Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Petróleo de Irán aboga por la unidad de la OPEP

Las posturas en la OPEP se acercan en la víspera de la cumbre del cartel decisiva para contrarrestar la caída del valor del crudo

Un operario trabaja en la terminal petrolera de Zueitina (Libia).
Un operario trabaja en la terminal petrolera de Zueitina (Libia). REUTERS

La guerra verbal entre Irán y Arabia Saudí que ha caracterizado las últimas semanas parece haberse acabado. En la víspera de la cumbre de Viena de la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) —de la que los dos países forman parte—, la necesidad de tomar medidas conjuntas que consigan detener la caída del precio del petróleo ha conseguido suavizar sus posturas. "Es muy importante conseguir la unidad de la OPEP. No hemos discutido solo sobre la posibilidad de recortar la producción, sino también de la situación general del mercado. Y nuestras posiciones se asemejan", ha declarado esta mañana el ministro de Petróleo persa, Bijam Namdar Zanganeh, después de encontrarse con su homónimo saudí, Ali Al-Naimi. 

El crudo Brent —el índice de referencia para Europa— se sitúa este miércoles en 78,25 dólares. Desde junio, cuando alcanzó el valor más elevado de 2014, se redujo un 32% y el pasado 13 de noviembre bajó de los 80 dólares por primera ves en cuatro años. El desarrollo del nuevo papel de Estados Unidos, hoy en día entre los principales productores mundiales, está forzando el cartel de los productores tradicionales a encontrar una posición común. "Tengo confianza en que tomaremos la decisión correcta para estabilizar los mercado", ha confiado este miércoles Suhail Al-Mazrouei, ministro de Energía de Emiratos Árabes Unidos, según ha informado Bloomberg. "El mercado se está agrandando y la OPEP no está apuntando a un precio en particular", ha añadido. 

También el titular de Petróleo de Angola, José Maria Botelho de Vasconcelos, ha instado a no dejarse llevar por el pánico, y se ha dicho convencido de que la OPEP conseguirá actuar de manera conjunta. Los países de África Occidental, que producen un petróleo más ligero, han sufrido de forma muy intensa el desplome de los precios. 

al-Naimi, sin embargo, ha reiterado otra vez su visión —"el mercado acabará estableciéndose solo"—, sin apostar abiertamente por la necesidad de recortar la producción. Los analistas sugieren que esta rigidez se debe a que Arabia Saudí no quiere ser el único país en hacerse cargo de una eventual reducción de la actividad productiva, y esté tratando de instar a los demás miembros de la OPEP a hacer su parte. 

Las conversaciones diplomáticas, mientras tanto, se han extendido también más allá de los miembros del cartel. El pasado martes, las autoridades saudíes y venezolanas se entrevistaron con representantes de México y Rusia, que no forman parte de la OPEP. El titular de Petróleo saudí, al-Naimi, no quiso hacer comentarios sobre la cumbre entre los cuatros países, cuya producción conjunta constituye un tercio del total global. Pero según el rotativo británico The Financial Times, el ministro de Energía de Rusia, Alexander Novak sostuvo que la OPEP no recortará la producción. Según Novak, el hecho de que los precios del crudo se mantengan bajos hará que los proyectos más costosos dejarán de ser rentables y tendrán que cerrarse, lo cual implicará una reducción de la producción que por fin determinará una subida de los precios.

Más información