Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista a Violeta Bulc, comisaria europea de Transporte

“España no ha aprovechado el potencial de la red ferroviaria”

La comisaria europea alerta de que si los puertos no están conectados con el ferrocarril, el país limitará su crecimiento

Violeta Bulc, comisaria europea de Transportes.
Violeta Bulc, comisaria europea de Transportes.

La comisaria europea de Transporte, la eslovena Violeta Bulc (Novo Mesto, 1964) recibe a EL PAÍS en la representación de la Comisión Europea en Madrid, en pleno centro de la capital, tras tres días frenéticos de desayunos y almuerzos con autoridades y empresarios; una visita al tramo de AVE Valladolid-Palencia y hasta encuentros con estudiantes. Lleva a la práctica una de las directrices del presidente del Ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, a sus comisarios: más visitas a los Estados miembros y menos tiempo atrincherados en el fortín de Bruselas.

Sin apenas experiencia política previa, milita en un joven partido liberal desde el que ha dado el salto a una de las carteras clave en el diseño del mapa de infraestructuras europeo. Medio año después de su llegada a la capital comunitaria, esta ingeniera informática ya se ha ganado la fama de ser una de las comisarias más heterodoxas en lo personal: un diploma en chamanismo y un certificado de formadora Sundoor en el arte de caminar sobre el fuego así lo atestiguan. En lo puramente profesional defiende sin fisuras la expansión del ferrocarril, pero pide un giro en la aproximación de los Estados miembros al sector: mayor peso de las mercancías, con especial atención a las conexiones con los puertos; menor focalización en el transporte de pasajeros y, sobre todo, aboga por incentivar la competencia entre operadores.

Pregunta. En España se ha abierto el debate sobre la rentabilidad del AVE. ¿Qué tiene que decir la Comisión Europea?

Respuesta. España es el país líder en la UE en número de kilómetros de alta velocidad y el segundo del mundo. Animamos a los Estados miembros a desplegar la alta velocidad como uno de los pilares de nuestro plan para acercar a los europeos. Ese es el objetivo fundamental de nuestro plan, que incluye nueve corredores ferroviarios y que pretende crear un área europea única de transporte que fortalezca el mercado común. En este sentido, apoyamos los esfuerzos realizados en España para acercar los distintos puntos del país, además de la reciente conexión con Francia y el proyecto de línea con Portugal. Conectar cada vez más puntos de la UE es el camino correcto. Me gustaría, no obstante, separar la orientación estratégica hacia una red de alta velocidad de la administración de esta red. La rentabilidad tiene que ver con el volumen de tráfico, pero también con el tipo. Y lo que vemos es que España ha puesto mucho énfasis en el tráfico de pasajeros.

P. ¿Quiere decir que España debe incentivar el tráfico de mercancías y no tanto el de personas?

R. No estoy en posición de juzgarlo, pero sí creo que hay una gran oportunidad para lograr un mejor retorno de la inversión y poner la red en rentabilidad haciendo crecer el tráfico de carga. Ahí España está lejos de la media comunitaria y eso quiere decir que no ha aprovechado todo el potencial de la infraestructura férrea. Es una gran oportunidad para capitalizar mejor la inversión realizada en ferrocarril. La experiencia de otros Estados muestra que la carga es el segmento que hace rentable a la red. De todas formas, más allá del aspecto económico, no podemos obviar otra realidad que afecta al conjunto de la UE: el transporte supone más del 24% de las emisiones de CO2 y consume más del 34% de la energía primaria, tenemos importantes problemas de congestión en la red de carreteras y los accidentes de tráfico causan muchas muertes al año. Estos factores nos empujan a fomentar el ferrocarril.

P. Un informe de Fedea asegura que ninguna línea de AVE es rentable. ¿Es sostenible?

R. Hay un argumento que siempre debemos tener en cuenta: la obligación social del Estado. Son infraestructuras en las que los Gobiernos tienen un interés especial, por ejemplo para conectar áreas remotas. Siempre habrá este tipo de excepciones, al igual que en telecomunicaciones o en otros sectores clave. Sin embargo, sería muy cuidadosa a la hora de aceptar siempre esos argumentos:pueden convertirse fácilmente en excusas para no abrir los mercados a la competencia. Y negar la competencia en el tren impide que el sistema mejore y que sea más eficiente.

P. Bruselas ha puesto el foco sobre las conexiones ferroviarias de los puertos. ¿Cree que España ha hecho suficiente?

R. Creo que España dispone de un espacio amplio para hacer mejor uso de la red en lo relativo a las conexiones portuarias. Estamos incentivando a los países a mejorar las conexiones de sus puertos con el interior. La globalización sigue su camino y si los puertos no están bien conectados, se les cierra la puerta al crecimiento. España tiene una gran capacidad portuaria adicional que podría utilizarse mejor.