Falta competencia en el sector de los fondos de inversión, según la CNMV

Santander, La Caixa, BBVA, Banco Sabadell y Bankia controlan el 57% del mercado

La industria de los fondos de inversión en España gestiona casi 200.000 millones de euros de 6,48 millones de ahorradores. La teoría dice que los inversores pueden elegir entre un amplio catálogo de productos y entidades: se comercializan 2.273 fondos de casi 79 gestoras. Sin embargo, la práctica dibuja un mercado casi oligopolístico, ya que los cinco mayores grupos (Santander, La Caixa, BBVA, Banco Sabadell y Bankia) controlan el 57% del mercado. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) acaba de publicar un estudio en el que denuncia la situación y advierte de sus efectos.

“La industria de fondos se caracteriza por una alta concentración (...) Además, los altos costes de cambio y búsqueda hacen que los inversores minoristas tiendan a concentrar sus compras de activos financieros en un único proveedor”, dice Ramiro Losada, miembro del departamento de estudios del supervisor bursátil. “Este proveedor es generalmente una entidad de crédito que ofrece una gran variedad de productos; entre ellos fondos de inversión. Estas dos características del sector pueden restringir la competencia en el mercado de fondos”, añade este experto en el estudio que ha publicado la CNMV en su último boletín trimestral.

En el informe se solicita que el Gobierno tome la iniciativa para evitar problemas

De acuerdo con los resultados del modelo econométrico utilizado en este trabajo, el margen de beneficios medio de las gestoras españolas es de al menos el 43%. “Semejante porcentaje sugiere que este mercado se encuentra lejos del paradigma de la competencia perfecta. Las gestoras disfrutan de un alto poder de mercado en el segmento minorista de los fondos de inversión”.

La regulación española fija máximos a las comisiones cargadas a los partícipes. Sin embargo, el autor del estudio cree que su efectividad es cuestionable. “Las gestoras disfrutan de unos márgenes en la mayoría de sus fondos de al menos el 25%. Estas entidades y, sobre todo, los bancos, de los que muchas de ellas son filiales, son empresas multiproducto que podrían disponer de la capacidad necesaria para discriminar en precio y/o producto a sus clientes minoristas”, señala Losada. La falta de competencia real también se traslada a las comisiones que pagan los clientes de estos productos, ya que los bancos administran los fondos de inversión a través de sus gestoras y los venden mediante su red comercial a los pequeños ahorradores.

El autor del estudio concluye con una petición para que el Gobierno tome la iniciativa para evitar problemas. “La competencia limitada y la pérdida de bienestar social que aquella comporta sugieren que existe espacio para algún tipo de intervención pública, que podría concretarse en medidas dirigidas tanto a la parte de la demanda como a la de la oferta”.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

David Fernández

Es el jefe de sección de Negocios. Es licenciado en Ciencias de la Información y tiene un máster en periodismo por EL PAÍS-UAM. Inició su carrera en Cinco Días y desde 2006 trabaja en EL PAÍS, donde se ha especializado en temas financieros. Ha ganado los premios de periodismo económico de la CNMV, Citigroup, Aecoc y APD.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS