaixaBank anunció que dejaría de cobrar la tarifa que antes aplicaba al banco titular de la tarjeta. Sin embargo, fuentes de algunas entidades dicen que se han negado a dejar de aplicar la tarifa adicional a sus clientes. “Ni CaixaBank ni el BBVA nos puede decir cuál es nuestra política comercial”, apuntan.

La dirección de Competencia de Bruselas se interesó por la subida de tarifas de CaixaBank y le preguntó detalles de la medida. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) también analiza la cuestión: “El procedimiento está abierto, en estudio”, dicen fuentes del organismo. BBVA y CaixaBank tienen una posición dominante en este mercado.

La asociación de defensa de los usuarios de bancos, Adicae, ha denunciado esta situación. “Es claramente ilegal porque va en contra de la normativa de protección de los consumidores. No ofrece lugar a dudas el carácter abusivo de esta práctica”, apuntan en la asociación. También la OCU se ha quejado.

Parte del sector bancario defiende esta comisión por dos motivos: hay que rentabilizar la inversión en cajeros y debemos defendernos frente a los competidores que no tienen cajeros y se apoyan en los nuestros. “Los más perjudicados por esta decisión son ING Direct, con 39 cajeros, EVO Bank, con 40, y Bankinter, con 393 máquinas”, apuntan en el sector. Las entidades se defienden diciendo que la tasa que se cobra ahora no compensa la inversión en tecnología. La cuestión, entonces, es ¿por qué no suben esa comisión en lugar de cobrar los dos euros?

El Banco de España no ve con buenos ojos la comisión

Fuentes cercanas al Banco de España consideran que la provisión de efectivo “es un solo servicio y debe tener una sola comisión. La industria debe tomar las medidas necesarias para no vulnerar este principio”.

Sin embargo, cada vez más bancos parecen dispuestos a cobrar los dos euros, lo que puede ser un pulso al supervisor y quizá a Competencia, claves en cómo puede acabar esta cuestión. Las comisiones deben responder a servicios efectivamente prestados. 

Más información