Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

La estacionalidad favorece el empleo

Las estadísticas de afiliaciones a la Seguridad Social y paro registrado siguen trayendo buenas noticias. A la positiva tendencia de fondo, en estos meses primaverales se une la favorable estacionalidad, lo que se traduce en cifras llamativas de creación de empleo y descenso del paro. En concreto, en mayo las afiliaciones subieron en 213.000 y el paro descendió en 118.000 personas, cifras ambas de las más altas de la serie histórica en este mes.

Una primera cuestión que llama la atención es la gran diferencia entre ambas cifras: si las afiliaciones han aumentado en 213.000, parece que el paro debería descender en más de 118.000. Pero la relación no es tan directa. En primer lugar, la primera cifra se refiere a la media diaria de afiliaciones en el mes, mientras la cifra de parados se refiere al último día de cada mes, que fluctúa mucho según dicho día caiga entre semana o en fin de semana. En segundo lugar, estamos hablando de afiliaciones y no de afiliados, pudiéndose dar el caso de que un mismo afiliado tenga varias afiliaciones (pluriempleo). En tercer lugar, muchas afiliaciones nuevas son de personas que no están inscritas como demandantes de empleo, lo que, a su vez, puede ocurrir porque sean personas que acaban de incorporarse al mercado laboral (aumento de la población activa), porque ya estaban ocupadas pero en la economía sumergida o, simplemente, porque hay un gran número de parados que no utilizan los servicios públicos de empleo.

Las estadísticas de afiliaciones a la Seguridad Social y paro registrado siguen trayendo buenas noticias

Según la EPA, la población activa se mantiene prácticamente estable, por lo que los otros dos argumentos parecen más plausibles, especialmente el último. Ello ayudaría a explicar que el paro registrado esté descendiendo mucho menos que el estimado por la EPA (en el primer trimestre 311.000 y 489.000, respectivamente, respecto al mismo periodo del año anterior).

En todo caso, lo correcto a efectos de analizar y valorar los datos es eliminar la estacionalidad. En estos términos, las afiliaciones aumentaron en 58.000, que si bien es una cifra algo inferior a la media de los cuatro primeros meses del año, sigue siendo elevada. Si se mantuviera este aumento durante doce meses, en un año las afiliaciones habrían aumentado en 700.000, un 4,1%, tasa esta última superior al crecimiento esperado del PIB. La ligera ralentización del aumento de afiliaciones en este mes se concentra en el sector de la construcción y en el de servicios públicos, lo cual confirma el efecto del ciclo electoral sobre la creación de empleo en los últimos meses, que ahora empieza a desaparecer. Lo positivo es que el ritmo de crecimiento en los sectores industrial y de servicios de mercado sigue aumentando [gráfico superior derecho]. En cuanto al paro, el descenso en términos desestacionalizados fue de 34.000 personas, que al igual que la cifra de afiliaciones, también es algo inferior al promedio de los primeros cuatro meses del año.

La ligera ralentización de las afiliaciones confirma el efecto del ciclo electoral en el paro

Junto a los datos de afiliaciones y paro, esta semana conocimos los datos de abril de ventas, salarios y empleo que elabora la Agencia Tributaria a partir de las declaraciones de las grandes empresas. El crecimiento de las ventas totales a precios constantes sigue acelerándose, alcanzando la media de los tres últimos meses una tasa anualizada del 6,9% respecto a los tres meses precedentes [gráfico inferior izquierdo]. En diciembre esta tasa era un punto porcentual menor. Por componentes, las ventas interiores aceleran el paso, pero más lo hacen las exportaciones, cuya tasa supera el 14%.

Otros indicadores importantes que ofrece la Agencia son los perceptores de rendimientos del trabajo y los rendimientos medios brutos (aproximación a los salarios medios). Los perceptores mantienen también una tendencia creciente, aunque a menor ritmo que las afiliaciones, y los rendimientos medios [gráfico inferior derecho] muestran desde finales del pasado año un cambio de tendencia al alza, aunque los crecimientos son todavía inferiores al 1% anual.

Ángel Laborda es director de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros

 

Indicadores PMI

Los indicadores Markit PMI (Purchasing Managers’ Index) de mayo adelantan que el ritmo de crecimiento trimestral del PIB español está siendo superior en el segundo trimestre al del primero (0,9%). El PMI del sector manufacturero aumentó 1,6 puntos, hasta 55,8 (por encima de 50 el indicador señala expansión). La media de abril y mayo es seis décimas superior a la del primer trimestre. El PMI de servicios descendió en mayo tras un fuerte aumento en abril, pero la media de estos dos meses es 2,7 puntos superior al primer trimestre. Como consecuencia, la media de abril y mayo del PMI compuesto supera en 2,1 puntos al trimestre anterior. De entre los países de la zona euro, España lidera, junto con Irlanda, el ranking de estos indicadores, que, al igual que los de confianza, recogen muy bien la evolución cíclica de la economía.