Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los supervisores se defienden de las críticas de Guindos por Bankia

El Banco de España y la CNMV critican la acusación de "mirar para otro lado" y respaldan su actuación profesional

El Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), organismos supervisores controlados por ejecutivos nombrados por el PP, arremetieron contra el ministro de Economía, Luis de Guindos. La acusación de que en la salida a Bolsa de Bankia el Gobierno socialista "forzó voluntades e hizo que los supervisores miraran hacia otro lado" se interpretó como un golpe a las instituciones y un hecho inaudito en países desarrollados. Las acusaciones de Guindos llegaron tras una pregunta del PSOE en la que se pedía una comisión de investigación del caso Bankia, a lo que se negó el PP. 

La presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, afirmó el miércoles que la Comisión actuó correctamente en el caso Bankia. Ayer, fuentes de la CNMV se ratificaron. El Banco de España se reunió en “comisión ejecutiva extraordinaria” solo para analizar la situación creada por el ministro. Pese a que Guindos se refirió “a los entonces responsables” de los dos supervisores, nombrados por el Gobierno de Zapatero, el Banco de España ha sentido la crítica como propia.

No en vano, tres de los cuatro miembros de la actual Comisión Ejecutiva del Banco de España (Fernando Restoy —actual subgobernador y antes vicepresidente de la CNMV—, Ángel Luis López y Vicente Salas) estaban bajo el mandato de Miguel Fernández Ordóñez y Julio Segura, expresidente de la CNMV. En el comunicado, el supervisor dice que la institución “desempeña sus funciones con autonomía respecto a la Administración General del Estado”. Con esta frase rechaza cualquier injerencia política, aunque en el mercado se ha criticado la relación de los gobernadores con los partidos políticos. Ordóñez fue miembro del PSOE y Linde era una persona cercana precisamente al ministro Guindos.

El supervisor también aclara que la gestión es responsabilidad de los directivos. “La actuación del Banco de España como supervisor se ciñe al control de la actividad de las entidades de crédito a partir de la información elaborada por estas. Las decisiones de gestión son exclusiva responsabilidad de los órganos de administración y dirección de las entidades”, afirma el comunicado.

Las decisiones de gestión son exclusiva responsabilidad de los órganos de administración y dirección de las entidades"

Fuentes del sector criticaron la lectura que hizo Guindos de la crisis de Bankia porque la centraba en el papel del supervisor “y no en los gestores (Miguel Blesa, José Luis Olivas y Rodrigo Rato, todos del PP), que son los que hundieron la entidad”.

El Banco de España añade que “en lo que se refiera a la constitución del grupo BFA-Bankia y su evolución en 2011 y 2012, la Comisión Ejecutiva considera que la actuación del supervisor se ajustó en todo momento a criterios estrictamente profesionales, respetándose la normativa vigente y los procedimientos establecidos”.

El organismo dirigido por Luis Linde responde así a la acusación de “mirar para otro lado”, “algo que se puede considerar un delito de prevaricación, es decir, hacer algo mal a sabiendas”, señala Fernando Zunzunegui, abogado especialista en temas bancarios.

Este asunto provocó que UPyD y PSOE exigieran a Guindos que acudiera a un juzgado a denunciar lo que sabe sobre este asunto. El ministro dijo que el Gobierno de Zapatero consideró la salida a Bolsa de Bankia como “una cuestión de Estado, por lo que forzó voluntades” para que hubiera inversiones en Bankia.

Este periódico se puso en cotacto con Zapatero pero este dijo que no quería hacer declaraciones sobre la cuestión. Juan Moscoso, portavoz socialista de Economía, recordó que el PP también hizo gestiones para que llegaran inversiones a Bankia y se preguntó por lo que ocurrió con BMN, un banco donde era consejero Guindos y al que la CNMV le impidió salir a Bolsa por su mala situación. El PSOE preguntará el miércoles 17 a Guindos en el Congreso por su opinión sobre el comunicado del Banco de España.

El fiscal anticorrupción del caso Bankia, Alejandro Luzón, atacó por su parte a los supervisores porque “facilitan con cuentagotas información” y achacó el retraso en la instrucción en los grandes casos de corrupción a la tardanza de sus funcionarios en elaborar los informes. El Banco de España aseguró que “ha actuado siempre con máximo respecto a las decisiones judiciales y reitera su absoluta disposición a colaborar con la Justicia en cuantas causas o procedimientos así se le requiera”. El supervisor tiene ahora siete inspectores trabajando para la Fiscalía y ha tenido 12. El terremoto iniciado por Guindos tiene réplicas cada vez más grandes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información