Examen de elitismo para trabajar en empresas selectas británicas

Un estudio oficial concluye que el 70% de los empleados de dichas compañías procede de escuelas privadas y se bloquea a las personas de clase obrera

Alumnos del prestigioso colegio privado británico Eton.
Alumnos del prestigioso colegio privado británico Eton.REUTERS

Compañías financieras y despachos de abogados británicos de élite aplican exámenes de elitismo en sus selecciones de personal, que impiden el acceso de profesionales de clase trabajadora a puestos clave, perpetuando la división social. Eso es lo que concluye un informe oficial presentado este lunes, realizado por la Comisión de Movilidad Social y Pobreza Infantil, un órgano consultivo designado por el Gobierno.

Los responsables de la selección de personal en dichas firmas, según el estudio, tienen en cuenta criterios que favorecen a aquellos candidatos de contextos familiares más privilegiados. Entre ellos, “el estilo personal, el acento y las buenas maneras”.

Alan Milburn, el exdiputado laborista que dirige la comisión, aseguró que los jóvenes de origen obrero están siendo “sistemáticamente excluidos de los mejores trabajos”. “Parece que las compañías de élite requieren que los candidatos a trabajar en ellas pasen antes un examen de pijerío”, concluyó.

La comisión ha analizado, en base a extensas entrevistas personales con los profesionales dedicados al reclutamiento de personal, los procesos de selección en 13 compañías que ofrecen algunos de los 45.000 mejores trabajos del país. Y ha concluido que el 70% de los empleos que ofrecieron dichas empresas en 2014 fueron a parar a candidatos que habían estudiado en escuelas privadas, aunque solo un 11% de la población pasa por estos centros.

El estudio concluye que, a medida que la educación universitaria se ha masificado, esta deja de ser un elemento diferenciador y los empleadores se fijan en otro tipo de características que les permiten tener una fuerza laboral “más homogénea”. “Yo puedo escribir un comentario en el margen y esa persona de mi entorno sabrá exactamente de lo que estoy hablando, cogerá mis chistes”, explica uno de los entrevistados, justificando por qué empelaría a alguien de su mismo origen social.

El informe advierte a las compañías de que están “cerrando la puerta al talento, obstaculizando la movilidad social de los jóvenes y alimentando la división social que lastra a Reino Unido”. Cada vez hay más concienciación sobre la necesidad de movilidad social, prosigue el informe, pero "la clase es una categoría menos evidente de discriminación" comparada con otras.

“La entrada a estas empresas de élite sigue estando fuertemente dominada por personas de contextos socioeconómicos privilegiados”, concluye la comisión. “Esto se puede atribuir a la tendencia a reclutar los nuevos empleados de un pequeño grupo de universidades de élite, a las que acuden sobre todo estudiantes de familias de clases altas. Pero además las empresas definen el talento de acuerdo a una serie de factores, como una apariencia lustrosa y maneras confiadas, que los participantes en el estudio reconocen que están asociados a las clases altas".

El estudio recoge el testimonio de algunos trabajadores que han accedido a puestos en dichas empresas sin pertenecer a esas clases privilegiadas. “Cuando vuelvo a casa me puedo relajar”, explica uno. “Cuando estoy en el ambiente laboral finjo ser más pijo de lo que soy”.

Un reclutador entrevistado en el estudio admite que muchas empresas ni siquiera se detienen en candidatos de origen de clase trabajadora. “Estadísticamente es probable que haya un diamante en bruto”, explica. “¿Pero cuánto barro debo remover para encontrar el diamante?”.

Sobre la firma

Pablo Guimón

Es el redactor jefe de la sección de Sociedad. Ha sido corresponsal en Washington y en Londres, plazas en las que cubrió los últimos años de la presidencia de Trump, así como el referéndum y la sacudida del Brexit. Antes estuvo al frente de la sección de Madrid, de El País Semanal, y fue jefe de sección de Cultura y del suplemento Tentaciones.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS