Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

La polémica del cohete y la pluma

La disputa entre las petroleras y Competencia llega al Gobierno

Un conductor reposta en una gasolinera de Madrid.
Un conductor reposta en una gasolinera de Madrid. EFE

Ya se ha hecho habitual hablar del Efecto cohete y pluma para comparar el comportamiento de los precios de los carburantes en relación con el de la evolución internacional del crudo. Es decir, cuando el crudo sube su repercusión en las estaciones de servicio es inmediata y cuando baja, tarda algunas semanas. Pues bien, en estas fechas, con el barril de petróleo en torno a los 70 dólares y un descenso de casi de algo más del 35% en los últimos cinco meses, ha vuelto a aparecer la polémica, a la que ha contribuido de forma especial el informe mensual de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) sobre precios de los carburantes en estaciones de servicios y la reacción de la Asociación Española de Operadores de Productores Petrolíferos (AOP).

Ante tanto ajetreo mediático, el Ministerio de Industria ha reaccionado y elaborado un informe sobre la situación que el titular del departamento, José Manuel Soria, llevó el jueves a la comisión delegada para Asuntos Económicos del Gobierno. Dicho informe, del que se ha encargado el secretario de Estado de la Energía, Alberto Nadal, se mantiene en la retaguardia a la espera de que sea necesario sacarlo a pasear.

Según los datos que se manejan en ese informe, desde el 30 de junio (fecha en que se alcanzaron los precios máximos del año) hasta el viernes pasado, la cotización de los carburantes (no del crudo) en los mercados internacionales cayó un 28,7% (17 céntimos) por litro de gasolina y 22,2% (12 céntimos) en gasóleo de automoción (representa el 80% del mercado nacional). En ese tiempo, el Precio de Venta al Público (PVP) ha cayó un 10,7% por litro en la gasolina y un 8,4% en el gasóleo. Porcentajes claramente más bajos que se explican, como reseña el informe, por el hecho de que el efecto de los precios internacionales solo representan en torno al 33% en el caso de las gasolinas y del 37% en el del gasóleo. El resto corresponde a impuestos, costes de distribución y margen bruto.

Los precios en España están por debajo de la media de la Eurozona debido a que la carga impositiva es menor, ya que, sin impuestos, es muy similar. Según los cálculos de Industria, la evolución y la diferencia en ambos casos es paralela: 17,4 céntimos más barata en España cuando hace seis meses era de 16,6 céntimos (6,1 y seis para el gasóleo).

Sin embargo, la CNMC destaca que España está en los puestos de precios antes de impuestos más elevados de la UE. En el caso de la gasolina fueron en octubre 2,5 céntimos superiores. Para el organismo que preside José María Marín, "es significativo que los márgenes brutos promedio aumentaron ese mes con respecto a septiembre un 5,1%, situándose en 17,9 céntimos en gasolina y 17,3 céntimos en gasóleo (3,4%)".

La AOP, que tiene datos parecidos a Industria, ha respondido de forma airada lamentando el "error de principiante" de la CNMC de vincular la evolución porcentual del coste de las materias primas con el precio final y pide rigor en sus informes. El director general, Álvaro Mazarrasa, afirmó el jueves que confunden a la opinión pública. Parte, para hablar de error de principiante, de que el PVP debe compararse con el de las cotizaciones internacionales de los carburantes y no del crudo y que, teniendo en cuenta eso, solo supone en torno a una tercera parte del precio final. Es decir, si el impacto es de la tercera parte, tendrá que reflejarse igual proporción en el precio en las gasolineras y no en su totalidad. También apunta que "los operadores solo tienen capacidad para fijar el PVP en menos del 20% de los puntos de venta".

Dicho esto, subraya que no hay "ni cohetes ni plumas, los precios reflejan con igual rapidez las subidas y las bajadas", por lo que "el mercado funciona". En ese sentido, añade que "se observa que los precios reflejan el abaratamiento del coste de aprovisionamiento teniendo en cuenta la media de las cotizaciones internacionales de los siete días anteriores".

La pelea entre CNMC y las petroleras viene de lejos. El regulador las ha vigilado de cerca y ha abierto expedientes por prácticas contra la competencia. El verano de 2013 la extinta CNC inició un expediente sancionador por posibles prácticas restrictivas. El expediente se incoó en julio de 2013, fecha desde la que la CNMC tiene un periodo máximo de 18 meses para la instrucción y resolución. Es decir, está a punto de terminar el periodo de investigación.