Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dudas sobre Grecia lastran las Bolsas y la prima de riesgo española

El Ibex 35 cede un 1,97% y la Bolsa griega se deja un 4,75% tras la rebaja de su 'rating'

Vista del parqué madrileño el pasado 28 de enero.
Vista del parqué madrileño el pasado 28 de enero. EFE

Los vaivenes de Grecia, principal quebradero de cabeza de los inversores, vuelven a lastrar los principales mercados de valores europeos. Al cierre, el IBEX 35 ha retrocedido un 1,97%, con todos los valores del sector bancario en terreno negativo. Las principales plazas del Viejo Continente también cerraron con pérdidas, aunque considerablemente menores que en el selectivo español. El DAX alemán ha caído un 1,69%, el CAC40 ha retrocedido un 0,85% y el FTSE británico se ha dejado un leve 0,24%. La Bolsa griega, ha sido la más castigada: un 4,75 % tras la decisión de S&P de rebajar su rating hasta B-  el pasado viernes, cuando los mercados ya habían echado el cierre. Como telón de fondo de estos movimientos, el enquistamiento de las negociaciones entre el Gobierno de Alexis Tsipras y la troika, el triunvirato de acreedores de Grecia (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional), y la potencial salida de Atenas de la moneda única.

Los peores valores en el IBEX 35 han sido dos entidades financieras, Bankinter (-3,91%) y Bankia (-3,62%), y la constructora y empresa de servicios energéticos y medioambientales Acciona (-3,19%). Entre los pesos pesados del selectivo madrileño —las denominadas blue chips— destacan los abultados descensos de los dos mayores bancos españoles por capitalización bursátil: BBVA (-2,74%) y Santander (-2,2%). En el lado opuesto, solo cinco valores escaparon del rojo: la acerera ArcelorMittal (+3,54%), la cadena de supermercados DIA (+0,94%), la compañía de ingeniería Técnicas Reunidas (+0,93%), la constructora Sacyr (+0,44%) y el fabricante de aerogeneradores Gamesa (+0,14%) Por su parte, la prima de riesgo española ha repuntado hasta los 123 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años —el de referencia en el mercado de deuda— en el 1,58%. El diferencial entre el bono italiano —otro de los termómetros en el sur de la UE— y el alemán se sitúa en el entorno de los 131 puntos básicos, cinco más que a primera hora de la mañana. En el caso de Grecia, la más castigada por los titubeos de los inversores, la prima subió 48 puntos básicos hasta los 1039.

Todas las miradas de los inversores están depositadas en dos citas clave de esta semana: el Eurogrupo (la reunión de ministros de Economía y Finanzas) que se celebrará el miércoles en Bruselas con la situación griega como tema casi monográfico y el primer encuentro entre Tsipras y la canciller alemana Angela Merkel en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE del jueves. Antes de su cita comunitaria, la jefa de Gobierno alemana mantendrá este mismo lunes una reunión con el presidente de EE UU, Barack Obama. Fuentes del Gobierno estadounidense consultadas por el Financial Times verbalizaron el pasado fin de semana su contrariedad con la estrategia que los Veintiocho están siguiendo con Atenas. Hace diez días el propio Obama subrayó en la cadena estadounidense CNN sus discrepancias con la línea seguida por la UE con Grecia. "No se puede continuar apretando a países que están en medio de una recesión. En algún momento tiene que haber una estrategia de crecimiento para que puedan pagar sus deudas", afirmó.

Por si la incertidumbre que se cierne sobre la situación Grecia fuera poca, el expresidente de la Reserva Federal estadounidense Alan Greenspan avivó este domingo el fuego al opinar que su salida del euro es "cuestión de tiempo". "No veo que les ayude estar en el euro, y ciertamente no veo que ayude al resto de la eurozona", apuntó en una entrevista concedida a la BBC.

Más información