Los desahucios aumentan pese al inicio de la recuperación económica

Las ejecuciones de hipotecas sobre vivienda habitual caen un 6,9%

Miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) durante una concentración en Valencia.
Miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) durante una concentración en Valencia. EFE

El inicio de la recuperación económica no ha evitado la escalada de los desahucios. Según datos publicados hoy por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ),  entre el 1 de enero y el 31 de marzo de este año, el número de lanzamientos practicados –que afectan a distintos tipos de inmuebles, no solo a viviendas y, en el caso de éstas, no solo a vivienda habitual- fue de 18.869, lo que supone un incremento del 2,1 % respecto a los 18.485 del mismo periodo de 2014. Un lanzamiento es un acto mediante el cual se despoja a una persona de la posesión material de un bien inmueble, en ejecución de una resolución dictada por la autoridad gubernativa o judicial

Más de la mitad de los lanzamientos o desahucios, el 52,6%, se derivó del impago de alquileres en aplicación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU); el 43,3%, de ejecuciones hipotecarias, y el 4,1%, por otras causas. Los lanzamientos consecuencia de la LAU disminuyeron un 0,3% en términos interanuales, mientras que los derivados de ejecuciones hipotecarias aumentaron un 6%.

Casi uno de cada cuatro lanzamientos practicados en el primer trimestre del año se produjo en Cataluña, con 4.420 (el 23,4 % del total). Le siguen Andalucía, con 2.857 (15,1 %); la Comunidad Valenciana, con 2.793 (14,8 %); y Madrid, con 2.253 (11,9 %).

Menos inicio de ejecuciones

Los desahucios o lanzamientos son la última fase del procedimiento, con lo que llevan cierto retraso con respecto al inicio de la crisis. Lo que sí está habiendo ya es un menor inicio de ejecuciones hipotecarias, tanto según los datos del CGPJ como los del Instituto Nacional de Estadística (INE), que ha publicado hoy de forma separada. El número total de inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas en el primer trimestre de 2015 es de 30.952, lo que supone un 0,9% más que el cuarto trimestre de 2014 y un 5,2% menos que en el mismo trimestre de 2014, según los datos publicados hoy por el INE.

El 78,2% de las viviendas de personas físicas con ejecución hipotecaria (8.802) son viviendas habituales en propiedad, un 6,9% menos que en el mismo trimestre de 2014. Por su parte, 2.448 viviendas de personas físicas con ejecución hipotecaria iniciada no son residencia habitual de los propietarios, un 7,7% menos, según el INE.

Tomando como referencia las viviendas familiares (18.363.500) existentes en España en el primer trimestre de 2015, el 0,048% iniciaron una ejecución hipotecaria en el primer trimestre. En el primer trimestre de 2015 las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas concentran el 57,5% del total.

El 12,9% de las ejecuciones hipotecarias en el primer trimestre son sobre viviendas nuevas y el 87,1% sobre usadas. El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas nuevas disminuye un 36,6% respecto al año anterior, mientras que el de usadas aumenta un 0,6%, según el INE.

Los datos de Estadística muestran que el 21,1% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en el primer trimestre corresponde a hipotecas constituidas en el año 2007, el 15,2% a hipotecas constituidas en 2006 y el 11,8% a hipotecas de 2008. El periodo 2005-2008, el del apogeo de la burbuja inmobiliaria, concentra el 58,9% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas este trimestre

Hay que tener en cuenta que no todas las ejecuciones de hipoteca que se inician terminan con el lanzamiento o desahucio de sus propietarios y que un procedimiento judicial puede dar lugar a varias certificaciones por ejecución de hipoteca.

Las cifras del INE son relativas al número de certificaciones de ejecuciones hipotecarias que se inician e inscriben en los registros de la propiedad durante el trimestre, relativos a la totalidad de fincas rústicas y urbanas. Habitualmente el impago de la deuda comienza a producirse con una antelación al inicio de la ejecución hipotecaria de entre dos y cuatro trimestres.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS