Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas inicia una investigación sobre el sector del ‘e-commerce’

El anuncio coincide con el lanzamiento de la estrategia de mercado único digital

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, en la Eurocámara.
La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, en la Eurocámara. REUTERS

Coincidiendo con el lanzamiento de la estrategia de un mercado único digital para todo el territorio comunitario, la Comisión Europea ha abierto la puerta este miércoles al proceso de investigación sobre un sector en constante crecimiento: el comercio electrónico.

Así lo ha confirmado la comisaria de Competencia, la danesa Margrethe Vesteger, en un comunicado en el que también recuerda que ya anunció el proceso el pasado marzo pero que será a partir de ahora cuando Bruselas vigilará a las empresas más extendidas en la red; de ropa y calzado, electrónica y de contenidos digitales, de las que no ha dado nombres.

Vestager ha admitido también que "hay indicios" de que son las propias compañías las que ponen trabas al comercio transfronterizo online para fragmentar el mercado único de la UE en función de las fronteras nacionales e impedir así la competencia. Fuentes de la Comisión matizan, sin embargo, que se trata de un "estudio del funcionamiento de este sector y que no se trata de una investigación formal" como la que inició el mes pasado contra Google.

"Los ciudadanos europeos se topan con demasiados obstáculos transfronterizos a la hora de acceder a los bienes y servicios disponibles en línea", explicó Vestager. El objetivo de esta investigación sectorial es determinar el alcance de los obstáculos y los efectos tanto en los consumidores como en otras empresas con la misma actividad. En caso de que se determine que las prácticas en el comercio electrónico son contrarias a las normas de Competencia establecidas por Bruselas, la Comisión "no dudará" en adoptar las medidas que sean necesarias para ponerles freno.

Bruselas propone así eliminar las trabas —como restricciones contractuales en la distribución de bienes— al comercio electrónico y crear un espacio en que ciudadanos y empresas puedan acceder a las actividades online en condiciones de libre competencia, con independencia de su nacionalidad o de su lugar de residencia. Es decir, la eliminación de fronteras digitales, una de las "prioridades" de la Comisión de Jean-Claude Juncker.

Bruselas —como ha hecho anteriormente con el sector farmacéutico, energético o de servicios financieros, entre otros—  enviará unos cuestionarios a determinadas empresas para determinar si han actuado conforme a las normas de competencia y, en función de los resultados, la Comisión podría abrir expedientes sancionadores a dichas compañías o instarles a que cambien de prácticas en el negocio. Aunque el nombre de las empresas permenece bajo máximo secreto, fuentes de la Comisión aseguran que hay grandes multinacionales porque de lo que se trata es de tomar el pulso al negocio por Internet transfronterizo.

El proceso, sin embargo, no se avecina corto. El Ejecutivo comunitario, tras recoger y analizar los datos, emitirá un informe a mediados de 2016 y presentará el documento final durante el primer trimestre de 2017.

Más información