Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dilema del dividendo del grupo

El banco dice que en la próxima junta de accionistas se decidirá si se cambia o no el actual dividendo de 0,60 euros

Además del futuro de Rodrigo Rato en el Banco Santander, en la conferencia de prensa se abordó el futuro del dividendo del grupo. Hasta ahora, la entidad reparte 0,60 euros por título, una cantidad que ha sido cuestionado por los expertos porque supone una rentabilidad por acción superior al 8%, cuando los tipos están casi al 0%. Ligado a este tema, se preguntó si el grupo volverá, como otros, a pagar en metálico en lugar de en acciones.

Javier Marín se limitó a decir: “El dividendo actual se fijó en la pasada junta de accionistas y el futuro se concretará en la siguiente”. Este es un argumento más estético que real, ya que el consejo es el que controla las propuestas que se aprueban en junta. En su primer discurso, Ana Botín evitó ratificar la política de dividendos de su padre, lo que hace pensar a los expertos que pronto llegarán cambios.

Por otro lado, el Banco Santander declaró estar satisfecho con su posición actual en Portugal, pero también está interesado en estudiar las oportunidades de crecimiento que se presenten, según explicó a los analistas su consejero delegado, Javier Marín. Al banco que preside Ana Botín le interesa analizar Novo Banco, la entidad resultante de la quiebra del Banco Espirito Santo. Sin embargo, Marín ha descartado interés alguno en el banco italiano Monte dei Paschi, la entidad del país transalpino que ha suspendido el examen europeo a la banca con unas mayores necesidades de capital. "No ha habido contactos", ha dicho.

Marín se ha encargado de explicar las cuentas a los analistas en la primera presentación de resultados desde que Ana Botín sucedió a su padre, Emilio Botín, en la presidencia del banco. El beneficio de los nueve primeros meses crece un 32%, hasta 4.361 millones tras el mejor trimestre en ganancias de los últimos tres años.

El banco terminará el ejercicio con una ratio de capital de primera calidad con la futura normativa aplicada por completo (CET1 fully loaded) del 8,5% 8,6% de su exposición al riesgo, según ha señalado Marín. El banco no suele publicar este dato, muy seguido ya por los analistas.

Marín también ha señalado que el grueso del ahorro de costes previsto para los próximos años se ejecutará en España y Brasil. El banco ha aumentado sus objetivos de recorte de costes. Así, la nueva previsión contempla una reducción de costes de 1.000 millones en este ejercicio (pues los 750 inicialmente fijados ya se han conseguido en septiembre), 1.600 millones en 2015 (frente a los 1.250 millones inicialmente estimados) y 2.000 millones en el año 2016, lo que supone 500 millones más.

El consejero delegado ha señalado que está satisfecho con los resultados de la oferta que ha lanzado en Brasil sobre la participación de su filial en manos de los minoritarios.

Más información