El BCE alerta del auge del populismo y “sus recetas para el desastre”

El economista jefe de la entidad insta a seguir con las reformas y apoyar la recuperación

Peter Praet, economista jefe del BCE.
Peter Praet, economista jefe del BCE.Jerome Favre (Bloomberg)

El economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Peter Praet, ha lanzado una advertencia a los Gobiernos de la Unión Monetaria para que pongan de una vez por todas sus economías en orden, con el objetivo de frenar el auge de los populismos y evitar sus "recetas para el desastre".

"El auge del populismo debe ser interpretado como una llamada de atención", opina Praet en una entrevista publicada este miércoles por el diario financiero alemán Boersen-Zeitung (enlace al texto en inglés). "Los Gobiernos tienen que dar prioridad a las decisiones políticas difíciles y seguir adelante con las reformas que tanto se necesitan", añade antes de comentar que es imprescindible impulsar una recuperación que, si no se consolida, podría acabar provocando tensiones políticas.

Más información
Grecia se zambulle en la campaña electoral en un clima de polarización
Berlín y Bruselas advierten a Atenas de que debe respetar los compromisos
Bruselas teme que la inestabilidad arruine la débil mejoría económica

"Ahora es el momento de la verdad: hay una necesidad de resultados concretos", ha argumentado antes de destacar que en Francia e Italia sus respectivos Gobiernos han realizado avances en este sentido.

Los comentarios de Praet llegan después de la convocatoria de elecciones anticipadas en Grecia, lo que ha despertado temores en Bruselas, Fráncfort (sede del propio BCE) y Berlín ante una eventual victoria de Syriza. Las encuestas dan ganador a esta formación izquierdista cuyo programa incluye revertir los compromisos adquiridos por Atenas a cambio del rescate europeo que ha evitado la que quiebra del país.

"Los partidos populistas en algunos países prometen soluciones rápidas pero sólo ofrecen recetas para el desastre", advierte Praet. En su opinión, “nadie debería estar bajo la ilusión de que sólo tiene que volver al viejo sistema y todo será mejor" dado que, tal y como argumenta, “una política de devaluación no resuelve los problemas estructurales" que, para el economista y el resto de autoridades europeas, se resuelven con reformas.

En el plano de la autocrítica, Praet ha reconocido que a lo largo de la crisis “hubo fallas institucionales en Europa”. “Tenemos una unión monetaria con un banco central muy fuerte, pero las otras instituciones han sido demasiado débiles”, ha admitido en relación a que el organismo presidido por Mario Draghi ha sido reconocido por los analistas e inversores como el único con capacidad cierta de actuar, tal y como ha demostrado en varias ocasiones. En particular, cuando en verano de 2012 el propio Draghi forzó un cambio de tendencia en los mercados con la ya mítica frase de “el BCE hará lo necesario para sostener el euro. Y créanme, eso será suficiente”.

Ahora, más de dos años después, las miradas siguen puestas en el BCE y la posibilidad de que apruebe en enero la compra masiva de deuda. El objetivo de ello es también consolidar la incipiente recuperación. Praet ha confirmado que se estaban considerando tales medidas. "Siempre hemos hecho hincapié en que hay dos contingencias que nos podrían llevar a tomar medidas complementarias: en primer lugar, las decisiones adoptadas hasta la fecha no han sido suficientes para tener el efecto deseado... y segundo, la propia perspectiva de la inflación se ha deteriorado desde que las tomamos. Ahora tenemos un poco de ambas cosas", ha explicado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS