Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coca-Cola y sindicatos discrepan por los salarios de despedidos

La empresa dice que ambas partes han llegado a un acuerdo y los representantes de los trabajadores lo niegan

Protesta por el cierre de Coca-Cola en Fuenlabrada.
Protesta por el cierre de Coca-Cola en Fuenlabrada.

El conflicto de Coca-Cola encuentra discrepancias en cada paso. Coca-Cola Iberian Partners, la embotelladora que realizó un despido colectivo que afectó a 1.190 trabajadores que fue declarado nulo por la Audiencia Nacional, ha anunciado un acuerdo con los sindicatos para pagar los salarios de sustentación (los que se perciben desde el momento en que hay una primera sentencia recurrible hasta que hay un fallo definitivo). Los representantes sindicales lo negaban. “Lo que pasa es que no hay acuerdo en las cantidades que tienen que percibir algunos de los afectados. No hay acuerdo alguno”, explica José Vicente Canet, secretario de Acción Sindical de Feagra CC OO.

Según la compañía, Coca-Cola pagará 7,5 millones a 351 trabajadores de los afectados por el ERE, los que solicitaron la ejecución de la sentencia de la Audiencia Nacional.

Empresa y sindicatos han celebrado este viernes una reunión en la Audiencia Nacional en la que, en principio, hubo un acuerdo solo sobre el pago de los salarios de sustentación. Sin embargo, fuentes sindicales explican que acabada la reunión comprobaron que las transferencias previstas en la documentación entregada por la compañía eran menores en algunos casos a lo acordado y se lo hicieron saber. En los próximos días habrá otra reunión para tratar de cerrar el pacto parcial.

A finales del mes de enero la Audiencia Nacional consideró "irregular" la readmisión de los empleados afectados por el ERE en los centros de trabajo que suponen un cambio de residencia, por lo que les eximía de trabajar hasta que el Tribunal Supremo resuelva definitivamente en casación.

Además, en el auto de la sala de lo social también obligaba al embotellador único de Coca-Cola en España a pagar a los trabajadores, mientras tanto, los salarios de sustentación.