Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de empleados en España encuentra trabajo por contactos

Apenas el 2,5% lograron su empleo a través de las oficinas públicas y el 3,6%, por las privadas

Una cola de parados ante la puerta de una oficina de empleo en Madrid.
Una cola de parados ante la puerta de una oficina de empleo en Madrid.

La familia, los amigos o los conocidos son la principal vía a través de la que se encuentra un empleo en España. Casi la mitad de los asalariados que han logrado un trabajo en los últimos cinco años lo ha hecho por esta vía, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). El papel de los contactos personales en la intermediación laboral es muy superior al de los servicios públicos de empleo, que apenas colocan al 2,5% de asalariados, o los privados (al 3,6%). El segundo mecanismo de búsqueda con más éxito es la entrega directa del currículo.

El 46,7% de quienes tienen un empleo asalariado en España lo han encontrado a través de sus familiares, amigos o contactos. Esta vía de intermediación laboral es la primera con mucha diferencia sobre la segunda: la búsqueda directa, es decir, el parado pide directamente trabajo al empresario o envía su currículum a la empresa ha servido a otro 22,2% de los ocupados.

Ambos mecanismos de inserción laboral se sitúan muy por encima de los servicios públicos de empleo, cuyas oficinas apenas colocan al 2,5% de trabajadores. Este dato viene a confirmar uno de los lugares comunes más habituales del mercado laboral español: el escaso papel de las oficinas públicas de empleo en la colocación de parados. No obstante, tampoco es mucho mayor el rol que juegan agencias privadas, que se quedan en el 3,6%.

El porcentaje de ocupados que encontró su empleo a través de anuncios publicitarios —tanto en medios de comunicación tradicionales como digitales— casi duplica el de las oficinas privadas, y llega al 6,9%. Los datos proceden de un estudio específico del INE sobre la Encuesta de Población Activa (EPA) de 2014 para conocer la situación laboral de los inmigrantes y sus descendientes.

De este análisis detallado se observa que el recurso a los contactos como vía para encontrar un trabajo es todavía más habitual entre los extranjeros (61,4%) que entre los españoles (42,5%). Además, el escaso papel que juegan las oficinas públicas y privadas de empleo disminuye más entre los inmigrantes al 1,34% y al 3,25%, respectivamente.

El módulo de la EPA de 2014 también recoge el motivo por los que los inmigrantes vinieron a España. En la mayor parte de casos, 2.086.900 de 4,7 millones de personas, el 44,45% de ocasiones, la razón fue laboral. La siguiente causa, con cuatro décimas menos, el 44,05%, fue familiar.

Entre los datos divulgados por el INE, hay otros significativos que muestran diferencias entre españoles e inmigrantes en su formación. En ambos colectivos, el porcentaje de aquellos que tiene hasta el primer nivel de educación secundaria es similar (poco más del 40%). Mientras, entre los extranjeros el porcentaje de los que han completado toda la educación secundaria supera el 32%, frente al 22,5% de los españoles. Sin embargo, estos últimos tienen estudios superiores en el 33,8% de las ocasiones, frente al 25,5% de los nacidos fuera de España.

Fe de errores

En una versión anterior de esta crónica, en el el penúltimo párrafo decía que 2,8 millones de inmigrantes de 4,9 habían venido a España por motivos laborales, cuando debía decir 2,8 millones de 4,7.

Más información