Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca exige el control de Martinsa Fadesa para no enviarla a liquidación

Este jueves vence el plazo para que las entidades de adhieran al convenio de la inmobiliaria

El empresario Fernando Martín tiene escasas horas para salvar de la liquidación a Martinsa Fadesa, que en 2008 protagonizó el mayor concurso de acreedores de España con un pasivo de 7.800 millones de euros. La compañía apuraba este miércoles el plazo para que las entidades financieras se adhirieran al convenio de acreedores que presentó el 30 de diciembre de forma unilateral. Sin embargo, fuentes financieras aseguraron que la banca exigirá el jueves a la junta de Martinsa la entrega del control y la gestión de la empresa a cambio de salvarla de la liquidación.

A pesar de que estas fuentes apuntan que no se ha fijado una posición conjunta de la banca, las principales entidades acreedoras pudieron abordar este miércoles el asunto de Martinsa en el Consejo de Administración ordinario de la la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), que tiene en sus manos una cuarta parte de toda la deuda de la inmobiliaria. En la orden del día figuraba el asunto de Martinsa, de cuyas negociaciones se ha encargado un grupo de cuatro bancos formado por Sareb, CaixaBank, Banco Popular y Abanca, que tienen el 60% de la deuda financiera de Martinsa, de más de 5.500 millones.

Según estas fuentes, los bancos seguían rechazando la propuesta que Martinsa llevó al juez, que consistía en una quita del 70% de la deuda y el pago del resto mediante daciones en pago. Además de juzgar excesiva esa condonación, la banca valora en solo 237 millones de euros el paquete de activos que Martinsa tasó en 990 millones. El convenio también contemplaba la distribución de parte de los 1.576 millones de euros que Martín pensaba conseguir del pleito contra Manuel Jove. Después de que el Supremo fallara a favor de Jove, el documento se ha quedado sin una de sus principales bazas. Fuentes del sector también señalaron que el concurso de Martinsa se produjo en 2008, por lo que la mayor parte de la deuda ya fue provisionada por la banca.